Wendy O. Williams en uno de sus controvertidos shows con la banda The Plasmatics en 1981 (Grosby Group)
Wendy O. Williams en uno de sus controvertidos shows con la banda The Plasmatics en 1981 (Grosby Group)

"El acto de quitarme la vida no es algo que haga sin meditarlo mucho. No creo que la gente deba matarse sin una reflexión profunda y durante un período considerable de tiempo. Creo firmemente, sin embargo, que el derecho de hacerlo es uno de los fundamentales que cualquier persona en una sociedad libre, debería tener. Para mí la mayor parte del mundo no tiene sentido, pero mis sentimientos sobre lo que estoy haciendo suenan alto y claro en mi oído interno, en un lugar donde no hay ego, sólo calma. Siempre con amor, Wendy".

La carta suicida de Wendy Orlean Williams transmite más paz que resentimiento, pero nadie se pega un tiro en la cabeza sin tener un motivo. En sus 48 años de vida, la artista negó la existencia y el valor de muchas cosas, pero sin ser del todo nihilista se preocupaba por los animales más que por los humanos. Cuando se mató era vegetariana, en su casa muy cerca del bosque, aún con nueces para las ardillas entre las manos. Su muerte, el 6 de abril de 1998 fue un misterio. Su existencia, fue un escándalo.

Una carrera, una década

Sierras eléctricas, autos explosivos y desnudez explícita en un mismo show. ¿Es posible? Para The Plasmatics todo lo era. Punks con toques de heavy metal, el grupo fue creado en Nueva York por la cantante Wendy O. Williams y el manager y compositor Rob Swenson. Toscos y maleducados, los músicos irrumpieron en la escena con un producto diferente a todo. Wendy solía usar el peinado estilo mohicano (cabeza rapada a los costados, cresta tipo cepillo de la frente a la nuca) y con su voz ronca interpretó por varios años las canciones escritas por Rob y los guitarristas Wes Beech y Richie Stotts. Tres discos inmortalizan este material: New Hop for the Wrechted (1980), Beyond the Valley of 1984 (1982) y Coup d´etat (1982), más unos cuantos simples.

(Video: The Plasmatics, "The Damned" / Youtube)

Muy poco después de tener éxito con este último trabajo en conjunto, en 1983, los Plasmatics se separaron y Wendy se lanzó como solista con WOW (1984), un álbum mucho más cercano al hard rock. En paralelo, la histriónica música retomaba su carrera como actriz, aunque hasta ese momento no había sido muy fructífera. Reform School Girls (en español se tradujo como Motín en el reformatorio de mujeres) fue la película clase B que filmó en 1986 y por la que tuvo cierta repercusión como actriz, también participó en la comedia musical The Rocky Horror Picture Show.

En 1987, la formación completa de su antigua banda volvió a juntarse y juntos sacaron un disco conceptual ya bajo el nombre de Wendy O. Williams & Plasmatics. Al poco tiempo, nuevamente la banda cesó sus actividades y el 6 de abril de 1998, Wendy se suicidó. Dos años después, en 2000, salió Coup de grace, una especie de compilado de lados B de aquel Coup d´etat con el que rompieron todos los moldes.

Chica mala, intenciones buenas

En el documental Wendy O. Williams & The Plasmatics: 10 Years of Revolutionary Rock and Roll (Wendy O. Williams: diez años de rock and roll revolucionario) la narradora del filme hace una introducción que pinta de cuerpo entero un estilo único, al que ni Marilyn Manson, ni Madonna, se animaron: "¡Anti-disco, anti-complaciente rock de línea de montaje, anti-mierda y anti-fórmula, fueron sin duda en la mente de muchas personas la banda más radical en la historia del rock!".

Wendy nació el 28 de mayo de 1949 en Rochester, Nueva York, y a los 16 estaba entrando en la compañía experimental de teatro Captain Kink's Theatre, de Rod Swenson. Buscaban "anti- artistas" y ella se presentó. Ya había dejado la escuela y su futuro estaba lejos de cualquier institución. La relación entre Williams y Swenson iba a ser estrecha y duradera a lo largo de los años. Pronto Williams se convertiría en la cantante de The Plasmatics, banda para la que cada show era de vida o muerte.

Fueron los primeros en tocar en el teatro Palladium de Nueva York sin tener contrato con ninguna compañía discográfica, pero se las rebuscaron para hacer estallar un Cadillac en el escenario. Venían de tocar en el CBGB, el club donde se presentaban los Ramones y Blondie, entre otras figuras del punk y new wave, pero Wendy y los Plasmatics eran diferentes, agresivos. A veces, Williams terminaba sus shows cortando la guitarra con una motosierra, otras veces simplemente cantando. De verdad, a los Plasmatics no les importaba nada.

(Video: The Plasmatics, "Butcher Baby" / Youtube)

En el escenario, Wendy solía subir semidesnuda, cubierta por espuma, mezclando tachas y cuero. En el estudio, combinaban punk, metal, motosierras y ruidos de cualquier otra cosa que molestara en los amplificadores. Experimentar estaba a la orden del día, Wendy y Rod confiaban en que el azar jugara sus cartas y así es como en el tema "Dream Lover", cuando Wendy tocaba el saxo, el resto de los músicos estaban aislados unos de otros con los audífonos apagados durante la parte instrumental, para que ninguno de ellos tuviera la posibilidad de escuchar lo que el compañero estaba tocando.

Para la grabación de New Hope… (1980) Rod trabajó con el ingeniero de Ramones, Ed Stasium, encontrando un sonido sorprendente. La tapa del disco no fue menos, Wendy y el Cadillac blanco en una piscina se convirtieron en una sensación internacional de los medios de comunicación después de sus hazañas en los Estados Unidos, pero se instalaron para su debut en el Reino Unido.

La prensa llegó antes que Wendy al aeropuerto de Heathrow donde, después de ponerse un uniforme de enfermera en el avión, dijo en conferencia para todos los periodistas que había venido a hacerle "un enema cultural al pueblo británico". El recital que iba a dar en el Hammersmith Odeon de Londres agotó sus entradas muchos días antes de la fecha y la banda planeaba volar otro auto en el escenario. Pero no pudo ser. El Gran Consejo de Londres declaró a Wendy "anarquista" y a último momento dio por clausurado el evento.

Con más ruido que prestigio, Wendy y la banda volvieron a los Estados Unidos donde giraron por varios estados con localidades agotadas, todos querían ver a estos rebeldes que en la tierra del punk, asustaron hasta a la reina. El miedo no era infundado, Wendy estaba muy lejos de respetar la más mínima regla y mucho menos de mantener las buenas costumbres.

Wendy O. Williams y su banda, The Plasmatics, tocaban con un estilo punk con toques de heavy metal (Grosby Group)
Wendy O. Williams y su banda, The Plasmatics, tocaban con un estilo punk con toques de heavy metal (Grosby Group)

Después de un show en Milwaukee, la rubia fue arrestada acusada por obscenidad. Cuando Rod intentó ir en su defensa fue golpeado, quedó inconsciente y también preso. Pasaron dos noches tras las rejas y después de recuperar la libertad bajo fianza, Wendy otra vez fue arrestada (esta vez en Cleveland) por un cargo similar. Tanto ir y venir fue profundizando la enemistad de los Plasmatics con la ley y su fama de gente difícil, con la provocadora Wendy a la cabeza.

Demoliendo teles

Sus colegas la respetaban y usaba su físico más como un arma de provocación que de seducción. Con Lemmy Kilmister, de Motörhead, grabó la canción "Stand by your man", (de la country Tammy Wynette) y en 1984 trabajó su disco solista en colaboración con Paul Stanley y Gene Simmons, donde incluye una versión del tema de Kiss, "It's my life". A pesar de su marca indeleble en la escena punk de la década del ochenta, con los años, Wendy se fue alejando de los escenarios y se fue acercando a los talk shows de la tv estadounidense.

Así apareció Williams escandalizando con sus tatuajes y su sinceridad a históricos conductores norteamericanos como Joan Rivers y a Phil Donahue en sus propios livings, siempre luchando por las libertades personales. Cuando Donahue le preguntó por uno de sus episodios más conocidos, ella respondió: "En Milwaukee me golpearon y me atacaron oficiales racistas, yo nos les gustaba porque mi banda estaba compuesta de negros y maricas. ¿Qué sigue?".

Uno de los shows de The Plasmatics en pleno show. Wendy O. Williams solía sorprender al público de todas las maneras posibles
Uno de los shows de The Plasmatics en pleno show. Wendy O. Williams solía sorprender al público de todas las maneras posibles

En 1991, Wendy se fue a vivir a Storrs, un pueblo ubicado en el condado de Tolland, dentro del estado de Connecticut. En ese lugar rodeado de bosques y parques, quien fuera la más radical de los punks de su época encontró un refugio de paz, donde vivió rodeada de animales. Wendy era proteccionista, luchaba por sus derechos y también era vegetariana. Cuando se suicidó, pegándose un tiro, solo dejó esa carta. Unos años antes, cuando Joan Rivers le preguntó "¿Qué te pasó? ¡Naciste en Rochester, Nueva York!", Wendy simplemente respondió: "Yo tengo que romper algunas reglas". Esa puede haber sido la respuesta a todo.

SEGUÍ LEYENDO