Chiche Gelblung despidió a su hermana poco antes de su muerte: “¿Cómo no la iba a acompañar? Ejercí un derecho fundamental”

Cuando todavía no se había modificado esa norma sanitaria, el periodista estuvo a su lado hasta el final. “No hay derecho a que uno no pueda asistir a un ser querido en los últimos momentos de su vida. Por suerte pude darle la mano, pude verla, besarla cuando todavía estaba viva”, destacó

Chiche Gelblung habló de la muerte de su hermana

El martes 1º, Chiche Gelblung salió al aire vía Zoom en Pampita Online, el programa que conduce Carolina Ardohain, y charló de varios temas. Hizo referencia al delicado estado de salud por el que debió transitar, su recuperación y vuelta al trabajo. También tuvo tiempo de recurrir al humor y dar sus sabios consejos. Sin embargo, su tono cambió cuando habló su hermana, que murió recientemente, en plena cuarentena. A raíz de esto, manifestó que fue a despedirla porque no se hubiese perdonado nunca no dar ese paso.

“Si, violé el protocolo porque nadie me iba a dejar ver a mi hermana en los instantes finales, y también la acompañé al cementerio. Fue muy terrible. Creo que transgredí con derecho. Ahora se modificó el protocolo, pero no hay derecho a que uno no pueda asistir a un ser querido en los últimos momentos de su vida. Por suerte pude darle la mano, pude verla, besarla cuando estaba viva todavía y después la acompañé al cementerio”, comentó sobre esos instantes al lado de ella.

Pampita habló de sentido común más allá del protocolo. Manifestó que en ciertos episodios y momentos de la vida no se puede dejar de ser humano. En este sentido, el periodista contó: “Hay cosas que protocolo no puede cambiar. Lo que ha pasado con la chica, con Solange (la joven que tenía cáncer de mama y no dejaron ingresar a Córdoba, dónde estaba internada, a su padre que viajó de Neuquén) que murió sola porque al padre no lo dejaron ingresar, es un delirio, son cosas que no pueden admitirse”.

“Ahora encontraron un protocolo para acompañar a los pacientes terminales, pero lo tendrían que haber encontrado antes. ¿Cómo no voy a ir a ver a un paciente terminal? Mi hermana, que estuvo conmigo 60 años de mi vida, ¿cómo no la voy a acompañar? Yo lo que hice, simplemente, fue ejercer un derecho elemental; acompañar a mi hermana en su último aliento de vida. Es insólito y no me lo puede prohibir nadie y si me quieren llevar preso por eso, y bueno, que me lleven preso”, se lamentó.

Por otro lado, hizo referencia a la tranquilidad que siente por dentro: “Yo asistí a mi hermana en su último aliento de vida y me siento tranquilo con mi consciencia. Por lo menos la pude ver, ella me pudo ver. Cómo voy a dejar que vaya a la tumba sola, no puedo permitir eso: fue su marido, fueron sus hijos y fui yo y mi mujer también”.

VER TAMBIÉN La conmoción de los famosos por la muerte de Solange, la joven a la que le impidieron despedirse de su padre

Este momento que le tocó atravesar, le trajo a la cabeza episodios de cuando era menor de edad. Hace un año, en PH, Podemos hablar, Gelblung abrió su corazón para contar cómo vivió su infancia. En aquel entonces reconoció que se fue de su casa a los 14 años porque le era imposible seguir compartiendo el hogar con sus padres por cuestiones religiosas; su padre era comunista y su madre no era religiosa.

“Si, me llevó a aquella época. La peor época de mi vida fue mi infancia. Yo no fui adolescente; de niño fui a viejo. No la pasé bien. Tuve carencias afectivas, que son las que prácticamente te marcan las relaciones, no sentirme reconocido como hijo. Entonces, todo lo que tenga que ver con eso me pone muy triste y nostálgico, aunque ya lo pude superar. Mi papá, a los 86 años, un año antes de morirse, pudo decirme ‘te quiero’, y fue muy importante, porque nunca en mi vida había escuchado que me viejo me diga ‘te quiero’, porque antes la gente no decía esas cosas”.

Situaciones similares, con la misma carga de angustia, se repitieron desde que se inició la cuarentena. La farándula no estuvo ajena a estos episodios. En abril Agustín Sierra sufrió la pérdida de su padre. Debido a que en ese entonces todavía no estaba el protocolo, no lo pudo despedir. En sus redes sociales, el actor expresó su dolor y angustia por justamente eso, por no poder estar en la vida de su padre en los últimos minutos.

Por otro lado, en julio, Marcela Tinayre tampoco pudo despedir a su ex, Marcos Gastaldi. En este caso también se puso en marcha el protocolo y solo pudieron asistir ella, Nacho Viale y los hijos de Gastaldi, Rocco, Valeria y Marcos. Acompañaron al coche fúnebre y se tuvieron que quedar en la puerta de cementerio Jardín de la Paz de Pilar, dónde descansan sus restos.

SEGUÍ LEYENDO