Iván de Pineda se tentó de risa al aire y no pudo seguir adelante con su programa: “¡Estoy explotado!”

El conductor de Pasapalabra estalló con una carcajada ante una respuesta errónea de Mauricio D’Alessandro y tardó varios minutos en recuperarse

Iván de Pineda se tentó de risa (Video: "Pasapalabra", Telefe)

Si hay un conductor culto y profesional, ese es Iván de Pineda. En más de una oportunidad, el ex modelo ha hecho gala de su talento a la hora de encabezar, sobre todo, programas de preguntas y respuestas. Sin embargo, este sábado, no pudo controlar un ataque de risa en medio de del aire y tuvo que tomarse algunos minutos como para poder recobrar la compostura y seguir adelante con la edición de Pasapalabra, por Telefé.

Todo comenzó cuando, en uno de los juegos, Mauricio D’Alessandro cometió un error que terminó con una carcajada interminable del conductor. Junto con el abogado, estaban invitados en el piso Nazarena Vélez, Ezequiel Campa, Nati Jota, Débora D’Amato y Germán Tripel. Y, cada uno de ellos, fue contestando las distintas preguntas del conductor. Hasta que le llegó el turno al abogado quien, frente a la consulta de Iván, terminó confundiendo las “liendres” con las “ladillas”.

“¿Cuál es el nombre del huevo de piojo que suele estar adherido a los pelos de los animales huéspedes de este parásito?”, fue la consulta de Iván. Y la respuesta del D’Alessandro fue contundente: “Ladilla”. “Bueno, liendre”, aclaró el conductor, que en un principio intentó disimular la gracia que le había causado la equivocación del letrado. Sin embargo, con el correr de los segundos, la risa se le volvió incontenible.

Inevitablemente, todos los participantes del día también soltaron su carcajada. “Espero que no sea autorreferencial”, comentó irónico de Pineda. Pero Mauricio, firme en su postura, señaló: “Es que son parecidos, la única diferencia es la ubicación”. “Ladilla es otra cosa...”, dijo entonces el conductor. Pero ante la insitencia del abogado, que seguía justificando que era “chiquitita”, Iván no pudo contenerse y confesó: “¡Estoy explotado, no puedo más!”.

Iván de Pineda es uno de los conductores más requeridos en las galas
Iván de Pineda es uno de los conductores más requeridos en las galas

Lo cierto es que, cuando intentó seguir adelante con el programa, el conductor no pudo continuar. Era el turno de Campa, quien debía responder las preguntas del Rosco, pero él no lograba recobrar la seriedad como para comenzar a leer el cuestionario. “Es buenísimo que no pueda parar de reírse”, dijo Nazarena, sorprendida frente a lo que le ocurría a de Pineda. Y, aunque intentó respirar hondo varias veces, Iván no pudo recomponerse. “Esto no es profesional, perdonen”, reconoció entonces.

Así fue como, recién después de dos minutos de risas constantes y haciendo un gran esfuerzo mental, de Pineda pudo seguir adelante con la rutina del programa. Pero el momento, obviamente, generó una gran repercusión en las redes sociales, dónde todos los fanáticos del ciclo hablaron de la risa de Iván. Y dejaron en claro que terminó tentando también a los televidentes que estaban del otro lado de la pantalla.

Después de varios años en ElTrece, Iván desembarcó con este clásico ciclo de entretenimientos en el canal de las pelotas en el mes de marzo. “Todo el equipo de producción, todas las personas que hacemos este programa lo amamos profundamente. Nos divertimos, la pasamos bien. Todos los días cuando hacemos Pasapalabra nos llevamos algo, aprendemos. Y nos encanta compartirlo con la gente que lo ve, donde quiera que esté, con los participantes en el estudio, con los invitados que muy generosamente vienen a jugar, a pasarla bien y a sumarle”, había dicho entonces en diálogo con Teleshow.

SEGUIR LEYENDO: