"Ella está muy bien", dice Cacho Fontana sobre Pinky, para de inmediato agregar: "Y yo estoy tan bien como ella". Porque al fin los dos viven una situación similar. Por eso no es casual que cierre con una reflexión tan propia de su estilo: "Tendremos las marcas que nos dejó la vida, pero están muy bien disimuladas".

Referentes de la radio y la televisión, maestros de maestros, Norberto Palese (tal el nombre de Cacho, de 86 años) y Lidia Elsa Satragno (famosa como Pinky, de 82) se recuperan en la clínica de rehabilitación Inter Plaza. Y desde allí hablaron con Eduardo Feinmann y Luis Novaresio para Radio La Red: los periodistas -en una idea por demás acertada- quisieron honrar el Día del Locutor conversando con ellos en la mañana de este martes.

"Estoy acá, con Lidia. Sí, está conmigo. ¡Mirá adónde nos vinimos a encontrar! -bromeó Fontana-. Después de tanto tiempo (hacía ¡30 años! que no se veían), de pasarme 24 horas con ella… porque eso no lo puede negar: lo hicimos para Malvinas, pero estuve 24 horas con ella".

Aquella famosa transmisión del 8 de mayo de 1982, donde se juntaron fondos para los combatientes de la Guerra de Malvinas, no es lo único que compartieron: en los 60 estuvieron durante muchos años en Dar en el blanco con Extracto de Blanco, por ejemplo.

Pinky y Cacho, en “24 horas por Malvinas” (Fotos: Archivo GENTE)
Pinky y Cacho, en “24 horas por Malvinas” (Fotos: Archivo GENTE)

"(Pinky) está muy bien, se está reponiendo muy bien. Ella misma se abandonó un poquito -reconoció Cacho, el primero que respondió el llamado de Noversio y Feinmann-. Ahora está con pilas nuevas. Espero que muy pronto estemos haciendo un comercial, que ya tenemos una propuesta. Es una pareja que todavía puede dar que hablar…".

Minutos después, Pinky salió al aire. "Buen día. Estoy afónica", se disculpó. "¿Como va?", la saludaron. "Y… afónica no voy muy bien", respondió rápido, con una humorada. "¿Van a filmar un comercial con Chacho?". "Dijo eso? Él es el único que está enterado…", retrucó.

Fontana también habló de su salud. "Estoy muy bien. Hace un tiempo que estoy en una clínica donde me han hecho de nuevo. Pero por dentro (uno) tiene debilidades, entonces hay que apuntalarlo, como lo están haciendo aquí. Y estar como estoy hoy: mantener mi voz, mi espíritu, mis ganas, mi voluntad", dijo el conductor, quien destacó que en ese momento estaba desayunando con su hija, Antonela Palese: "Ese es un premio muy especial. Estoy muy feliz".

Al tiempo que sueña con volver a trabajar ("Estoy esperando alguna cosa más en la trayectoria: apenas 86 años, creo que no es mucho…"), anunció que el festejo por el Día del Locutor "este año va a ser real": el viernes habrá una reunión de todos los profesionales.

"Pero, ¿qué es ser locutor?", lo consultaron. "Lo que quieren ser los actores -contestó, con ironía-. Está dicho con humor. Con humor, y no tanto… Porque lo hacen muy bien: quien ve tomar una cerveza a (Ricardo) Darín, se quiere tomar la cerveza de inmediato. Eso no se puede negar". Y resaltó la figura de Santiago Del Moro: "Conduce un programa difícil, muy complejo, y lo hace muy bien".

Tras la charla con Novaresio y Feinmann, quienes en todo momento les hicieron saber su admiración, se despidieron. "Un beso para cado uno de ustedes", saludó Pinky. "Otro beso mío para cada uno de ustedes, aunque no es el mismo…", se sumó Fontana, pícaro.

SEGUÍ LEYENDO