El drama de los actores que viven en la Casa del Teatro: integran el grupo de riesgo y necesitan insumos para mantener la cuarentena

Linda Peretz, presidente de la institución, contó a Teleshow la difícil situación que están atravesando los 33 residentes que viven allí, acompañados por dos enfermeras, en medio del aislamiento total

mmonti@infobae.com
Algunos de los residentes y empleados de la Casa del Teatro (Crédito: Machado)
Algunos de los residentes y empleados de la Casa del Teatro (Crédito: Machado)

“Lo que estamos viviendo es una situación inédita que me tiene muy inquieta".

Linda Peretz, presidente de la Casa del Teatro, expresó su angustia por lo que están atravesando los 33 residentes que viven en la institución en medio de la cuarentena total al no tener insumos para subsistir a los cuidados necesarios para evitar la propagación del coronavirus.

“La Casa del Teatro es una residencia para adultos mayores que tuvieron que ver con la actividad teatral”, explicó la actriz que se encuentra en su casa cumpliendo con la cuarentena. Mientras tanto, en la Avenida Santa Fe 1243 viven 33 residentes que tienen entre 35 y 80 años y que están al cuidado de una enfermera durante el día y otra por la noche.

Laura Bové, Agustín Busefi, Analía Caviglia, Zulema Durán, Liliana Godoy, Ángeles Gianello, Elsa Gaffuri, Alicia Frank, Carlos Malbrán, Roberto Megías, Fernando Ortega, José Palomino, Samy Zarember, Graciela Susana, Tito Rocca y Rolo Quintana son algunos de los artistas que viven en la Casa del Teatro y que, desde que se decretó la cuarentena total, necesitan insumos a los que no tienen acceso.

El pedido de Alicia Frank y José Palomino


Tenemos una deuda muy grande con la AFIP que heredamos de gestiones anteriores, lo que provoca un déficit mensual muy grande de dinero, porque hay que pagarlo sí o sí. A los residentes les damos desayuno, almuerzo, merienda y comida por la noche, así como también le damos de comer a los empleados que trabajan ahí”, sostuvo Peretz, reconocida por su personaje de La Flaca Escopeta.

La actriz agregó que el principal inconveniente para mantener la residencia es que no están contando con los ingresos habituales. “Por la cuarentena, tuvimos que cerrar la boutique, tenemos alquilado el Teatro Regina pero ya nos dijeron que, tampoco se pueden presentar obras, no nos pueden pagar el alquiler, uno de los locales que tenemos está vacío...”, lamentó.

Linda Peretz, en la boutique de la Casa del Teatro (Foto: Lihue Althabe)
Linda Peretz, en la boutique de la Casa del Teatro (Foto: Lihue Althabe)

“Para los que viven ahí es totalmente gratis. Solo pagan una cooperadora porque ideológicamente es mucho más válido que aporten algo de su jubilación”, explicó la actriz sobre el funcionamiento de la residencia e indicó que tienen un gasto mensual de entre 300 y 400 mil pesos.

Necesitamos ayuda. Estamos en una situación crítica en la Argentina y en el mundo. El virus nos está atacando permanentemente y eso produce una presión psicológica. Me asusta por los pensionados, que tienen que tener una buena alimentación, ver a sus médicos, quienes no pueden llegar por la cuarentena”, continuó y agregó que no cuentan con un profesional en la institución.

La Casa del Teatro
La Casa del Teatro

Los insumos que necesitan en la Casa del Teatro: Gasa furacinada, algodón, gotas oftalmológicas (lágrimas artificiales), camisolín, tela adhesiva hipoalergénica, lavandina, detergente, jabón protex, alcohol, alcohol en gel, barbijos, guantes de látex, nebulizador, solución fisiológica, tensiómetro, almohadillas térmicas, Paracetamol 1mg, agua oxigenada 10 v, vendas elásticas, Platsul A crema, iodopovidona solución y vendas Cambric.

Para donaciones a la Casa del Teatro comunicarse al 48117678 / 48112932 o a través de la web https://www.donaronline.org/

SEGUÍ LEYENDO

Guillermo “El Pelado” López debió posponer su casamiento por la cuarentena: “Todo pasó a un segundo plano”

La angustia de Marina Calabró porque no puede pasar la cuarentena con su hija: Mía, de 10 años, se queda con Iliana

María Valenzuela sufrió un accidente doméstico y no puede ser atendida en una guardia: “Tengo un dolor espantoso”