Recién salido de su internación en el Hospital Fernández, Tristán Díaz Ocampo (83) dio la cara en Intrusos y habló del confuso episodio que vivió junto a sus hijos en la madrugada del martes en su departamento de Recoleta y que derivó en una llamada al 911 que movilizó a la policía, a los bomberos y al Same.

"Tuvimos una discusión. No me sentía bien y me llevaron al Fernández", comenzó diciendo Tristán tratando de minimizar el hecho.

Según las primeras versiones, después de que el cómico amenazara con un arma a su hijo Federico Díaz Ocampo, fue su hermano Hernán Rado –fruto del primer matrimonio de su ex mujer pero criado como propio por Tristán-, quien pidió auxilio mediante un llamado que se dio a conocer públicamente.

"¿Me pueden mandar un móvil? Mi padre es un hombre de 82 años, se encerró en el departamento, a mi hermano lo acaba de apuntar con un arma y lo quiso tirar de un décimo piso. Tenemos miedo porque se va a prender fuego todo. Él no va a salir. Se atrincheró en su casa", decía Hernán en la comunicación telefónica con el 911.

Sin embargo, fueron los mismos hijos del cómico los que, después de que el escándalo llegara a los medios, salieron a desmentir los hechos asegurando que habían hecho esa falsa denuncia porque el hombre había tenido una "descompensación" y querían apurar a la policía para que abriera la puerta de su casa.

Al respecto, hoy Tristán negó terminantemente haber amenazado con empujar a su hijo y tener un arma en su casa. "Él se subió al balcón en el décimo piso", empezó diciendo el cómico. "Yo tuve armas. Cuando no tuve más, iba al centro Independencia a tirar tiros. No tengo revólver. Yo la devolví el arma porque tengo 82 años y no me renovaron (la portación)", explicó.

Tristán sí reconoció que hubo una discusión en la que tuvo "palabras elevadas hacia un hijo". Y que, en determinado momento, él pensó que Federico tenía la intención de arrojarse del piso 10 del edificio: "Él tiene la intención y amagó. ¿Mirá si lo voy tirar del balcón? Yo peso 75 y él 80″.

Tristán saliendo de su internación (Matias Baglietto)
Tristán saliendo de su internación (Matias Baglietto)

Sin embargo, en todo momento, el cómico pareció no tener demasiado en claro cómo se desarrollaron los hechos. "Hernán fue el que llamó. Yo le voy a preguntar. Yo estaba durmiendo. Me acosté a dormir a las 12. Escuché el timbre por la mañana", dijo Tristán.

También se ocupó de aclarar que no estaba con ninguna chica, como se había dicho, porque está "en pareja hace tres meses con una mujer" que no estaba con él ese día. Y dio a entender que su enojo había comenzado cuando su hijo Federico le dijo que lo llevó hasta Pergamino y no lo fue a buscar a pesar de que él le había dado $2.500 para el pasaje. "Me vine manejando", dijo.

Entonces se sumaron al móvil los hijos del cómico, incluida su hija Victoria del Valle, y Federico intentó aclarar algunos aspectos. "Lo importante es que mi viejo está bien. No me voy a poner a desmentir a mi papá. La pelea estuvo, con respecto al trabajo. Nuestras agarradas son así, pero después nos abrazamos. Terminamos los dos afuera en el balcón. Se tornó difícil en ese momento. Yo esa noche me termino yendo… Me olvidé las llaves adentro. Pasó una hora y él no atendía. Pero lo importante es que está bien", dijo.

Ahora, la familia del cómico deberá afrontar una denuncia de la policía por el "gasto operativo" que se produjo a partir de esta llamada al 911.

SEGUÍ LEYENDO