Ricardo con sus hijos Felipe y Martita y Gustavo Martínez
Ricardo con sus hijos Felipe y Martita y Gustavo Martínez

El 24 de febrero del 2004 fue sin dudas uno de los días más importantes en la vida de Ricardo Fort (1968-2013): se convirtió en papá de Martita y Felipe, gracias al método de subrogación de vientre. Aunque él tuvo su reality y no le molestaba exponer sus intimidades en televisión, siempre resguardó a los pequeños y casi no se conocen fotos de ellos siendo bebés.

En esta imagen, se puede ver a un joven Ricardo (36 años en ese momento), sosteniendo a upa a los mellizos, de apenas meses de vida, uno en cada brazo. Llama la atención el tamaño de los bebés, muy chicos en comparación con los pectorales de su padre.

En la foto se ve la sensación de tranquilidad y paz en la cara del ex Bailando, tras haber cumplido su mayor deseo: ser padre.

"Cuando tuve a mis hijos era un tipo que salía todas las noches. Vivía en Miami, siempre de joda. Con ellos dejé todo, para asumir el rol de padre con responsabilidad. Son mi prioridad absoluta. Todos mis miedos pasan por ellos: estoy atento a que no les pase nada, que no se enfermen. Mis hijos y yo formamos una familia perfecta", había dicho en diálogo con Gente en el 2009.

El chocolatero, fallecido en noviembre del 2013, se convirtió en papá gracias a un alquiler de vientre que realizó en Estados Unidos, un método que en su momento generó polémica: "El prototipo de familia normal o tradicional ya no existe. Si el capricho es tener hijos, todo el mundo lo tiene. Todos deciden tener hijos para concretar su sueño, alcanzar una meta".

Ricardo Fort
Ricardo Fort

Aunque nunca se llevó bien con su padre Carlos (fallecido en el 2007), el empresario pudo comprender el deseo de su hijo: "Yo no disponía del dinero como ahora. Pero él me ayudó a financiar todo el proceso de la paternidad. Cuando le dije se quedó callado. Me dio la plata. Me acabo de dar cuenta de eso, que lo pagó él. Mi viejo me regaló lo más importante que tengo en la vida".

Actualmente los mellizos están bajo el cuidado de Gustavo Martínez, amigo y ex pareja de Ricardo. "Los chicos son divinos, son mi vida. No salgo a ningún lado sin ellos, lo único que hago es trabajar y estar con ellos", había dicho el tutor de Martita y Felipe a Teleshow hace un tiempo.

LEA MÁS: