Después de haber estado en el "infierno", como define él mismo al momento en que se enteró de que su hijo Noah (5) padecía cáncer, Michael Bublé presentará este viernes Love, su nuevo disco de temas románticos.

El esposo de Luisana Lopilato -con quien también tiene a Elías (2) y Vida (4 meses)-, había puesto en pausa su carrera en 2016, cuando recibió el diagnóstico de su niño. Y recién a mediados de este año, después de que el pequeño recibió el alta definitiva, decidió volver a los escenarios.

Ahora, finalmente, llegó su nuevo álbum de la mano de Warner Music, en el que decidió grabar clásicos como "Unforgettable", "Only have eyes for you" y "La vie en rose", tema en el que, según confiesa, habla "del amor que siento por mi esposa".

"Quería que el disco fuera una colección de historias cortas que expusieran mi visión del amor y reflejaran todo el espectro de sentimientos que acarrea esta palabra descomunal: asombro, felicidad, anhelo, tristeza, soledad… Cuando decidí volver a la música supe que tenía que ser con algo que realmente me apasionara, y creo que el resultado es uno de los mejores discos de este género que jamás se hayan publicado. No sólo por mí, ¿eh? Por cualquiera", explicó Bublé en una entrevista para CQ Noticias.

Con 60 millones de discos vendidos y cuatro premios Grammy en su haber, Bublé es uno de los artistas más importantes del momento a nivel mundial. Sin embargo, él tiene muy en claro que lo más importante de su vida son sus afectos. Y por eso, cuando la salud de su hijo lo puso contra las cuerdas, hasta pensó en la posibilidad de abandonar su carrera.

"Estaba dispuesto a dejar todo. Cualquier forma de vida pública. No sólo estaba preparado, es que sentía que era necesario renunciar al ego. Ese día fue el último que publiqué en redes sociales o que busqué mi nombre en Google o en un artículo. Incluso ahora, mi gente sabe que no me quiero enterar de nada de lo que se publica sobre mí, ni siquiera de lo bueno. Nunca. Y podrás creerme o no, pero me da igual si este disco vende una copia o mil millones, y no me importa lo que digan los críticos. Sé que he hecho algo tan  honesto, bello y auténtico que, un día, alguna de estas canciones le va a cambiar la vida a alguien que esté en su casa hecho una mierda. Y con eso me basta", contó Bublé.

Después de haber pasado lo peor que puede atravesar un padre, Michael disfruta a plano de su familia, que este año se vio bendecida con la llegada de una nueva integrante. Y asegura: "No le desearía ni a mi peor enemigo lo que yo he pasado, pero sí lse desearía a mis mejores amigos la perspectiva que me ha proporcionado. Ahora lo veo todo claro".

SEGUÍ LEYENDO