Y, si bien lo primero que llama la atención es que se trata del hermano de Penélope, la famosa actriz española, lo cierto es que el futuro padre del hijo de la actriz tiene una historia en la música, el cine y la publicidad.

Lo cierto es que el responsable del tatuaje que la artista se hizo en su cuello inició su carrera en el espectáculo componiendo música pop hispana cuando era un niño de apenas 11 años.

En 2006 lanzó su único disco, Cosas Que Contar, pero apenas poco tiempo después comenzó a probar suerte como DJ y productor en la escena electrónica.

Influenciado por el éxito de Penélope, se metió de lleno en el mundo del cine, y en 2011 participó de su primer proyecto cinematográfico al componer un tango que establece el tono de la relación de los dos personajes principales de la película Piratas del Caribe 4.

Un año después se abocó de lleno a musicalizar bandas sonoras de películas y, a partir de 2015, empezó a incursionar en el mundo de la publicidad componiendo música para las campañas comerciales de marcas internacionales como Lancome o L'Oreal.

Vale recordar que las primeras imágenes de la actriz besándose con Cruz en Las Vegas aparecieron en octubre pasado, apenas un mes y medio después de que ella anunciara su separación de Joaquín Furriel.

En tanto, hace menos de un mes el músico y la actriz celebraron en Los Ángeles el cumpleaños número 24 de ella, quien compartió a través de su cuenta de Instagram una foto besándose.

"Feliz de estar acá, viva, presente, llena de sueños, fe y fuerza, rodeada de personas que me llenan de amor. La vida no para de sorprenderme y en este último año mi vida cambió muchísimo. El tiempo es cambio constante y eso es la vida misma… Una obra de teatro que no permite ensayos… A vivirla sin mirar atrás y caminando bien de frente, a escribir la historia, siempre para adelante. Gracias", escribió junto a la publicación.

En tanto, él cerró su cuenta cuando empezaron los rumores de romance entre ambos.

"Creo que nos viene bien a todos en general dejarlo a un lado de vez en cuando… La dependencia que se crea aquí no creo que sea muy sana, ahora se ve como algo normal. Es una saturación constante para el cerebro, demasiada información", arrancó su posteo.

"De lo que vemos aquí el 70 por ciento, por no decir más, es falso… Aparte que sólo hablamos (y me incluyo…) de lo bien que estamos, de lo bien que nos van las cosas y lo guapos que somos. Para mí eso no es la vida, me gusta saber de mi gente de otra manera", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO