Los médicos más queridos y reconocidos de las ficciones

En tiempos en los que los profesionales reales son aplaudidos por su trabajo en la lucha contra el COVID-19, recordamos a los doctores de las series y películas a los que nos gustaría ver en acción

Aplausos en Buenos Aires para los médicos ante la pandemia de coronavirus


Aunque no sea “el oficio más viejo del mundo”, la medicina sí es una de las profesiones más antiguas y necesarias. Hace unos 6.000 años entre el Tigris y el Éufrates, en las primeras civilizaciones humanas ya se tenía un gran conocimiento de la medicina. En el Antiguo Egipto existía un médico para cada enfermedad; la tarea de los griegos y romanos sirvió como base de la medicina occidental. En la Edad Media, los científicos árabes revolucionaron lo conocido con novedades como la cura con alcohol. El siglo XX trajo toda la innovación tecnológica que continúa su desarrollo en el siglo XXI. Todo ser humano que al menos una vez en su vida requiere la asistencia de un médico o un auxiliar de la medicina. Hoy en momentos de pandemia mundial se valora su trabajo y se reconoce su tarea aunque más no sea con un simbólico aplauso a la noche.

Los programas médicos son un clásico de la televisión mundial. Suelen mostrarlos con guardapolvos casi siempre impecables, en pasillos hospitalarios nunca atestados o en consultorios de diseño. Siempre profesionales resuelven casos imposibles y sus problemas suelen ser solo personales y nunca la falta de insumos o de presupuesto.

Dr House

Sin dudas el médico al que nunca invitaríamos a nuestro cumpleaños pero al que no dudaríamos en confiarle la salud. Malhumorado, narcisista, cáustico y desaliñado pero infalible en los diagnósticos. Toma la enfermedad como un acertijo a resolver donde lo que menos importa es conectar con el paciente. Refuta su falta de empatía con un “¿Prefiere un médico que lo tome de la mano mientras se muere o uno que lo ignore mientras mejora?”. Entre la razón y emoción, elige sin dudar lo primero “Ha oído alguna vez aquello de que no se puede vivir sin amor”, bueno el oxígeno es más importante”, dice y cree. “Every boody lies” (todo el mundo miente) es su frase de cabecera y filosofía de vida.

Dr House en acción en su consultorio


A fines de marzo, sus seguidores se preguntaron cómo actuaría Gregory House en la pandemia. Hugh Laurie, el protagonista de la serie, no suele ser muy activo en redes, pero esta vez a través de Twitter explicó: "No puedo hablar por House, obviamente, debido a que nadie me escribió un buen guion para que lo interprete, pero estoy bastante seguro de que él diría que el coronavirus no es ‘un caso por resolver’, porque esto es una pandemia, no un problema que requiera de diagnóstico ". Y terminó con lo que sabemos todos pero si lo repite House es ley: “La única forma de resolverlo esto es estando juntos manteniendo las distancias”.

La bella Olivia Wilde sumó su reconocimiento a los médicos reales. “Lo más cerca que estuve de ser doctora fue cuando me disfrazaba de una y aunque es bastante parecido, lo cierto es que no es exactamente lo mismo. Solo quería decir gracias a todos los verdaderos héroes que trabajan al servicio de la salud”, dijo en un guiño a su recordada Trece. Luego varios actores que hicieron de médicos suman su agradecimiento entre ellos, Lisa Edelstein, Omar Epps, Jennifer Morrison, Kal Pen y Peter Jacobson de House, otros de E.R como Julianna Margulies y Patrick Dempsey, Sandra Oh y Kate Walsh, de Grey’s Anatomy .

Grey’s Anatomy

Creada por Shonda Rhimes va por su temporada 17 lo que la convierte en una de las series más longevas de la programación estadounidense. La autora encontró un giro interesante, no centró el relato en los casos sino en las relaciones personales del personal médico. La historia muestra como muchas veces los profesionales se ayudan, pero también compiten para intentar lograr su lugar. Además narra sus desencuentros y encuentros amorosos.

En las primeras temporadas Patrick Dempsey como el doctor Shepeard era la mezcla perfecta de galán y médico que más de un paciente quisiera tener como especialista de cabecera. Por otra parte, la serie mostraba que en dólares o pesos, en el gran país del norte o en estas latitudes, ser residente más que un eslabón en la carrera suele ser una verdadera odisea.

Centrada en las relaciones personales más que en las profesionales Grey's anatomy mantiene una audiencia fiel (ABC/BOB D'AMICO)
Centrada en las relaciones personales más que en las profesionales Grey's anatomy mantiene una audiencia fiel (ABC/BOB D'AMICO)

Ante la pandemia mundial, la serie no fue indiferente. Sus productores donaron el vestuario de los doctores ficticios a los doctores reales ya que, aunque la ficción no lo muestre, en los Estados Unidos hay escasez de los elementos básicos que se necesitan para poder tratar a los infectados. En sus redes sociales, Ellen Pompeo no deja de agradecer a los equipos médicos por su trabajo y pedirles que se cuiden.

