"No tenía pensado venir (a la Argentina) porque tenía una familia armada. Estar acá me costó el divorcio después de 17 años de matrimonio". La decisión de cruzar el charco, como suele decirse, y dejar atrás su Montevideo natal para trabajar en Buenos Aires no fue una decisión fácil para Mónica Farro. Como ella misma dijo, tuvo que resignar su relación con el ex futbolista Enrique Ferraro; y, lo más importante para ella, debió alejarse del hijo que tienen en común, Diego.

En una entrevista con el programa Vino para vos, la vedette uruguaya describió a Diego, que tiene 23 años, como un joven "tranquilo, generoso, bueno, estudioso e inteligente", con quien mantiene una excelente relación a pesar de la distancia: "Cuando vivíamos juntos estaba siempre encima suyo. En los últimos años ya no me dejó meterme en sus cosas, me dice 'basta, Farro'. No conozco el día a día de él y no me puedo meter porque es su vida, pero es un chico muy tranquilo. Yo le dije 'probá lo que quieras pero tené cuidado con todo'. Más allá de que no me deja entrar en su vida yo sé todo. Supe de su primera vez antes que el papá".

Ella se definió como una madre muy meticulosa: "Siempre fui la que puso los límites, el orden, la que lo obligaba a comer, a lavarse los dientes… Pero siempre lo dejé ser. Es deportista y siempre tuvo una vida sana. Por eso estoy tranquila. Tiene mi nariz, mis labios y la forma de mis ojos…"

Diego, el hijo de Mónica Farro
Diego, el hijo de Mónica Farro

A través de un video muy íntimo y sincero, el propio Diego le envió saludos a su madre y le manifestó el orgullo que siente por ella: "Haber cruzado el charco no fue fácil porque hubo que sacrificar un montón de cosas. Cuando te cae la ficha de todo lo que sacrificaste, hay que bancársela y hay que tenerlos bien puestos, no es para cualquiera… Gracias a Dios estás haciendo lo que te gusta, lo que te apasiona y lo que amás y no todo el mundo tiene la posibilidad de hacerlo".

"Eso no llega por suerte o por casualidad sino porque te hiciste camino trabajando duro, esforzándote y creciendo poco a poco y mejorando todos los días. Sé que vas a seguir mejorando día a día porque en esta vida no hay techo. Así que si en algún momento bajás los brazos te mato. Gracias al ejemplo que tengo de vos y de mi viejo que hacen las cosas que les gustan y les apasionan. Te dejo un beso, te amo y estoy muy orgulloso de vos", concluyó el joven.

Farro se emocionó y no pudo evitar las lágrimas al escuchar sus palabras. "¿Viste lo que es? Cómo no me voy a emocionar con este hijo… El amor que me tiene a pesar de que no me tiene físicamente, pero me tiene en todo igual. Creo que lo amo tanto que por eso no tendría otro, es inexplicable. El único hombre en mi vida que va a existir siempre".

 

Unos minutos más tarde la vedette uruguaya recibió otro mensaje muy especial. Leandro Herrera, el personal trainer que conquistó su corazón después de su separación con Juan Suris, le dedicó unas tiernas palabras, y ella respondió: "Siento mucho amor. Pero el amor para mí es algo diferente a lo que es para el resto de las personas. En mi vida lo diferencio y lo separo de muchas partes. El amor que le tengo (a Herrera) como hombre no se lo tengo a nadie porque me demostró que es una persona totalmente sana. No me va a escuchar decírselo muchas veces, pero se lo digo: amo a esa persona. Pero así como amo puedo odiar en segundos porque viene todo mi mundo de atrás".


LEA MÁS: