La celebración de un cumpleaños siempre está asociado a la felicidad y el festejo. Sin embargo, a veces los caprichos del destino hacen que lo que debiera ser un día de fiesta se vea empañado por alguna situación particular.

Es el caso de las Trillizas de Oro, quienes un día como hoy, hace 58 años llegaban al mundo para cambiar las vidas de Oscar Fernández y Paulina Alicia Rousse, sus padres.

Acaso por primera vez en las casi seis décadas que llevan como hermanas, no habrá brindis y las velitas quedarán para algún otro momento. Es que apenas han pasado diez días desde que la muerte de Geñi, la hija mayor de María Eugenia, golpeó de la manera más brutal posible a la familia.

Acostumbradas a reunirse en torno a la nutrida mesa familiar, con diez hijos y once nietos entre las tres, seguramente la Trilliza buscará refugio en María Laura y María Emilia, las mismas con las que cuando tenían apenas cuatro años iniciaron el camino a la fama protagonizando un comercial de televisión.

Las que, de la mano de su tío Lalo, explotaron en la pantalla chica en los Sábados Circulares de Pipo Mancera y de ahí no pararon más, forjando una larga y rica trayectoria que incluye cinco películas, trece álbums, veinticuatro discos simples, catorce programas de tevé y hasta una gira con Julio Iglesias, entre otros tantos hitos.

Las mismas que, como si todo tuviera que ser por triplicado en esa vida de película que construyeron desde su más tierna edad, formaron sus respectivas familias junto a los polistas Horacio Laprida -María Eugenia-, Ernesto Trotz -María Laura- y Clemente Zabaleta -María Emilia-

De la mano de sus maridos recorrieron el mundo, pero siempre retomaron sus raíces, esa Argentina de la que nunca quisieron irse, más allá que hace un año una de ellas vivió de cerca la peor cara de la inseguridad cuando cuatro delincuentes disfrazados de policías ingresaron en su casa de Pilar y la amenazaron a punta de pistola.

Claro, viendo en retrospectiva esa fractura de muñeca y las joyas que le robaron a María Emilia no son nada al lado de la pérdida de Geñi a causa de un despiadado cáncer de mama al que no pudo vencer pese a presentarle batalla durante más de dos años.

Por eso, cuesta imaginarse cómo vivirán las tres hermanas más famosas de la pantalla chica argentina este primer cumpleaños sin la mayor de las hijas de una de ellas, con todo lo que ello implica.

Aunque seguramente Geñi, desde el lugar que se encuentre, debe estar haciendo fuerza para que su madre y sus tías puedan seguir haciendo la misma vida alegre y divertida que ella pudo disfrutar durante los 34 años que compartió junto a ellas.

SEGUÍ LEYENDO