Ricardo Montaner, Mau y Ricky y Camilo: “Cuando Stefi Roitman esté embarazada, nosotros mismos lo vamos a contar”

Tras el éxito de Amén, el tema que grabaron en familia, los músicos hablaron con Teleshow de los planes de boda entre el mayor del dúo y la argentina y de los rumores que aseguran que están esperando un bebé

Amén, la nueva canción que grabó la familia Montaner

Así como charlan en su casa, con momentos de risas y bromas y otros de seriedad y emoción, así hablaron Ricardo Montaner, Mau y Ricky y Camilo con Teleshow. Y dejaron en claro por qué pueden lograr esa armonía que tienen como familia y que les permite, entre otras cosas, disfrutar de un éxito compartido. Junto a Evaluna, la menor del matrimonio integrado por el cantante argentino-venezolano y Marlene Rodríguez, grabaron el tema Amén. Y, en apenas unas semanas, lograron que el video obtuviera más de cien millones de reproducciones en Youtube, llevando un mensaje esperanzador a todo el mundo.

—En Argentina es verano y no es común que suene un tema de estas características. ¿Cómo explican este fenómeno?

Ricky: Me imagino en las fiestas bailando el remix de Amén: “Amén, punch, punch...Amén” (se ríe)

Ricardo: La verdad es que me emociona, porque jamás pensé que ésta pudiera ser la canción del verano. Yo creo que mi última canción del verano puede haber sido Soy feliz, allá en el sur: un tema totalmente a tempo y bien arriba.

Mau: ¡Wow! Y qué palo.

Ricardo: Pero que una balada de amor y de fe como ésta, que es una canción de llanto y de auxilio, pudiera meterse en esta fecha, no me lo esperaba. Sobre todo, porque allí cuando llega el verano la gente siente un síndrome de liberación y todo el mundo se pone su traje de baño y se va para la piscina o la playa. Así que me conmueve mucho. Porque pensamos Amén como un tema dedicado al corazón de la gente. Pero jamás pudimos medir la proporción de lo que podía pasar.

—¿Cómo surgió la idea del tema y por qué decidieron hacerlo todos juntos?

Ricky: La verdad es que, como llevamos carreras individuales y gracias a Dios hay mucha gente que ha conectado con eso, siempre la pregunta era: “Oye, ¿cuándo se van a juntar todos a grabar algo?”. Esta es la primera vez que lanzamos una canción juntos. Camilo tenía una idea de melodía y Montaner tenía en claro que quería que un tema se llamara Amén. Así que entre ellos empezaron a dibujar lo que es el coro. Y después llegamos mi hermano y yo a meterle nuestro verso. Nosotros fuimos como la última pieza del rompecabezas. Y yo estoy súper honrado de que nos hayan invitado, porque éste se convirtió en uno de los pilares de mi carrera también.

—Sé que han interactuado con el público a través de algunos vivos de Instagram y que, por la respuesta que han recibido, todo indica que han logrado el objetivo que buscaban...

Camilo: Yo siento que sí. Cuando uno está jugando en la carrera de la música, siempre hay medidores que uno se pone para ver qué tan buena está una canción y qué tan lejos puede llegar. Pero con este tema pasa algo diferente y es que está en disposición de algo mucho más grande que nosotros. Entonces, medirlo es mucho más complejo, pero al mismo tiempo hemos recibido mensajes que nos confirman eso que sospechábamos y es que estamos todos en necesidad de una conexión más grande que nosotros mismos.

—Cuantitativamente, también ha impactado por la cantidad de views en Youtube, ¿o no?

Ricky: El video superó los cien millones de views en 17 días. ¡Una locura!

—¿Averiguaron si entran en los récord Guinness con esta canción? Porque no creo que haya muchas que tengan este éxito y que sean todos integrantes de una familia, incluida la directora del video que es Marlene.

Ricardo: ¡Wow!

Ricky: ¿A quién le preguntamos esa vaina?

—¡Hay que llamar a don Guinness!

Mau: A mister Guinness, sí. Es verdad. Yo no sé cuándo ha sucedido esto antes. Porque, literal, tuvimos que ver en todo. Y me emociona demasiado que se quede en familia, me emociona mucho que sea como un logro que todos podamos celebrar en conjunto. Y me emociona saber que no es la última vez, que esto es un ejemplo claro de que Dios nos usa a todos como cuando hacemos las cosas juntos también, por lo que deberíamos seguir persiguiendo eso de vez en cuando. Lo del récord sería también hermosísimo. Pero lo que más amo es saber que esto lo logré hacer con gente que amo profundamente y que no lo tuve que hacer con alguien que tiene muchos números pero que no me cae bien.

—Todo el mundo los ve interactuando como familia y se pregunta: ¿cómo hacen para llevarse así?

Ricardo: Si tu antepones el amor como piedra fundamental y como la sabia bruta de esa familia, todo lo demás se arregla o se negocia. El amor unifica. Yo no cambio mi forma de ser para tratarme con el otro y caerle bien. Nosotros somos individuales. Cada uno siente a su propia forma y estilo. Tenemos nuestras propias personalidades. Pero si nos basamos en que, sea lo que sea, eternamente vamos a tener la misma sangre, ¿cómo no vamos a estar disponibles para estar bien entre todos? No es una rareza.

—Pero sí es difícil de lograr.

Ricardo: ¡Pero es lo normal!

Camilo: Es lo que debería ser. A veces, eso que sorprende tanto, al final de la historia es lo que debería ser natural y no lo otro.

Ricardo: Exactamente: bien dicho Camilo. Sabio.

—Vos habías contando en su momento que, con Evaluna, trataban de demostrarse el amor de la manera en que el otro lo necesitaba. ¿De eso se trata?.

Camilo: Es así, exactamente.

La boda de Ricky y Stefi y los rumores de embarazo

—Ricardo: ¿cómo estás vos con la feliz noticia del casamiento de Ricky con Stefi Roitman? Porque me imagino que todos deben haber sido cómplices del pedido de boda...

Ricardo: Por supuesto. Marlene contribuyó mucho en la producción del pedido de mano. Yo fui espectador, porque a ella no le gana nadie en eso de producir eventos dentro de nuestra familia. Pero, aún así, me sentí protagonista. La mejor toma de todos los videos de la boda...

Ricky: ¡Del compromiso! De la boda: ya se casaron.

Ricardo: Perdón, del compromiso. La mejor toma, es la que hice yo con mi teléfono. Pero la verdad es que estamos todos muy contentos.

Camilo: Se ponía de allá abajo a grabar.

Ricky: Y la excusa de la sorpresa era algo de Camilo y Evaluna, como que estaban grabando material para ustedes...

Camilo: Dijimos que estábamos grabando un video nuevo para Youtube. Y eso era lo que nos permitía que estuviéramos todo el tiempo grabando.

Ricky: Todos tuvieron que ver, pero ninguno me ayudó a pagar el anillo.

Mau: Bueno, en teoría yo sí.

Ricky: Ah, sí. En teoría tú sí, Mau, verdad. Sin ti, ¿qué sería de mí?

Ricardo: ¿Por qué te ayudó?

Ricky: Pues porque gracias a Mau lo pude pagar porque somos una banda. Yo, sin Mau, no sería conocido ni haría lindas canciones.

Ricardo: Ah, muy bien.

—¿La gran boda va a ser para fines del 2021, principios del 2022?

Ricky: El 2022, te diría...

Mau: ¡Es el sábado que viene!

Camilo: Al final de enero (se ríe)

Ricky: No, va a llevar su tiempo.

—¿Va a haber mucho preparativo?

Ricky: Sí, hay muchas cosas de logística. Con esto del COVID-19, todavía hacer planes es un poquito raro. Antes de mi casamiento me quiero ir de gira y todavía no sé si lo voy a poder hacer. También queremos ver dónde nos vamos a casar y no sabemos si ese lugar va a estar abierto. La verdad es que no se sabe mucho. Y, por eso, decidimos poner una fecha para no estar corriendo y poder hacer la boda de los sueños de mi mujer, que para mi es lo más importante. Con tal de que esté ella ahí, mi familia y su familia, todo lo demás para mí es decoración.

—Vos sabés que, a partir de algún intercambio que hizo Stefi en Instagram, hubo mucha gente que dijo: “¡Esta embarazada!”. Voy a la fuente y te pregunto: ¿hay algo de cierto en esto?

Ricardo: ¡En siete meses verán!

Ricky: Primero van a tener hijos Mau y Sara, Camilo y Evaluna...

Ricardo: Y Marlene y yo (se ríe).

Ricky: Sí: mi papá y mi mamá van a quedar embarazados otra vez.

—¿Desmentimos esos rumores, entonces?

Ricky: Sí, eso salió hace un par de meses ya y todavía no se le está notando la pancita...Me llevaban a todos lados y me preguntaban: “¿Está embarazada?”, “¿Está embarazada?”. Y yo decía: “Dios mío, ¿de dónde sale esto?”. Y no.

