La China Suárez, su relación con el dinero y la casa que le habría dejado Benjamín Vicuña

En la primera nota que dio tras el escándalo con Mauro Icardi y Wanda Nara, la actriz que lleva más de la mitad de su vida trabajando, habló de cómo se maneja con la plata

China Suárez
China Suárez

Su primer trabajo fue en el 2000 cuando tenía nada más que ocho años y apareció en un episodio del unitario Tiempo Final, dos años más tarde debutó en Rincón de Luz y de ahí en más no paró de trabajar: televisión, giras teatrales y cine. Sin embargo, a pesar de haber estado en los medios las dos terceras partes de su vida, la China Suárez asegura que no tiene ahorros.

En la entrevista íntima que brindó a Alejandro Fantino, la actriz habló de su relación con el dinero. “No tengo ahorros pero me pude comprar mi propia casa que en este país no es poco. Mis amigos en Casi Ángeles tenían dos departamentos y yo cero. Me gastaba toda la plata en ir de vacaciones, me alquilaba una casa en Pinamar para mí y mis amigos”.

Además, se definió como “confiado con la vida” y aseguró que le “fallaron muchas veces”: “Soy demasiado desprendida y para mí la plata está para gastarla y eso es de mi papá”.

La China Suárez en Jujuy (@sangrejaponesa)
La China Suárez en Jujuy (@sangrejaponesa)

Aunque la China aseguró que se pudo comprar su propia casa, hace unos días una periodista chilena habló de la relación entre la ex Casi Ángeles y su ex suegra, mamá de Benjamín Vicuña, y aseguró que la casa en realidad se la había dejado el chileno.

“El conflicto no tiene que ver con una cuestión económica sino con un tema moral. Creo que la mamá le dijo a Vicuña: ‘Es l mamá de tus hijos, pero mirá lo que te hizo, ¡cómo le vas a dejar la casa!”, dijo Mariela Sotomayor en referencia al inmueble al que se mudó poco antes de separarse del papá de Magnolia y Amancio.

Luego explicó sobre la relación entre las mujeres: “Me comentaron que cuando la mamá de Benjamín supo todo este escándalo que hubo con la China, se enojó muchísimo con él, incluso llegó a dar parte por Carolina (Pampita). La China no tenía la mejor relación con la señora Isabel. Ella llegaba y quería disponer, mandar. Que era medio caprichosa y que si no le hacían el gusto se iba, se volvía loca, cerraba la puerta, no miraba a nadie, no saludaba a nadie”.

Además, en diálogo con Rodrigo Lussich agregó: “La madre le está diciendo que tenga cuidado con lo que está haciendo. Mal que mal, chiquillos, será una familia adinerada pero con la pandemia los adinerados cambiaron harto, con el estallido social... Están cuidando sus lucas, tienen miedo de las nuevas elecciones”.

Tiempo atrás en Los ángeles de la mañana Yanina Latorre aseguró que la casa en la que vivía la actriz antes de estar en pareja con el chileno se la había dejado a su nombre Nicolás Cabré tras su separación, para que ella viviera con la hija que tienen en común, Rufina.

El lunes, por primera vez tras el escándalo con Wanda Nara y Mauro Icardi, Eugenia habló en televisión. “Siempre se va a hablar. Ya lo tengo aceptado, pero no es ‘el precio de la fama’, porque siempre odié esa frase. Es el precio de la libertad con la que vivo yo, desde que soy muy chica. Hay gente a la que le da más miedo ‘el qué dirán’. A mí nunca me importó, ni en el colegio, en el trabajo. Tiene que ver con tener los pies sobre la tierra y decir: ‘¿Qué me está pasando? ¿Estoy en el medio de un terremoto? Sí. ¿Mis hijos tienen salud? Sí. ¿Mis amigos me quieren? Sí’. Trato de ver todo como si fuera desde arriba, como si saliera de mi cuerpo para ver todo lo que está pasando afuera y decir: ‘Lo más importante, que es la salud, lo tenemos. El resto se puede arreglar’”, dijo.

Además, dijo que no es una persona que dé explicaciones: “Yo ni a un novio me banco que me venga a preguntar ‘¿Donde saliste, con quiénes estuviste, quiénes estaban?’... No tengo tolerancia para esas cosas. Hay algo que tiene que ver con la intimidad y con la privacidad que yo quiero mantener a lo largo de mi vida. Yo no soy un personaje, yo soy yo... Ojalá me hubiese salido hacer un personaje. A mí me quieren y me odian por las mismas razones: por mi personalidad”.

SEGUIR LEYENDO: