La dura infancia de Barby Franco (Video: "PH, Podemos Hablar" – Telefe)

En sus trabajos en televisión, Barby Franco siempre se ha caracterizado por ser una mujer feliz, simpática y extrovertida. Pocos conocen los padecimientos que sufrió durante sus primeros años de vida, a raíz de la violencia que ejercía su padre sobre ella. En su visita al programa PH, Podemos Hablar, el sábado pasado, la joven no pudo evitar las lágrimas al recordarlos.

"Desde que tengo conciencia lo vi a mi padre siempre alcoholizado, desde chiquita. Me acuerdo que los sábados y domingos era 'ay, por favor, que no se ponga en pedo' porque agarraba un palo, venía y nos daba. Hasta que en un momento como que sentí la muerte al lado: vino con una calibre .45 y me puso el arma en la cabeza estando alcoholizado", recordó Franco.

Según su testimonio, la violencia era moneda corriente en su humilde hogar en la Villa 21. Contó que su madre había realizado muchas denuncias porque tanto su vida como la de Barby estaban en peligro: "Hasta que en un momento dije: 'No, tengo que hacer yo la denuncia'. Así que fui y la hice. Fue muy doloroso cuando vinieron y se lo llevaron preso".

Ante la pregunta de Andy Kusnetzoff, conductor del ciclo, sobre si en algún momento tuvo una relación pacífica con su progenitor, la modelo respondió: "Nada, es como que no registra nada. Es más, yo me acuerdo que a los 16 años me hice señorita y moría de ganas por ir y contárselo. Era como 'che papá, estoy creciendo, te quiero contar un montón de cosas', y no podía, porque no captaba, no entendía. O le decía 'che, papá, tuve mi primer novio', y nada. También era como muy machista en ese sentido y me golpeaba".

En ese sentido, destacó la valentía de su madre, quien caminó a su lado e hizo todo lo que estaba a su alcance para que recibiera una educación: "Cayó en depresión y hasta hoy en día le da miedo ver a una persona alcoholizada: piensa que le va a pegar, como que todavía quedó con un poco de daño".

La joven dijo que, a pesar del tiempo que pasó, tiene muy presente el recuerdo de todos sus padecimientos: "Me costó un montón perdonarlo. Hoy no lo puede superar, y la familia nueva que tiene tampoco lo ayuda. Eso es lo que lastima. Y él tampoco se deja. Me acuerdo que con mi mamá le decíamos: 'Media pila, sos el hombre de la casa'. Pero no".

Hace poco se enteró de que el hombre tiene otros tres hijos. Y, a pesar de todo, cuando empezó a planificar su boda con Fernando Burlandoque finalmente no se llevó a cabo-, Barby pensó en invitarlo: "Me gustaría verlo bien. Pensaba: '¿Qué hago? ¿Lo invito? ¿No lo invito?' Porque, claro, el sueño de toda mujer es entrar con su papá, encima es re fachero… Yo estaba enamorada de mi papá. Pero si lo invito, con un poquito de más me va a cagar la fiesta. Y era como que tenía un lío interno, otra vez vivir todo lo que había vivido".

Y concluyó: "Me hubiese gustado tener un papá, por eso hay veces que veo situaciones de Burlando con las hijas, como que él las abraza y no entiendo la relación. Como que me pongo mal porque no la tuve. Pero me hubiese gustado".

 

SEGUÍ LEYENDO