Evangelina Anderson, Martin y Bastian Demichelis en la tribuna de River en el Bernabéu (Foto: Instagram)
Evangelina Anderson, Martin y Bastian Demichelis en la tribuna de River en el Bernabéu (Foto: Instagram)

El Santiago Bernabéu se estremece. Cuando todo parecía estar cuesta arriba luego del gol de Darío Benedetto, River acaba de alcanzar el empate a los 22 minutos del segundo tiempo, tras una primera etapa muy mala de los dirigido por Marcelo Gallardo. Es Lucas Pratto quien, tras una gran jugada colectiva, le da su pase a la red. Allí en lo alto, en la tercera bandeja de un estadio español tuvo el lujo (gracias a nuestro descalabro) de comprobar cómo se vive el fútbol (gracias a nuestra pasión) un niño de nueve años llora. Y no por capricho.

Bastian Demichelis residió en Argentina. Vive en Málaga, España, y nació —el 3 de mayo de 2009— en Munich, Alemania, gracias al trabajo de su papá: por aquel entonces, Martín Demichelis era defensor y figura del Bayer Munich. Pero hay circunstancias geográficas que nada tienen que ver con los designios del corazón. Es fanático de River. Y este domingo 9 de diciembre pudo asistir a la cancha para ver al equipo de los amores en el partido más importante de su historia.

Pero entonces, vino aquel maldito gol de Benedetto. Y Bastian creyó que se le escapa de las manos la Copa Libertadores de América. Hasta que vino el empate… Y lo gritó así, como lo filmó su mamá, Evangelina Anderson:

(Video: Instagram)

El posteo de la modelo en su cuenta de Instagram (con casi un millón y medio de seguidores) recibió miles de likes, incluido el de Sol Pérez, otra fanática del Millonario. Y también cientos de comentarios, y no solo de hinchas de River. Porque en la inocencia de este niño de nueve años —quien un rato después celebró hasta las lágrimas una nueva Copa Libertadores de América, luego del 3 a  1— está lo mejor del fútbol, aquel que muchas veces arruinamos los grandes.

Bastian, con sus papás (Foto: Instagram)
Bastian, con sus papás (Foto: Instagram)

SEGUÍ LEYENDO