"Todo empezó como algo muy chiquito y fue tomando una dimensión muy grande", dice Fabián Mazzei a días de terminar el rodaje de Sola, la película con la que lanza la productora formada junto a su mujer, Araceli González, y sus amigos José Cicala y Gabriel Machado, con la que buscan encarar diferentes formatos.

Sin embargo, el lanzamiento de su productora no fue lo único movilizante que vivió la familia en estas semanas. En pleno auge del reclamo realizado por las mujeres por los casos de maltrato, acoso y abuso sexual, Araceli se animó a contar en Teleshow que fue abusada a los 5 años: "La admiro por hablar —dice Mazzei—. Que ella pueda expresarse es liberador. La cicatriz queda, pero lo compartís. Fue un desahogo porque fueron muchos años guardándose eso". Y en sus palabras se refleja el orgullo y la emoción hacia la mujer con la que comparte su vida desde hace 11 años.

Fabián ya conocía la traumática experiencia por la que había pasado su mujer. "Ara me lo contó. Que haya pasado por esto cuando era chiquita a mí lo que me produce es algo totalmente animal: me genera mucha violencia", admite el actor, intentando medir sus declaraciones. "De por sí, el abuso, la violación me genera una cosa muy animal que tal vez no es el momento para decirla. Pero es lo que me genera. No me entra en la cabeza cómo a una criatura se le puede hacer algo así", dice, y asegura que a partir de los casos que están apareciendo en los medios mucha gente cercana refrescó situaciones de abuso.

Araceli González y Fabián Mazzei
Araceli González y Fabián Mazzei

—¿Cómo vivís este momento de las mujeres?

—Mi vieja era una feminista de aquellas: yo me crié en un matriarcado. Mis tías eran de armas tomar y tenían hombres al lado que las respetaban mucho. Lo fui mamando de chiquito. Que hoy en día pase lo que está pasando es un reconocimiento no a mi familia, porque ellas tuvieron la suerte de tener hombres al lado que las acompañaban, las entendían, las trataban como tenía que ser, sino al resto de las mujeres que eran sometidas, que no podían decir nada, que se tenían que callar. Es una sociedad muy machista, por eso me parece que está bien que pase esto. Y cada vez más. El Estado tiene que darle el apoyo a la gente que hace las denuncias, verificar y certificar todo lo que viene pasando. Tiene que haber una política nueva porque la cantidad de mujeres que mueren por tipos que son abusadores o maltratadores es tenebrosa. Las mujeres se tienen que unir y no enarbolar ninguna bandera, tienen que estar unidas pero por el simple hecho de ser mujeres, y abarcar también a los hombres que fueron abusados.

—¿Qué te generan las denuncias que están apareciendo contra miembros de la industria?

—Hay una nueva etapa en la sociedad, está bien que se denuncie y que sirva para frenar estas cuestiones que son muy desagradables No hay que olvidarse de que esto se hizo público porque es alguien público: las que están en el anonimato son muchas. Vivimos en una sociedad muy machista por siglos. Me genera mucha angustia escuchar todos los casos que se escuchan. Es necesario que haya un marco legal que proteja a la mujer, y al hombre también, de este tipo de violaciones o acosos. La gente que tiene poder, que usa ese poder para el sometimiento, me saca de quicio. Ese juego siniestro: a cambio de esto te doy lo otro. Obviamente ante la desesperación o la falta de trabajo en algunos casos, o no sé, la gente que quiere también trepar y hacer un camino mucho más fácil, se somete a esas cuestiones. Eso se tiene que acabar. Está bien que la gente hable y que denuncie bajo un marco legal, porque también podés correr el riesgo que alguien lo haga por despecho, por venganza. Son temas muy delicados, hay que tener mucho cuidado con todo eso también. Hubo un caso en el Interior que una chica de un colegio denunció a un chico y el chico no le había hecho nada, y después le pidió disculpas porque no le daba bolilla. Eso es terrible también. Pero sabemos que estamos en una sociedad machista y que la peor parte se la lleva la mujer.

Juntos a la par. "Araceli es muy profesional, el personaje es muy difícil para ella. Llegaba al set y se convertía: no había posibilidad de que se distraiga con algo o relajarse", recuerda Mazzei sobre el rol que interpretó su mujer en Sola, para el que se levantó a diario a las cinco de la mañana. "Le puso todo, podés tener algún roce en algunas cosas que tengan que ver con la parte actoral ella, y con la parte de producción yo", reconoce sobre las dificultades que pueden surgir a la hora de trabajar en familia, y la imposibilidad de separar lo que sucede en el set de lo que pasa en casa. "El cansancio ayudó a que no nos peleemos tanto. Pero es verdad que hubo momentos en los que es inevitable", cuenta el actor, que apuesta a producir todo tipo de contenidos con el nuevo emprendimiento. Y al menos, una película al año.

—¿Cómo deciden embarcarse como productores en ese momento tan complicado del país?

—A mí me gustó siempre el tema de la producción. Cuando empecé, hace muchos años, hice mi propia producción de teatro independiente, que se llamaba Liberarte. Hice dos. Siempre me gustó lo que era el cine o el teatro. Televisión no, porque dependés mucho del canal; en el cine elegís vos a los actores, el guión. Así que empezamos con una idea de José de llamarnos a Ara y a mí para ayudarlo en un corto. Hizo el corto, lo presentó y las críticas fueron muy buenas. Gustaba mucho lo que hacíamos. Y dijimos: "Vamos a escribir una miniserie y la vamos a producir". Está escrita, y nos tienen que contestar en enero. Pero en el tiempo, en el lapsus, un día viene José y me dice: "Hagamos una productora". Le digo: "Sí, hagamos una productora juntos". "Mirá, yo tengo una idea que mi mujer soñó para hacer una película". Me la contó. "Me encanta la idea, hay que desarrollarla", le dije. Apareció un productor, le gustó y quería producirla. Pasaron meses y decía: "No, la plata la tengo que buscar". José es muy ansioso, Araceli también, el libro me gustaba mucho, a los actores que les dábamos el libro les encantaba la idea. Y dije: "Esto es una bicicleta". Y así fue como dijimos: "¿La hacemos nosotros? ¿Nos embarcamos en la locura?". "Sí". "¿Es un momento para hacer una película?". "No". "Bueno, ¡hagámosla!". Y así fue (risas).

—¿Qué querés que pase con la película?

—Yo particularmente quiero que le vaya bien por ella, por mi mujer. Porque es una luchadora y lo que hizo acá con este personaje a mí me encanta.

—¿Por el personaje o por su historia de vida?

—No, por su historia de vida, por ella. Ayudó tanto en la vida, que yo sé muchas cosas de su vida personal, de familia y todo, que realmente me encantaría que le vaya bien principalmente por ella. Y después obviamente armar una productora no es fácil, que dos personas que se juntan como José con Machado de un lado y Ara y yo del otro nos embarquemos en un proyecto así, con un país que hoy en día a los actores no les da… Creo que los actores que participaron también confían en que salga algo nuevo para que genere trabajo.

Fabián Mazzei en el rodaje de “Sola”
Fabián Mazzei en el rodaje de “Sola”

—Y más allá de que le vaya bien por ella, ¿el foco está puesto en los festivales? ¿Que Sola la rompa en la Argentina? ¿Querés recuperar la plata?

—No, la plata no. Si me fijo en la plata estoy muerto, porque es la primera película. Tal vez en una segunda pueda darme el lujo de decir: "Bueno, acá quiero ganar…".

—Lo ves como una inversión.

—Sinceramente, es una inversión porque hubo mucha gente que confío y colaboró, porque de lo contrario, hoy en día no se podría hacer este tipo de película. Y también por esa gente que apostó, me gustaría que le vaya bien. Ahora, si la próxima anda bien, sí, obvio, ya me quiero parar en otro lugar.

—¿Y no te vas a pelear mucho con Ara en la sociedad de la productora? 

—Mirá, creo que la voy a poner a actuar siempre (risas). Así no tenemos problemas.

Araceli González y Fabián Mazzei en Mar del Plata. (Foto: Christian Beliera/GENTE)
Araceli González y Fabián Mazzei en Mar del Plata. (Foto: Christian Beliera/GENTE)

—Si le preguntamos a ella en que momento sos insoportable y te querría echar, ¿qué me va a decir?

—Cuando dejo ropa tirada en el piso, o me baño y dejo todo tirado: ahí sí me quiere echar.

—Me acuerdo que en una época vos estabas medio saturado de sus historias de Instagram.

—Sí, sigue… No es que estoy saturado de la historia porque ella puede, pero en el momento que estoy yo, no me cabe. Me dan ganas que se quede sin batería.

—¿Le escondiste el celular alguna vez?

—No, el cargador. "¿Dónde está el cargador?". "No sé, no está". Eso sí es verdad.

En el rodaje de “Sola” participan entre otros: Araceli González, Fabián Mazzei, Miguel Ángel Solá, Mariano Martínez, Luis Machín, Monica Antonopulos y Griselda Sanchez.
En el rodaje de “Sola” participan entre otros: Araceli González, Fabián Mazzei, Miguel Ángel Solá, Mariano Martínez, Luis Machín, Monica Antonopulos y Griselda Sanchez.

—Han logrado que la familia funcione muy bien.

—Sí, gracias a Dios. Es una lotería y estoy agradecido a eso.

—Le escribiste algo a su hijo, Toto Kirzner, para su cumpleaños que es muy lindo: "Te debo mucho, mucho más de lo que te puedas imaginar".

—Sí, es verdad. Es un ser que tiene mucha luz, es un divino. Y Flor (Torrente) también es un regalo del cielo. Para mí, los dos son amor puro.

—Si viene Araceli después de 11 años de pareja, y te dice: "Probemos el poliamor". ¿Qué le decís?

—Me voy con Toto. Se viene a vivir conmigo, ya te lo digo. Soy un antiguo, olvidate. Aparte, no digamos pavadas, por favor. Si vamos a profundizar, profundicemos. No va, es una moda, o es una manera para justificar una acción de otro también. Podés decir públicamente el poliamor, pero no me gustaría que me metan los cuernos, ¿no?

—Lo podemos llamar poliamor o lo podemos llamar pareja abierta, como lo llaman otros que te dicen que el amor es uno solo.

—Igual, yo conozco parejas abiertas que no andan diciendo por ahí que son parejas abiertas.

—¿No hace falta hacerlo tan público?

—No. Yo sí soy consciente que no encaja porque soy de otra época.

—¿Te puedo encontrar revisando un celular?

—No, ni loco. A mí.

—¿A ella?

—Y, sí… Pero porque ella sabe la clave del teléfono, la clave de Instagram, la clave de los mails, sabe todo, todo, todo. Es muy celosa.

ENTREVISTA COMPLETA