The good doctor

Aunque todavía no es un mega éxito cuenta que un gran grupo de seguidores. Su creador David Shore es alguien que sabe bastante del mundo de batas blancas ya que fue uno de los creadores de Dr House. En este caso vuelve a la carga con un brillante médico aunque incapaz de relacionarse con sus pacientes y colegas. Freddie Highmore, el encantador niño de Charlie y la fábrica de chocolates ahora es un joven y brillante cirujano que padece el síndrome de Savant o síndrome del sabio. Su pediatra, Shaun Murphy posee una memoria e inteligencia superiores a la media pero con escasas capacidades de intercambio social. Este comportamiento puede resultar agraviante pero su único objetivo no es resolver un acertijo médico sino ayudar al paciente.

Los elementos médicos usados en la serie "The good doctor" se donaron a instituciones reales
Los elementos médicos usados en la serie "The good doctor" se donaron a instituciones reales

En la segunda temporada aparece un guiño para los que extrañan a Dr House. Ingresa la doctora Blaze una oncóloga que lleva su programa para el tratamiento del cáncer. El personaje lo interpreta Lisa Edelstein, la inolvidable doctora Cudy en House. Los productores de la serie también anunciaron que donarán todo el material usado en las grabaciones.

Por otra parte, Daniel De Kim, uno de sus protagonistas dio positivo al Covid-19. Recibió muchos mensajes solidarios pero también otros agresivos que contestó con un mensaje bien claro. “Sí, soy asiático. Y sí, tengo el coronavirus. Pero no lo contraje en China, lo he contraído en América. En Nueva York. Por favor, por favor paren con los prejuicios y la violencia sin sentido hacia las personas asiáticas”, y sostuvo que atacar es una actitud “cobarde, descorazonadora e inexcusable”.

ER - Emergencias

Esta serie cambió lo que hasta ese momento se conocía sobre historias con médicos. Una de sus innovaciones fue que por primera vez la cámara seguía a médicos corriendo por pasillos. Esto ocurrió más por necesidad que por planificación. Había poco tiempo y poco presupuesto para armar buenas escenografías y se lo solucionó rodando en los pasillos de un hospital abandonado en Los Ángeles. Las otras innovaciones fueron mucho más audaces: la historia transcurría en la sala de urgencias de un hospital lo que permitía contar diversas historias en un mismo capítulo y muchos pacientes morían sin que los protagonistas pudieran salvarlos.

"ER: Emergencias" - Tráiler Oficial


Pero además de innovación, la serie contó con un autor de lujo: Michael Crichton un reconocido novelista cuya novela Parque Jurásico había sido filmada por Steven Spielberg. Aunque en la ficción poco se sabía de la vida amorosa de los médicos hubo una relación que atrapó. La del doctor Ross interpretado por un joven y ya carismático George Clooney con la enfermera Carol Hathaway /Julianna Margulies. El talento de Clooney pronto opacó al de Anthony Edwards. Su doctor Green estaba pensado como uno de los principales pero aunque no perdió vigencia quedó en un segundo plano.

La serie tuvo quince temporadas y en las últimas ya no quedaba nadie del elenco original, sin embargo la audiencia seguía fiel. El secreto estaba en que lo importante no eran los actores sino lo que ocurría en el hospital.

Darse cuenta

No fue una serie pero sí una de las películas argentinas más vistas en 1984. Dirigida por Alejandro Doria y con un elencazo formado por Luis Brandoni, Darío Grandinetti, China Zorrilla, Dora Baret y Luisina Brando, mostraba la historia de un médico en un hospital público obstinado en salvar a un paciente con pocas posibilidades de sobrevida.

Brandoni se puso la bata de Carlos Ventura ese profesional obstinado y Grandinetti fue Juan ese joven en común que desahuciado alcanza a mover su mano en un pedido de ayuda desesperado. Muchos espectadores vieron en esa historia una metáfora de lo que se vivía como país. La Argentina venía de atravesar años complejos y turbios, pero en 1984 la democracia había vuelto y se vivía un tiempo esperanzador que hoy se recuerda como “la primavera alfonsinista”. El personaje de Brandoni para muchos simbolizaba un país que todavía creía y el de Grandinetti, ese mismo país que aunque parecía casi muerto, resurgía.

Darse cuenta mostraba la relación entre un médico desencantado y un paciente en recuparación


Darse cuenta estuvo casi un año en cartel y fue galardonada como mejor película en los Premios Cóndor, en 1985. Pasaron 36 años de su estreno y muchas situaciones siguen igual. Hospitales superpoblados, presupuestos que no alcanzan, trabas burocráticas que favorecen la negligencia, sin embargo, los aplausos que cada noche se escuchan indican que hay muchos profesionales de la salud que como el doctor Ventura siguen honrando no solo su profesión, honran la vida.

SEGUÍ LEYENDO

La reflexión de Flor Peña en cuarentena: “El tiempo se esfuma de una manera muy extraña y no sé que saldrá de todo esto”

Hugh Laurie, el actor que tuvo el salario más alto de la industria pero llegó a odiar a Doctor House

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos