Lejos de las cámaras y los micrófonos: el trabajo anónimo de Dante, el hijo de Sebastián Ortega y Guillermina Valdes

Aunque incursionó en los medios, el joven de 20 años tiene un empleo que no tiene nada que ver con el ámbito de sus padres

Dante Ortega
Dante Ortega

Dante, el hijo mayor de Sebastián Ortega y Guillermina Valdes formó parte del Cantando el año pasado y está dando sus primeros pasos en el mundo del modelaje. Sin embargo, el joven de veinte años también tiene otro empleo que poco tiene que ver con el medio.

Según el video y las fotos que compartió la cuenta de Instagram Chusmeteando, el hermano de Paloma y Helena trabaja como mozo en el restaurante del Jardín Japonés, en el barrio de Palermo. En las imágenes se lo ve con barbijo y campera negra limpiando una mesa.

En sus redes sociales Dante no tiene posteos, solo algunas historias destacadas de sus trabajos como modelo, pero en ningún momento hizo mención a su labor como mozo en el reconocido restaurante. Gracias a su bajo perfil y al tapabocas de uso obligatorio, la mayoría de los comensales no se darían cuenta que quien los atiende es en realidad el hijo del productor y de la modelo y flamante jurado del nuevo segmento de ShowMatch, La Academia.

Dante Ortega, mozo en el Jardín Japonés

Además de modelar, el año pasado Dante formó parte del Cantando 2020, siendo uno de los asistentes de uno de los coachs del certamen conducido por la pareja de su madre. “Marce se lo ofreció sabiendo que él no se quiere mostrar porque su camino es otro y todavía se está preparando. Surgió esta oportunidad y está muy contento. Obviamente va con todos los cuidados necesarios, pero en este período tan complejo para los adolescentes, fue un incentivo”, contó Valdes el año pasado.

Hace unos meses, en un video que compartió en sus redes, el joven músico habló de los prejuicios: “Podés estar con un flaco y no ser gay o bisexual. Experimentar es parte del aprendizaje de cada uno. Hay mucha determinación en lo que es ser mujer, ser hombre, hetero, gay o bisexual. Vayamos borrando toda esa cosa. Lo mejor es que cada uno haga lo que quiera, sin prejuicio, sin creerse mejores. Total, puede haber pibes que juegan al fútbol y le gustan los pibes, y otros que se pintan las uñas y le gustan las pibas”.

Luego habló de su experiencia personal: “Mi hermana siempre odió las Barbies, y mi abuela la llevaba obligada a la casa (de Barbie). A mí me encantaban, pero nunca me llevaban. Yo iba con mi primo a ver los autitos y no quería estar ahí, quería estar en la casa de Barbie. Yo de pendejo soy muy suelto. Me encantaba pegar figuritas de High School Musical, cantar las canciones, la pasaba bomba. Pero cuando iba al colegio era un infierno, porque las dos cosas que tenía para hacer eran fútbol o jugar con robots”.

La semana que viene Guillermina debutará como jurado de La Academia, en reemplazo de Ángel de Brito que sigue en Miami tras haber sido diagnosticado con coronavirus. “Señores, hoy le he hecho un pedido especial a alguien muy cercano a mí porque no está la señora Valeria Lynch. Ella es actriz, fue top model, recorrió las pasarelas más importantes de la moda nacional e internacional. Esto va a quedar como una chupada de medias, porque es grosa…”, dijo Macelo Tinelli al presentar a Valdes en aquella instancia. Y continuó: “Es empresaria, creadora, diseñadora de su propia marca de zapatos. Qué voy a decir yo que soy el marido: una de las mujeres más lindas de la Argentina. Es su debut como jurado así que la van a tener que apoyar”.

SEGUIR LEYENDO: