La legalización del aborto ya obtuvo media sanción en Diputados y el próximo 8 de agosto se votará en la Cámara Alta. Y, mientras tanto, siguen los debates en todos los ámbitos en torno a la sanción de la ley.

Dentro de ese marco, se planteó la discusión en Debo decir, el ciclo que conduce Luis Novaresio por la pantalla de América.

Por un lado, la palabra de la Iglesia representada en la hermana Martha Pelloni, quien tuvo un intercambio de opiniones con Mónica Gutiérrez y Nancy Pazos, también invitadas al ciclo.

"Cuidemos la vida, cuidemos toda la vida", pidió la religiosa. "Cuidemos todos la vida, los pañuelos verdes también cuidan la vida", dijo Nancy.

"Yo quiero decir una sola cosa sobre lo de cursar un embarazo por violación… porque muchas veces hay violentación dentro de las parejas, donde los varones trabajan sobre la psicología de la mujer para evitar que se cuiden, porque esto limita su placer sexual. La verdad es que estamos llevando a las mujeres y a las niñas a una situación de indefensión absoluta. Entonces, cursar un embarazo que no se ha deseado, que ha sido producto de una violentación del tipo que sea, es tan difícil, tan doloroso y tan destructivo para la identidad de esa persona, que la termina en vida. Que a uno le impongan por violencia un hijo en el curso de su propia vida, aunque después tenga dónde encontrar contención, es de un nivel de violencia interior que destruye la persona", se explayó la conductora del noticiero de América.

"Yo he pedido que me regalen dos niños", le respondió la hermana. "Pero yo hablo durante el embarazo. Yo no estoy a favor del aborto, por fortuna nunca he tenido la situación de un embarazo indeseado, pero sabe por qué llegaron, porque yo he tenido acceso a la educación, a la salud, a la información", agregó Gutiérrez.

"Fijate Mónica en estos casos: dos chicas quedaron embarazadas así (por violaciones), eran alumnas del colegio en épocas en que había que echarlas, y ellas querían abortar. '¿Vos me regalás el niño, me lo regalás? Tenelo y me lo regalás, porque que yo tengo una señora que necesita un hijo y no puede tener', les dije. No es compasión, cuando tuvieron a sus hijos fueron felices . Claro, si no las atendés psicológicamente sí (se arruinan la vida)", argumentó la monja.

"Es que no hay manera de atender psicológicamente a una persona que fue violada y que después encima la hacen sentir culpable porque no quiere tener ese hijo. Eso es tortura, no tiene otro nombre", intervino Pazos.

"No hablemos solo de la persona violada. Mónica, usted ha sido un adalid en la defensa de un caso de una chica que llega a la situación más extrema de violación, violentación y asesinato, por eso le merecemos un respeto absoluto. La condición de la mujer maltratada y humillada por el machismo en la Argentina no ha cambiado, es peor", le dijo Gutiérrez.

"Es verdad y decís una gran verdad, pero ¿sabés qué Mónica?, estamos haciendo entre todos barrios de contención para todos estos casos, Nancy, que vos estás diciendo. Si vos te acercás, das cariño, trabajo, les das salud…", sostuvo Martha.

"Una sola cosa, la ley no obliga a abortar a las mujeres. O sea, todo este trabajo que usted hace con estas madres niñas para que continúen sus embarazos, lo tiene que seguir haciendo para aquellas que cambien de opinión. Porque hay mujeres que quieren abortar, se arrepienten y lo tienen y son felices con sus hijos. Ahora, las que no lo quieren hacer, lo pueden hacer legalmente, no es que la ley obliga a las mujeres", dio su opinión Jimena Cyrulnik, otra de las invitadas.

"Igualmente quiero decir algo, porque también en esto si vos querés, por más que hay un montón de puntos de encuentro yo creo que en realidad el hecho de que alguien, como es Martha, sea un ser tan especial y que todos admiramos por un montón de cosas no evita que se tome como única una palabra. Digo, yo me animo a discutir con Martha este tema y le tengo todo el respeto, y creo que hay que poder discutir y con ella también como está vestida"", cerró Nancy, en referencia a su condición de monja.

SEGUÍ LEYENDO: