Charly García en un acto de Eduardo Angeloz
Charly García en un acto de Eduardo Angeloz

El domingo 14 de mayo de 1989 los argentinos fueron convocados a votar para presidente por segunda vez tras el retorno de la democracia seis años antes. En medio de una fuerte crisis económica, marcada sobre todo por un ciclo inflacionario que se había iniciado a fines del ’88, los candidatos con más posibilidades de llegar a la presidencia eran Carlos Menem, del Partido Justicialista; y Eduardo Angeloz, de la Unión Cívica Radical.

Las elecciones las ganó el entonces gobernador de La Rioja con el 48,51% de los votos, quien asumió antes de tiempo -el 8 de julio- con el objetivo de ponerle paños fríos a una situación delicada del país. Los comicios también habían sido adelantados por la misma razón.

Más allá de lo estrictamente político, el rock nacional -que ya se había convertido en un fenómeno de masas- jugaría por primera vez un rol clave en una campaña presidencial. El jingle de Menem era un tema de Litto Nebbia (“Valerosos corazones”) cantado por Claudia Brant, mientras que el del candidato radical (“Yo voto a Angeloz”) se trató de una canción de Carlos Cutaia y Camilo Iezzi, con voz de Mavi Díaz, ex líder de Viuda e Hijas de Roque Enroll.

El spot de Carlos Menem


En “Valerosos corazones” aparecieron en escena Alejandro Dolina, Víctor Laplace, Julio Maharbiz, Isabel Sarli, Gerardo Romano, María Aurelia Bisutti y Ubaldo Fillol, entre otros; mientras que “Yo voto a Angeloz” consistió en una serie de dibujos animados que mostraban al aspirante presidencial como superhéroe: “El tiene anteojos, se parece a Clark Kent, pero es mejor que el que dice síganme”, rezaba la letra.

El que sería presidente cerró su campaña en el marco del festival “Rock en La Boca”, organizado por Claudia Bello (futura interventora de Corrientes), que contó con la participación de Los Auténticos Decadentes, Memphis la Blusera y Horacio Fontova. Sin embargo, como recuerda Juan Ignacio Provéndola, en su libro “Rockpolitik: 50 años de rock nacional y sus vínculos con el poder político argentino”, la campaña que más logró expandirse dentro del rock fue la de Angeloz. Además del jingle, contó con una gira que organizó la Juventud Radical junto al productor Daniel Grinbank.

“Participaron en distintos shows de campaña por el país Luis Alberto Spinetta, La Torre (el grupo de Patricia Sosa y su esposo Carlos Mediavilla), Man Ray, Virus (ya sin el fallecido cantante Federico Moura), Daniel Melero, Juan Carlos Baglietto, Sandra Mihanovich, Celeste Carballo y Los Pericos”, subrayó Provéndola.

Siguiendo a Marcelo Fernández Bitar, en su libro “50 años de rock en Argentina”, en el marco de esos shows, el Bahiano -ex cantante de Los Pericos- afirmó: “La gira por Angeloz fue una decisión más profesional que política. Se dijo que estábamos en la gira porque éramos radicales o porque cobraríamos buen dinero, lo que es totalmente falso. Lo político fue una excusa, incluso para quienes iban a los conciertos. ¡Les importaba un carajo el mensaje detrás del asunto! Simplemente iban a escuchar algunos números que de otro modo difícilmente hubieran accedido, y menos gratis”.

El jingle de Angeloz


Además de la gira, hubo un gran festival radical el 7 de abril en el estadio de Ferro que contó con la presencia de Charly García. En un reportaje con la revista Humor, el ex Serú Girán afirmaba por esos días: “Es un burro quien crea que Nemen (sic), o como se llame, es solución a algo”. Además, amenazaba con irse a vivir al exterior si ganaba el candidato del peronismo, según narra Provéndola en el citado libro. Luego, como sabemos, el músico se convertiría en íntimo amigo del riojano.

A pesar del acercamiento de Angeloz al movimiento, la estrategia no sirvió de mucho y, con el triunfo de Menem consumado, hubo festivales de rock organizados por el flamante gobierno en Parque Centenario, Parque Lezama, Pompeya y Barrancas de Belgrano. Pedro y Pablo, Fontova, Lito Vitale, Fito Páez y, ex aliados angelocistas como los Ratones Paranoicos y Spinetta, brindaron distintos conciertos.

En 1989, el rock y la política estuvieron más cerca que nunca, en una relación que fue mutando con el paso de los años, los gobiernos y los momentos históricos del país.

Seguí leyendo