Camilo: Le pone una fajita por las noches para que no le crezca tanto la pancita...

Mau: O de pronto, son los ángulos o el photoshop.

Ricky: ¡Son fotos viejas!

—Eso puede ser...

Ricky: No, no está embarazada todavía. No hemos llegado ahí.

Ricardo: Cuando lleguemos se van a enterar.

Ricky: Y no serán rumores, sino espero en este caso poder dar la noticia yo sin que se cuele por otro lado. No que estén hablando de un compromiso de que todavía no he hablado yo o de un embarazo... Pero en su momento sí se lo diremos. Seguramente, mi papá se va a encargar de dar la noticia antes que todos.

—Creo que sí, porque él es el que siempre anda boconeando...

Ricky: Es verdad: tu siempre.

Ricardo: ¡Qué es eso!

Mau: Mi matrimonio, se enteró todo el mundo por vos...

Camilo: Mi suegro no es así.

Ricardo: ¿Yo? ¿En qué momento? Camilo...

Camilo: Mi suegro no hace esas cosas.

Ricardo: ¿Yo subí alguna foto del matrimonio tuyo?

Camilo: No. Es más: tu ni fuiste a mi boda (se ríe).

Ricky: No subiste fotos pero creo que te lo advirtieron. Te dijeron: “Por favor, déjanos a nosotros subirlas primero”.

Camilo: Eso sí.

Ricardo: No, yo no hice nada.

—Ricardo: los tres son muy jóvenes y tienen mucho tiempo por delante. Pero, ¿tenés ganas de que llegue un nuevo integrante a la familia? Y, ¿a quién le ponés fichas?

Ricardo: Yo tengo cuatro nietos ya. Pienso que Mau me podría dar la sorpresa este año de encargar, por lo menos, aunque nazca en el ‘22. Además, me gusta el número.

Ricky: Yo quiero es que Sara venga a mi matrimonio y si está embarazada no va a poder beber.

Ricardo: Ah, bueno. Si encargan Mau con Sara estaría buenísimo. Yo creo que Eva y Cami, de repente, también encargan este año, después de que ella termine con sus cosas...Ricky con Stefi sí se van a tardar un poquito más porque la boda es en enero y yo me imagino que ellos se tomarán el primer año para estar de luna de miel por ahí. Siempre recordándole que son una banda Mau y Ricky y que debe regresar para facturar.

Ricky: Claro, para poder pagarla.

—El año que pasó fue muy difícil para todos: hablaban de no poder hacer las giras pero, además, algunos de ustedes estuvieron con coronavirus en la casa. ¿Cómo han transitado la enfermedad?

Ricky: Mau, ¿quieres contestar?

Ricardo: Mau, ¿quieres contestar?

Mau: Bueno, aquí donde me ves, soy positivo de COVID-19. Estoy en cuarentena en mi casa y no he visto a mi familia desde hace un tiempito.

Ricky: A mi papá, mi mamá y a Camilo son los únicos que no les ha dado todavía.

Ricardo: A Eva le dio, a Ricky le dio...

Ricky: A Stefi le dio, a Sara le dio.

Mau: Yo estoy ahorita pasando por eso. Gracias a Dios, los síntomas son mínimos.

Ricardo: También le dio a mi hijo Ale, el mayor. Y, obviamente, a don Roberto que falleció la semana pasada y es miembro de la familia. Porque él nos acompañó por treinta años, viviendo con nosotros junto a su esposa. Ella sigue aquí, obviamente. Pero los muchachos lo sentían como un segundo papá. Y eso nos ha tocado duro, la verdad.

—Siendo personas de fe, me imagino que no pierden la esperanza de que esto se termine pronto.

Ricardo: Dios está en el control. Y lo que le pedimos constantemente es que se encargue de que esto pase de una vez. Por algo debe estar sucediendo. Nosotros no somos quienes para meternos en sus decisiones. Pero el amor de Dios es infinito y nuestro Dios no es un Dios de enfermedades. Así que en cualquier momento vamos a encontrar una salida. Y la humanidad va a terminar mucho mejor de como llegó.

Ricky: Pensar que nuestros hijos, nietos y bisnietos van a estar hablando del 2020. Y nosotros lo vivimos como protagonistas.

—Ojalá nos deje algún aprendizaje...

Ricardo: Por supuesto. Ya nos ha dejado muchos.

SEGUÍ LEYENDO