Este año se van a cumplir cinco años de su muerte. Sin embargo, el recuerdo de Juan Carlos Calabró sigue estando presente en todos quienes aprendieron a quererlo.

Por eso, con su hija, Iliana, sentada en la mesa de Mirtha Legrand -quien fuera una de sus grandes amigas- era inevitable la mención del inolvidable cómico.

"Un ser inolvidable tu padre, y yo debo destacar cómo lo cuidaste cuando estuvo enfermo", le dijo la conductora.

"Yo siempre digo que es la bendición de poder acompañar a los papás cuando los papás necesitan de uno. No todos tienen eso porque a veces tu papá se te fue de golpe, intempestivamente. Y bueno, si bien creemos, porque con mamá muchas veces hablamos que no merecía un final así, una agonía tan cruel y larga, tuvo un final que le permitió ablandarse", arrancó la actriz y vedette.

"Le permitió relajarse mucho con los amigos, con la gente. Él era una persona de carácter, con ese gesto adusto, y sin embargo era un dulce de leche. Y donde vas tienen una palabra de cariño que lo recuerdan, y él era muy generoso, y pensaba siempre cómo sorprender al otro", agregó.

"Vos caminás por el barrio y todas las confiterías, los negocios, tienen un plato, un mate, los pintaba especialmente, los dedicaba. Ni hablar que era fan de Mirtha, sacaba fotos de su casa y armaba álbumes y después se los hacía llegar", recordó.

"Él era coqueto, y decía no, que me va a ver así, cuando yo esté mejor. Y sabíamos que no se iba a reponer, pero nunca quiso que lo vieran así. Y una persona que le gustaba tanto el traje, para él si no estaba de traje estaba desnudo", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO: