Ernesto Tenembaum tuvo un accidente vial: “Terminé despatarrado en Paseo Colón”

El periodista y conductor dio detalles de un episodio que ocurrió mientras cruzaba la avenida y una bicicleta lo embistió de golpe

“Estoy estremecido, tuve un accidente con una suerte”, dijo Ernesto Tenembaum en su programa Y ahora quién podrá ayudarnos que se emite por Radio con Vos (89.9 FM). El conductor relató un incidente vial que tuvo este lunes mientras cruzaba una avenida y de repente una bicicleta lo embistió a toda velocidad.

“Tenía que hacer algo por Paseo Colón y Azopardo, tuve que cruzar Paseo Colón y me llevó puesto una bici. En San Juan bajan muy rápido los autos porque tiene una bajada que va hacia el Bajo, valga la redundancia”, contó el periodista, sobre este episodio que podría haber tenido un final trágico.

“Estaba en verde para cruzar, yo iba por la senda y venía un colectivo que doblaba rápido y se me puso demasiado cerca. El colectivo avanza sobre mí y yo me corro para que no me pise. Tengo la sensación de que era un mastodonte, una cosa muy violenta de parte del colectivero”, señaló Ernesto.

Luego, dio detalles de los golpes que recibió en plena avenida: “Al pasar el colectivo, venía una bici a toda velocidad y me lleva puesto. Termino despatarrado en Paseo Colón con las rodillas lastimadas, una mano muy dolorida porque me apoyé con esa mano. Y un corte en el muslo porque fue donde me pegó el manubrio”.

Además, explicó que estuvo con mucho dolor casi todo el día, pero por suerte hoy ya se siente un poco mejor. “La saqué recontra barata...”, destacó el periodista. Por último, aseguró: “Mi sensación es que si en lugar de haber caído a la derecha, caía a la izquierda, el colectivo ya estaba avanzando por ese lado. Podría haber pasado cualquier cosa”.

Por otra parte, cabe recordar que un accidente similar en plena calle vivió Miguel Ángel Solá en Barcelona, España, donde vive con su esposa, Paula Cancio y su hija, Adriana. “Iba caminando con mi enana. Yo le iba diciendo cómo me gustaba tener su mano en la mía cuando la llevaba al colegio. Y de repente, desaparezco de plano: me tropecé en un cosito de nada. Iba totalmente distraído, agarré el único pozo de esa avenida. Y me caí, sentí un dolor muy fuerte. Mi hija gritaba pidiendo que me ayuden, no me podía levantar”, le describió, de manera cinematográfica, a Marcela Coronel, en una entrevista para el programa radial Mientras Tanto (FM 89.5 Mucha Radio).

“Llamaron a la ambulancia, les decía que no me podía mover, me hacían preguntas rarísimas. No perdí el conocimiento. Me llevaron al hospital y fue durísimo”, prosiguió el actor con el relato. “Me daban unos calambres terribles, con mucho dolor. Me encogían la pierna, me llevaban la rodilla hasta la mandíbula. Las contracciones de la pierna eran muy fuertes, unas 50 por día. Me hicieron una tomografía computarizada... En el estudio salió una rotura en la cabeza del fémur. Era espantoso. Me dieron de todo, me dieron hasta morfina y no había manera de que me calmara”, explicó el actor de 70 años, transmitiendo el dolor de esos primeros instantes después del accidente.

Los médicos resolvieron aplicarle a Solá “un tratamiento conservador”. “Me voy a morir de dolor 5 o 6 semanas”, arriesgó. Por estos días, se encuentra haciendo reposo en su casa: “Estoy muy cuidado, querido y mimado. Paula está cuidándome mañana, tarde y noche, parece Florence Nightingale”, bromeó en referencia a la célebre precursora de la enfermería profesional moderna.

SEGUIR LEYENDO