Con dos millones de seguidores en Twitter y casi el doble en su cuenta de Instagram, Jimena Barón es una asidua usuaria de las redes sociales, donde suele compartir y canalizar todo lo que le sucede.

 

Sin embargo, la actriz y cantante sufrió el bloqueo de su cuenta a partir de uno de sus tantos tuits.

En tono de broma, la artista había escrito un mensaje que rezaba "alguien que venga a suicidarme", lo que fue interpretado al pie de la letra por la red social del pajarito. Y le valió la censura.

Sin embargo, ni siquiera esto le hizo perder su habitual buen humor a Jimena, quien le dedicó un mensaje a Twitter. "Twitter, tomate un humoril", expresó desde su Instagram Stories, junto a otra leyenda que decía "me pueden pegar tranquis que no puedo defenderme hoy".

En definitiva, un parate obligado para la nueva incorporación al Bailando 2018, quien seguramente de ahora en más lo pensará mejor antes de escribir algún término que le pueda valer otra sanción de este tipo.

SEGUÍ LEYENDO: