La moda de fotografiar bebés nació en EEUU durante la década del 90 y se instaló como tendencia desde hace cinco años en Argentina (Flor Ferreiros Photography)
La moda de fotografiar bebés nació en EEUU durante la década del 90 y se instaló como tendencia desde hace cinco años en Argentina (Flor Ferreiros Photography)

Los retratos familiares son parte de una tendencia que ya está instalada en la sociedad hace décadas, y son muchos los fotógrafos que se especializan en este tipo de producciones. Estados Unidos es quizás el país más fanático de esta modalidad, y su auge es justamente durante la temporada navideña y de fin de año, cuando millones de familias envían sus instantáneas a sus seres queridos para desearles unas felices fiestas.

Pero dentro de la fotografía familiar existe un nicho que es hoy más popular que nunca, y cuyo objetivo principal es inmortalizar la vida de los hijos y los grandes momentos que giran entorno a ellos: son'pregnancy & maternity' (embarazo y maternidad), luego 'newborn' (recién nacido) y finalmente 'babies and kids' (bebés y niños).

Hace aproximadamente cinco años que la fotografía 'newborn' crece como tendencia en Argentina, donde miles de fotógrafos se especializan no sólo en fotografía, sino que también desarrollan las técnicas necesarias para poder posicionar a los recién nacidos de la manera más fotogénica, siempre con el cuidado que amerite.

En diálogo con Infobae, la fotógrafa especialista en esta área Florencia Ferreiros explicó que "es fundamental tomar los recaudos necesarios, principalmente en lo que respecta la higiene del bebé y el lugar".

La fotógrafa utiliza plantas e iluminación para agregarle un condimento extra a sus producciones (Flor Ferreiros Photography)
La fotógrafa utiliza plantas e iluminación para agregarle un condimento extra a sus producciones (Flor Ferreiros Photography)

Anne Geddes, una retratista australiana, fue quien en los 90 convirtió a los bebés en protagonistas de un estilo  fotográfico que la llevaría al estrellato. Es una de las fotógrafas más respetadas del mundo y logró capturar antes que nadie la belleza, la pureza y la vulnerabilidad de los recién nacidos.

"Su trabajo ha sido publicado en más de 84 países y traducido a 24 idiomas, con más de 19 millones de libros y 13 millones de calendarios vendidos fue una de las autoras más vendidas del New York Times", como aclaran desde su página web oficial.

Es que este tipo de fotografía es todo un arte. Los rostros de los recién nacidos suelen cambiar mucho con el pasar de los días, y es por eso que las madres buscan congelar los recuerdos con estas imágenes. Y el tiempo es un factor de suma importancia.

"Lo ideal es hacerlo en los primeros 15 días de vida, ya que entre el día 17 y 18 comienzan a tener menores lapsos de sueño, a demandar más comida y estar más inquietos. Incluso para correr menos riesgos, si bien se toman las precauciones necesarias, en esta etapa los bebés se mueven menos", advirtió Ferreiros.

La posición boca arriba es una de las más comunes. Los primeros planos funcionan muy bien para capturar sus expresiones (Flor Ferreiros Photography)
La posición boca arriba es una de las más comunes. Los primeros planos funcionan muy bien para capturar sus expresiones (Flor Ferreiros Photography)

Camas en miniatura, sillones y baldes son algunos de los lugares más tiernos y curiosos que se utilizan para reposar a quien se va a llevar todas las miradas. Las posiciones que se eligen son de relajación, que coinciden, por ejemplo, con la posición fetal en la que se encuentran durante el desarrollo del embarazo.

“Siempre existen las personas que critican lo que hacés. No les agrada la estética que fue elegida o bien se molestan por ejemplo por el hecho de que el recién nacido pose desnudo”

Cuando arrancó la fotografía de recién nacidos, predominaban los retratos minimalistas de bebés desnudos. Hoy en día no ocurre lo mismo, y existen miles de proveedores de ropa pequeña para producciones, apta para bebés de dos semanas de edad.

Sin embargo, la fotógrafareveló: "Muchos padres piden las fotos de su hijo sin ropa. En editoriales te exigen un cuidado extra, donde las partes íntimas de los bebés están prohibidas".

Se prioriza el bienestar y la seguridad del recién nacido. Para eso es fundamental desinfectar por completo las áreas que vayan a estar en contacto con el bebé. Por otro lado, los géneros que se utilizan para vestir al infante deben ser suaves para no irritar su piel.

"Sin falta, antes de cada producción me higienizo las manos hasta el codo con agua y jabón y me aseguro de que el lugar esté totalmente desinfectado", especificó la profesional detrás del lente.

La iluminación que se utiliza es luz natural. Las fotografías se toman cerca de ventanas que permitan su ingreso. "Mientras la luz sea natural y no se  utilicen los flashes, no es nocivo para la visión del recién nacido", explicó a Infobae la médica pediatra Carolina Rojas.

Junto con una neonatóloga, la fotógrafa brinda charlas de concientización a profesionales que se especializan en el rubro.

"Compartimos las claves para comprender cómo se comportan los bebés, cómo cambiarlos y cómo posicionarlos conteniéndolos todo el tiempo. El secreto aquí está en ejercer un poco de presión con la mano durante la sesión para que se sientan seguros", explicó-

Los miedos y las inseguridades son comunes en las madres que desean experimentar con esta tendencia por primera vez y no conocen los cuidados que hay detrás de cada sesión. Muchas madres se preguntan: ¿cómo manejará esta fotógrafa a mi bebé? O incluso: ¿qué conocimientos tendrá?

“Una vez que me ven manipular al bebé y me escuchan contarles acerca de cada etapa del proceso, se tranquilizan. Muchas veces les sirve e incluso aprenden algo nuevo”

Se musicaliza el ambiente de trabajo con un sonido llamado ruido blanco, que relaja a los bebés y que los envuelve con sus apaciguadoras ondas sonoras.

"Antes de ponerlo, les explico de qué se trata y qué es lo que les provoca a los bebés. De esta manera, los padres toman más confianza, disfrutan de las sesiones y hasta terminan emocionándose".

Buen finde!! #newborn #newbornargentina #familyphotography #florferreirosphotography #canon

A post shared by Flor Ferreiros Photography (@florferreirosfoto) on

Las producciones duran un máximo de cuatro horas, siempre y cuando el bebé se encuentre cómodo, sin cólicos y esté relajado. Muchas veces, a los que les cuesta dormirse se los envuelve y fotografía de esa manera, método que se utiliza en las clínicas durante sus primeras horas de vida.

LEA MÁS: