Guillermo Coppola fue internado por problemas respiratorios

Al empresario y ex representante de Diego Armando Maradona le quedaron secuelas de cuando contrajo COVID-19 a principios de enero

Guillermo Coppola (Maximiliano Luna)
Guillermo Coppola (Maximiliano Luna)

Guillermo Coppola fue internado este domingo en el Sanatorio Finochietto por problemas respiratorios. Según se informó serían secuelas de cuando contrajo COVID-19 en el inicio de 2021, aunque él mismo se encargó de llevar tranquilidad al asegurar que “gracias a Dios, está todo muy light”.

Al empresario e histórico representante de Diego Armando Maradona le diagnosticaron coronavirus en los primeros días de enero. En su momento, explicó que decidió realizarse los análisis luego de presentar fiebre y tos seca. “Mi síntoma fue 37,8 un rato, lo que no tengo es ánimo, siento como si me hubiesen golpeado, un dolor de cintura y un poco de cabeza”, comentó en aquella oportunidad mientras se encontraba aislado y preocupado con el temor de haber contagiado a algún familiar.

Afortunadamente transitó la enfermedad sin grandes complicaciones, aunque le habrían quedado secuelas que se verían reflejadas en síntomas como agitación al momento de hablar.

En este contexto, Coppola fue internado este domingo en el Sanatorio Finochietto donde permanecerá los próximos días para ser sometido a diversos estudios de control.

En un audio que envió el propio representante de 73 años al programa Mauro, La Pura Verdad (América TV), confirmó: “Estamos aquí, haciéndonos controles por temas respiratorios pero todo muy muy light, gracias a Dios”.

Mientras se ratificó la internación de Coppola, en el programa de Mauro Viale se encontraba al aire el médico cardiólogo, Fernando Cichero, quien fue consultado al respecto de las secuelas del COVID-19. “El tema de la ventilación es la secuela más común por ser una enfermedad respiratoria. Lo que notan muchos pacientes es que si uno está sentado hablando a una velocidad más o menos normal, no sienten síntomas de cansancio pero si salen a caminar o quieren hablar caminando, se agachan a levantar algo rápidamente, o quieren hacer una corridita, empiezan a notar que les falta el aire”.

“Lo más probable es que todas las membranas del pulmón se inflamen con el coronavirus. Por eso es que muchos pacientes hasta el tercer o cuatro mes después de haber tenido COVID tienen ese síntoma de cansancio o fatiga”, profundizó el médico.

Por la pandemia, Coppola cambió sus hábitos. Considerando que por su edad se encuentra dentro del denominado grupo de riesgo, transitó gran parte del 2020 sin salir de su casa. Solo asistió (y tuvo un alto nivel de exposición) a fines de noviembre al velorio y entierro de quien fuera su amigo de toda la vida, Diego Maradona.

Secuelas del COVID-19

La que presentó Coppola es una de las tantas secuelas que puede dejar el COVID-19. De acuerdo con un estudio de investigadores independientes con expertos de varios países, el coronavirus puede dejar hasta 55 secuelas y al menos 5 síntomas persistentes como la fatiga, dolor de cabeza, trastorno de atención, caída del cabello y disnea.

Según la investigación, la fatiga es el síntoma más predominante después de que una persona se recuperó de la enfermedad, ya que estuvo presente en 58% de los casos.

Le siguen el dolor de cabeza con 44%, trastorno de atención con 27%, la caída del cabello con 25%, y la disnea (ahogo o dificultad para respirar) con 24%.


SEGUIR LEYENDO: