Cuatro actrices y un actor que reconocieron haber grabado escenas pasados de copas

Por pudor, por diversión, para darse coraje, distintos son los motivos que esgrimen algunos artistas para justificar filmar momentos clave con la ayuda extra del alcohol

infobae-image

Al verlos en pantalla transmiten seguridad y encanto. La actuación fluye y los espectadores agradecen el compromiso de ese artista con su personaje. Sin embargo, lo que logran transmitir no siempre es cuestión de talento, oficio o entrega. En algunas ocasiones recurren a la ayudita extra que no otorga ni un entrenador ni un compañero sino un buen trago de alcohol. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la ingesta nociva de bebidas alcohólicas causa 2,5 millones de muertes cada año en el mundo. Pero cuando se lo bebe con moderación puede ayudar y estimular sin que el bebedor caiga en infiernos de los que resulta casi imposible salir. Pequeña lista de actores que se pasaron de copas para armarse de valor sin perjudicar sus carreras ni sus vidas.

Jennifer Lawrence y una disculpa con mamá

Si algo distingue a esta actriz es no tomarse demasiado en serio el mundo Hollywood y mostrarse más humana que estrella. En el 2013 fue la protagonista indiscutible de la ceremonia de los Oscar por dos hechos. El primero fue haber ganado la estatuilla a la mejor actriz y el segundo, darse tremendo porrazo al subir al escenario para recibirlo. La caída fue tema mundial. Se especulaba que había sido el vestido, los zapatos con taco de vértigo, los nervios o que estaba alcoholizada.

 Jennifer y una caída por culpa de los tacos
Jennifer y una caída por culpa de los tacos

La actriz salió al cruce de rumores y dio la explicación de por qué pasó lo que le pasó. “Estaba en la premiación, esperando a ver si decían mi nombre, y no paraba de pensar ‘cakewalk, cakewalk’ (en inglés, ‘cake’ significa ‘tarta’ y ‘walk’, ‘caminar’). Y pensé: ‘¿Por qué no paro de pensar en esto?’. Empecé a subir las escaleras y me pisé el vestido, recordé lo que me había dicho mi estilista: ‘Kick, walk, kick, walk’ (‘kick’ es golpear). Se supone que hay que dar un golpe al vestido hacia delante cuando vas caminando. ¡Se me olvidó por completo porque no paraba de pensar en tartas! Y por eso me caí”.

Espontánea y sincera también reveló que para filmar su primera escena de sexo recurrió a la ayuda de un buen trago. “La escena fue realmente bizarra”, reconoció en The Hollywood Reporter. Debía filmar con Chris Pratt y los nervios se sentían. “Mi co-estrella está casado. Era mi primera vez besando a un hombre casado y la culpa es la peor sensación en tu estomago. Sabía que era mi trabajo, pero no podía decirle eso a mi estómago”, confesó.

La actriz superó la incomodidad de una escena con Pratt recurriendo a un trago de alcohol. Photo © 2016 Sipa Usa/The Grosby Group
La actriz superó la incomodidad de una escena con Pratt recurriendo a un trago de alcohol. Photo © 2016 Sipa Usa/The Grosby Group

La solución estaba en una mesa. “Me emborraché muchísimo. Pero luego eso me llevó a tener más ansiedad, y cuando llegué a casa estaba como '¿qué he hecho?”. Para no sentirse tan culpable, después llamó a su mamá para preguntarle si estaba bien lo que había hecho.

En 2017 apareció un video de la Jennifer practicando pole dance en un boliche y bastante pasadita de copas. Lejos de mostrarse culpable emitió un comunicado en redes que decía: “Tuve una explosión una noche”. Por ahora, parece que la actriz tiene todo bajo control.

Margot Robbie y tres ayudas de tequila

Para más de un artista la propuesta de seducir a Leonardo Di Caprio y que encima le paguen debe ser algo así como “tocar el cielo por las manos”. Pero para la actriz Margot Robbie no fue tan simple. La película El lobo de Wall Street, protagonizada por Di Caprio y dirigida por Martin Scorsese, la llevó a la fama y a una nominación al Oscar. Pero para llegar a ese final tuvo que pasar por varias situaciones incómodas.

En la piel de Naomi Lapaglia debía seducir a Jordan Belfort (Di Caprio) sentada en el suelo con un ‘minivestido’ y sin nada de ropa interior. “No aparece cuando estás viendo la película, pero en realidad estamos en una habitación pequeña con 30 miembros del equipo técnico. Todo hombres. Durante 17 horas estoy fingiendo estar tocándome. Es solo una cosa muy extraña y debes enterrar la vergüenza y lo absurdo, fue realmente incómodo, profundo y completamente comprometido”.

Tres copas de tequila ayudaron a Robbie a seducir con soltura a Di Caprio en El lobo de Wall Street
Tres copas de tequila ayudaron a Robbie a seducir con soltura a Di Caprio en El lobo de Wall Street

En otra escena el guión indicaba que debía aparecer desnuda frente al actor. La actriz, que entonces tenía 23 años, dudaba, pero su agente la tranquilizó: “Si te toca hacer un desnudo, este es el director con quién deberías hacerlo”. Viendo su incomodidad el director le propuso aparecer con una bata. Pero Robbie dijo que haría lo que estaba indicado. Pidió unos minutos a solas y una botella de tequila. Bebió tres tragos al hilo y salió a grabar. No fue necesario repetir.

Anna Kendrick y Olivia Wilde, cuando la mentira es la verdad

La película Drinking buddies (Compañeros de copas) es una comedia que narra los encuentros de un grupo de compañeros de trabajo en una cervecería de Chicago. Olivia Wilde y Anna Kendrick son las protagonistas femeninas junto a Jake Johnson y Ti West.

Al comienzo de las grabaciones los actores bebían cerveza falsa. En un momento debían mostrar cómo iban entrando en confianza y se decidió –sin avisarles- darles cerveza auténtica.

Anna Kendrick confesó haber estado completamente ebria durante la grabación de una escena de la película "Drinking Buddies" ,(AP)
Anna Kendrick confesó haber estado completamente ebria durante la grabación de una escena de la película "Drinking Buddies" ,(AP)

“Durante una escena en el bar me dieron cerveza falsa, pero luego durante otra escena en la que estoy jugando a las cartas con Jake me dieron cerveza real y no me había dado cuenta. Así que me fui perdiendo y golpeando la cerveza. No me di cuenta de que era real hasta que iba por la mitad de la toma”, confesó Anna. “Yo estaba como, ‘uyy estoy súper borracha’, y cuando terminamos tuve que anunciar a todo el mundo que estaba ebria en el trabajo”.

Su compañera Olivia Wilde corroboró la historia. “Anna bebió un gran sorbo de cerveza pensando que sería jugo o algo similar, y se le subió a la cabeza de inmediato”. La inolvidable Trece de Dr House admitió que ella también terminó un poco ebria.". Pero mientra Anna explicó que “la razón por la que queríamos beber cerveza no era para relajarnos, era porque estábamos trabajando dentro de este mundo muy específico en la película”, Wilde fue más sincera: “Estuvimos borrachos la película entera porque era cerveza de verdad. La cerveza era más barata que el agua ya que estábamos filmando en una cervecería”. Menos mal que no les tocó filmar en un coffe shop…

Olivia Wilde admitió su estado etílico al filmar "Drinking buddies" REUTERS/Lucas Jackson
Olivia Wilde admitió su estado etílico al filmar "Drinking buddies" REUTERS/Lucas Jackson

Gerard Depardieu y una tolerancia al alcohol legendaria

Si algo distingue al actor francés es su vida al límite. Llegó a ser el artista emblema de su país pero hoy es ciudadano ruso y se declara compadre del presidente Putin. Criado en un hogar muy pobre fue analfabeto hasta la pubertad. Filmó hasta cinco películas por año, pero perezoso de memorizar los textos llevaba un auricular para que alguien se los “soplara”. Ama el buen comer, el buen beber y se ufana que su desayuno consiste en engullir un trozo de panceta que moja en una taza de café bien cargado y sin azúcar.

infobae-image

En los sets se sabía y toleraba su relación excesiva con el alcohol. “Empiezo en casa, con champán o vino tinto antes de las 10.00. Después más champán, luego pastis (anís francés), quizá media botella. Después almuerzo acompañado de dos botellas de vino. Por la tarde, champán, cerveza y otra vez pastis para terminar la botella. Más tarde, vodka y/o whisky”. Pese a la cantidad y variedad el francés aseguraba que “jamás termino borracho, solo un poco achispado”.

En los sets se conocía la predilección del actor por las bebidas alcohólicas. (AP)
En los sets se conocía la predilección del actor por las bebidas alcohólicas. (AP)

Sin embargo, en varias ocasiones los excesos lo llevaron a grandes papelones. En un vuelo de Air France orinó en el pasillo del avión durante el despegue, lo que obligó a la aeronave a volver a la zona de estacionamiento. También apareció alcoholizado en un acto conmemorativo de la Primera Guerra Mundial celebrado en un centro cultural Bruselas. Tuvo dificultades para leer el texto que tenía delante y realizó bromas sobre la política belga que llamaron la atención por salirse del tono tradicionalmente serio y emotivo de esas conmemoraciones.

Hoy el actor asegura que el alcohol es parte de su pasado. “No me gusta nada la embriaguez. Se esconden miedos, cosas, y ya no consigo encontrarle placer”. Habrá que creerle.

SEGUÍ LEYENDO

Anthony Hopkins, Brad Pitt y Ben Affleck, la compleja batalla contra la adicción al alcohol

Desamor, humillación, abuso y drogas: la terrible y desdichada vida de Judy Garland

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos