Griselda Siciliani (Foto: Instagram)
Griselda Siciliani (Foto: Instagram)

No tiene grises. No escribe con medias tintas su historia personal y profesional. Los colores los pone en sus personajes, en su actuación o en la creación de un cuadro musical, y su carrera ha dado enormes muestras de esa paleta de matices. Desde las exitosas gemelas de Educando a Nina a la composición de La mujer de al lado este año en el teatro. A nivel personal, Griselda Siciliani ha sido categórica con su compromiso y militancia por las causas feministas, el trabajo de la colectiva Actrices Argentinas, el apoyo incondicional a Thelma Fardin o su posición sobre el aborto legal, seguro y gratuito.

Sorprendió entonces su renuncia intempestiva al Bailando 2019, que fue confirmada anoche por Marcelo Tinelli y su productor Federico Hoppe a poco de comenzar la emisión de ShowMatch. Durante el día se había especulado en varios programas sobre los motivos de la salida de Siciliani, figura principal de esta edición, que venía de hacer una performance muy elogiada en el Súper Duelo, en una creación superlativa de “Alfonsina y el mar”, cantada por Mercedes Sosa.

A la hora de buscar las explicaciones del caso, en los programas satélite del Bailando se habló de una cuestión de “ego”, indicando preferencias o condiciones que Siciliani pondría para estar en el certamen. Luego, por la noche y al aire, Hoppe esgrimió otro motivo, pero sin demasiados detalles. Afirmó que la actriz tiene un proyecto en España que ya conocía cuando comenzó el año, que no le permitía acomodar su agenda hasta fin de 2019 superponiendo ambos proyectos.

Resultó extraño, ya que aquello nunca se dijo antes, y mucho más aún sin que Griselda volviera al piso a despedirse en persona o hacer un último ritmo, como el de Homenajes, que ya tenía ensayado. Inclusive tras la explicación al aire de Hoppe entró Karina La Princesita bromeando sobre el asunto, cuando no es su costumbre, afirmando que ella también tenía que faltar “para irse a España”, en clara señal de burla.

Para evitar mayores especulaciones, Siciliani aceptó hablar con Teleshow para dar su versión de los hechos y aclarar sus motivos, señalando que no pretende entrar en una pelea mediática –no es su registro– o estar “de gira” por los programas explayándose sobre esta cuestión. “No se trata de ningún modo de desmentir lo que se dijo en ShowMatch –advirtió–. Tengo un proyecto para España del que todavía no puedo adelantar nada, pero no se superponían los trabajos ni estaba previsto de antemano; surgió ahora y es para después”.

Ya no la verán como la vieron... Griselda Siciliani, bailando Cha cha pop (Foto: LaFlia / Negro Luengo)
Ya no la verán como la vieron... Griselda Siciliani, bailando Cha cha pop (Foto: LaFlia / Negro Luengo)

Hecha la primera salvedad, la actriz profundizó la cuestión ligada a una incomodidad que sintió durante el Súper Duelo, segmento especial del programa que obligaba a todas las parejas a permanecer en el piso esperando las definiciones del resto hasta ser clasificadas para continuar en el certamen. Durante ese tramo sucedió la pelea al aire entre Cinthia Fernández y Luciana Salazar de la que Siciliani fue “testigo involuntario” al estar compartiendo el piso con sus pares del programa.

Esa incomodidad la llevó a explicarles a los productores del programa que no tenía ganas de acompañar, de algún modo, esa clase de disputas: “No me siento cómoda en la modalidad reality, en la que todo puede pasar, incluso que se muestren mujeres peleándose por un hombre”, afirmó, en referencia al enfrentamiento de Cinthia y Luciana originado por Martín Baclini.

“Si bien es cierto mi proyecto con España, yo no me sentía bien viendo a un hombre hablando de una mujer de manera despectiva" aclaró, sobre los dichos de Baclini sobre la intimidad de Cinthia. "Siento que tengo que ser responsable con lo que pregono y mi límite fue estar sentada ahí viendo gente que se peleaba y eso se transformara en una parte muy importante del programa. Mi problema no es con las chicas que se peleaban. Cinthia y Luciana se pueden pelear y no está mal que sientan que se deben pelear por un hombre. Lo que está mal es que la televisión decida iluminar la riña en vez de iluminar cualquier otra cosa”, concluyó Griselda.

Además, aseguró que fue muy específica en este reparo cuando acordó su participación en el programa y obtuvo una respuesta tranquilizadora de parte de la producción de LaFlia acerca de no alimentar este tipo de peleas mediáticas, pero estar presente al aire mientras sucedían de algún modo la hacía avalarlas. Ahí considera que se ubica su “límite” para no continuar en el certamen.

A última hora Siciliani posteó en su cuenta de Instagram un video recordando su paso por el certamen y un texto acompañando esas imágenes: “Me voy por motivos muy íntimos y muy importantes. Mi libertad es mi mayor tesoro”, escribió.

SEGUÍ LEYENDO