Gisela Berger (29) la envolvió con cuidado en una mantita blanca ("compre toda ropita blanca porque no sabía el sexo", le confió a una amiga). Y cerca de las seis y media de la tarde, dejó el Sanatorio los Arcos donde el lunes 23, a las 16.44 había sido mamá por primera vez.

Muy cerca la acompañaba Daniel Scioli (60), quien estuvo atento a cada uno de los detalles para que la flamante mamá estuviera super cuidada y atendida: "Gracias, muchas gracias", dijo el diputado electo a cada una de las enfermeras y empleados del centro médico.

Francesca, que nació pesando 3,300 kg, bajó apenas 150 gramos, y la mamá se recuperó muy bien de la cesárea en los cuatro días de internación. La pareja vivió estas primeras horas en la más absoluta intimidad, sólo los visitaron sus mejores amigos y su familia: Lorena Scioli y su hijita Camilia ("Es una supermamá con sus bebés, Camila y Felipe. Es divina. Me dio un montón de consejos sobre el parto ", contó la ex bailarina de ShowMatch), Lautaro Mauro (íntimo de Scioli) y los padres de Gisela, Heraldo y Adriana, quienes viajaron especialmente de Córdoba para estar cerca de su hija.

Ni Berger ni Scioli conocían el sexo del bebé, tanto es así que durante el parto el ex gobernador llevó dos papelitos con los nombres elegidos: Francesca si era nena, y Giorgio si era varón. " En el quinto mes, me hice una ecografía y no se dejó ver. Y me encantó la intriga", confió la modelo pocos días antes del parto.

"El día más importante de mi vida !! Que felicidad !! con mucho amor te recibimos!! Bebé", había escrito ella en su cuenta de Twitter apenas minutos después de dar a luz a la pequeña, rebozante de felicidad.

"Con Daniel estamos en una etapa de superación, de trabajar para dejar atrás un montón de cosas, algo que no se logra de un día para el otro. Es un proceso que lleva su tiempo", reconoció Berger durante una entrevista con la revista Gente, poco antes de dar a luz.

"Él me dijo que quería formar una familia porque, por un lado, con Karina Rabolini nunca había podido tener hijos y, por el otro, reconoció a su hija Lorena a los 16 años, y esto era lo que le faltaba", había contado Gisela durante su visita a "Pamela a la Tarde", el ciclo que conduce Pamela David por la pantalla de América.

La modelo sólo aumentó cinco kilos durante el embarazo, y más allá de alguna molestia se recuperó muy rápido de la cesárea. "Tuve todos los síntomas de la típica embarazada –náuseas, vómitos–, lo que hizo que al principio bajara de peso hasta el cuarto mes. Después empecé a recuperar. Llegué a mi peso en los dos últimos meses, y para el parto voy a estar cinco kilos arriba: llegué a 61", le confesó Gisela a Gente.

En La Ñata a Francesca la espera un cuarto especialmente decorado por su mamá: todo en blanco, con un gigantesco oso de peluche (que le regalaron cuando nació) y detalles elegidos con amor y cuidado. "De chica siempre soñé con tener una familia grande, numerosa. Las mujeres tenemos ese instinto", confió la mamá emocionada.

LEA MÁS: