"Son cosas de la vida conyugal", explicó el Chato Prada sobre su pelea con Lourdes Sánchez. Al menos eso decía el mensaje que le envió a Andrea Taboada, y que la panelista de Los ángeles de la mañana leyó al aire… ¡enfrente de Lourdes!

La bailarina, ya incómoda, sólo atinó a asentir con la cabeza. Y a decir "Bueno…", levantando las cejas. "La reconciliación es fogosa", intentó mediar Mariana Brey, procurando enviar un mensaje positivo. "Todavía no. No…", descartó la conductora de El Universo de Lourdes.

Pasan situaciones que yo exploto y él explota, y bueno…

Taboada quiso saber más: "¿No se ponen de acuerdo con la crianza de los niños?". "No -desestimó Sánchez, quien con el productor de Marcelo Tinelli tiene un hijo pequeño, Valentín Prada-. Pasan situaciones que yo exploto y él explota, y bueno…".

Una comprensiva Florencia de la Ve empezó a explicar que "con un chico en la casa es difícil, cuando los dos trabajan, cuando tenés prioridades…". Y entonces, junto a un timorato sí, a Lourdes se le escaparon varias lágrimas.

Todo esto sucedió en el programa de Ángel De Brito luego de que la bailarina hiciera pública la pelea, contando que había bloqueado a su pareja de todas la redes sociales, incluso el WhatsApp.

Pero al dejar los estudios de El Trece, Lourdes escribió un mensaje en Instagram. "Estoy bien, solo triste -les contó a sus seguidores- porque no me gusta pelear con mi pareja y que esté mi hijo escuchando". No obstante, se mostró esperanzada con una reconciliación porque la diferencia con el Chato no es "nada que no tenga solución".

La situación de Lourdes y el Chato remite de inmediato -aún con sus matices, por supuesto- a la crisis que viven Adabel Guerrero y Martín Lamela, tal como lo mencionó De la Ve. Ocurre que luego del nacimiento de Lola, la primera hija de Adabel, comenzaron las asperezas en la pareja. "Para mí, era el enemigo que llegaba a casa", dijo Guerrero sobre Lamela.

Martín, Adabel y Lola
Martín, Adabel y Lola

En uno y otro caso, solo queda esperar sendas reconciliaciones.

SEGUÍ LEYENDO