Tom Hanks, con su hijo Chester
Tom Hanks, con su hijo Chester

Drogas, hurtos, arrestos y escándalos. Ningún padre quiere que sus hijos atraviesen esas situaciones, pero si además son seguidos por las cámaras y replicados en noticieros y portales, lo que es un problema doméstico o familiar se transforma en una pesadilla.

Tom y Chet Hanks

Si algo distingue al multipremiado actor es su trayectoria sin escándalos. Lleva 30 años casado y feliz con su segunda esposa, Rita Wilson. Su nombre jamás fue asociado a desenfrenos o polémicas. Querido y respetado, se autodefine como “un tipo normal rodeado de fama”. Padre de cuatro hijos, Cilin y Elisabeth de su primer matrimonio, y Chester y Truman de su unión con Rita, dice ser "el padre idiota que intenta hacer bien las cosas, pero que también mete la pata”.

Pero él no mete la pata. Quien sí lo hizo fue Chester. En 2015 y con 24 años entró a un centro de rehabilitación de drogas. Su adicción comenzó cuando tenía 14. Según Chet, crecer “bajo una sombra de éxito” como era la de su padre no es sencillo, y fue intentando ganar su lugar que comenzó a consumir. “Hace un par de meses estaba vendiendo y tomando cocaína, aunque ya no podía ni esnifarla porque mi nariz estaba destrozada. Llegué incluso a fumar crack”, reconoció en sus redes.

En 2015 se lo creyó desaparecido y el vocero oficial de su familia salió a desmentirlo. Las subidas y las bajadas fueron constantes. Lo acusaron de destrozar una habitación de hotel en el aeropuerto de Gatwick, en Londres, después de que tres mujeres se negaran a mantener relaciones sexuales con él, y causó daños por un valor de 1.500 dólares al arrancar el televisor de la pared. También se lo vio posando con armas como todo un pandillero. La prensa británica publicó los comentarios de algunos huéspedes acerca de lo sucedido: “Era bastante desagradable una vez que comenzó a beber en el club. Seguía diciendo: ‘¿Sabés quién soy?’". Por unos días le cerraron su cuenta de Instagram por utilizar una palabra racista, aunque él dijo que ejercía su derecho a la libre expresión.

Chet Hanks, en una foto de su Instagram
Chet Hanks, en una foto de su Instagram

De un tiempo a esta parte los escándalos se acallaron o al menos no trascendieron. Trabajó en pequeños papeles en las series Empire y Shameless, y es padre de una nena que nació fruto de un idilio de una noche con una joven. En el mes de enero volvió a ser noticia cuando apareció en los Golden Globes hablando jamaicano. Fue objeto de burlas por todo el mundo, y los que no se rieron, se enojaron, y lo acusaron de apropiación cultural. Lo que le dijo o pensó su padre, no trascendió.

Aaron y Tori Spelling

La dulce e inocentona Donna Martin en ese clásico adolescente que fue Beverly Hills 90210 no era una chica más. Su padre era el todopoderoso productor Aaron Spelling, creador de éxitos globales como Dinastía y Los Ángeles de Charlie. Aunque Tori había tomado clases de teatro y había audicionado para ganar el papel, todos sabían de quién era hija.

Tori con su hermano Randy y sus padres, Aaron y Candy Spelling (Instagram)
Tori con su hermano Randy y sus padres, Aaron y Candy Spelling (Instagram)

Nació cuando su padre cumplía 50 años y ya era millonario. Creció entre lujos y excentricidades, como una casa con cien habitaciones y tres cuartos destinados solo a envolver regalos. De pequeña, para Navidad, y a pesar del calor californiano, la familia contrataba una compañía de efectos especiales para simular una nevada.

Adolescente, Tori empezó a desarrollar una peligrosa dependencia con las cirugías. A los 16 años se operó la nariz, a los 20 aumentó el tamaño de su busto. Esas fueron las reconocidas. pero habrían sido una decena las intervenciones a las que se sometió solo por cuestiones estéticas, y pagadas por su padre.

Cuando la serie terminó comenzaron sus romances. El más conocido fue el que vivió con Nick Savalas, hijo de Telly Savalas, el inmortal Kojak. Pero el muchacho era una persona abusiva que le decía diez veces al día que era fea y rompieron. En 2004 se casó con el actor Charlie Shanian. Ella planeó la boda y su padre la pagó. Costó un millón de dólares.

Tori, como
Tori, como "Donna Martin"

Pese al megafestejo, un año después se divorció cuando se enamoró de Dean MacDermott. El problema es que el actor estaba casado desde hacía 12 años, era padre de dos hijos, y estaba a punto de adoptar un tercero. Pero Dean dejó a su esposa y se casó con Tori en Fiji, sin testigos. Su padre no estaba enterado y supo de la unión porque su hija vendió la exclusiva a una revista, algo que enfureció al productor.

Para colmo la actriz decidió participar en una serie donde se parodiaba su vida. Presentó a su madre como una compradora compulsiva y sugirió que además le era infiel a su marido con un amigo. Aaron decidió no dirigirle más la palabra a su díscola hija. Distanciados o no, cuando el productor murió le dejó apenas un millón de los 500 que poseía en su cuenta bancaria.

Tan mala era la relación que Tori se enteró por un tercero de la muerte de su padre. “Estoy destrozada. Me habían dicho que le quedaban meses de vida… Cuando me lo dijeron, no podía creer que mi madre no me hubiera llamado para contármelo”, lamentó alguna vez la actriz. “Ella es quien realmente mató a su padre cuando decidió no hablarnos, ni a mi marido ni a mi hijo ni a mí. Aaron dijo que no quería vivir desde entonces”, sentenció su madre, acusando a su hija de la partida del productor.

En 2018 la actriz fue demandada por adeudar más de 250 mil dólares en impuestos y le cancelaron la tarjeta. La niña a la que alguna vez su padre le regaló árboles de navidad hechos con billetes de 20 dólares, no pudo pagarla.

Jackie y Jaycee Chan

Al lado de otros grandes escándalos el que protagonizó Jaycee, hijo de la estrella de acción y artes marciales Jackie Chan es una nimiedad. En 2015 fue condenado por el Tribunal Popular del Distrito de Dongchen (Pekín) a seis meses de cárcel por el consumo de estupefacientes. El joven fue detenido junto a otro actor mientras fumaban marihuana. El escándalo podría haber sido mayúsculo porque Chan padre, en el año 2009 había sido nombrado embajador en la campaña antidroga del gobierno chino.

Al enterarse de la detención el actor chino expresó que estaba muy enojado y en estado de shock. Aseguró que no pediría trato especial para Jaycee: “He instruido al abogado para que no trate de acortar la sentencia y no he pedido ningún favor a mis amistades. Como gente conocida que somos, tenemos que dar ejemplo”, dijo antes del juicio. Chan reconoció que nunca tuvo una gran relación con su hijo ya que fue forzado a casarse con la actriz Joan Lin en 1982 al quedar embarazada.

Tori Spelling, hoy (Foto: Instagram)
Tori Spelling, hoy (Foto: Instagram)

Aunque Jaycee es su único hijo, el actor ya aclaró que dejará la mayoría de su fortuna a obras de caridad porque según afirmó “si él es capaz hará su propia dinero. Si no, solo malgastaría el mío”.

Juan Gabriel y Alberto, Joan Hans y Jean

El cantante, compositor, productor, actor y gran ídolo mexicano también atravesó grandes dificultades con sus hijos. Adoptó cuatro niños (Alberto Aguilera Jr, Joan Gabriel, Hans Gabriel y Jean Gabriel), y tuvo otro biológico (Iván Gabriel). Pero varias veces los muchachos, más que un orgullo, fueron un dolor para su padre.

El recordado Juan Gabriel (Foto: Instagram)
El recordado Juan Gabriel (Foto: Instagram)

Joan protagonizó un accidente de tránsito al conducir drogado. Tuvo que pagar una multa y realizar 50 horas de trabajo comunitario. También fue arrestado con su sobrino cuando después de un robo quiso usar las tarjetas de crédito de la víctima. Hans fue arrestado varias veces por superar los límites de velocidad con su auto, conducir en estado de ebriedad y posesión de drogas. Además, solía despilfarrar su dinero con trabajadoras sexuales.

Alberto Aguilera Jr. (Foto: captura de pantalla)
Alberto Aguilera Jr. (Foto: captura de pantalla)

Pero el que mayores problemas vivió fue Alberto Aguilera Jr, el primogénito que fue adoptado por la estrella mexicana cuando tenía 12 años. Pisó la cárcel en el 90 luego de conducir alcoholizado, volvió en el 2000 por posesión de marihuana. Su escala fue creciendo. En 2008 lo arrestaron por participar de un asalto, en 2009 por violencia doméstica, al año siguiente por intoxicación en la vía pública y en 2011 por obstrucción de la justicia. Cuando el 28 de agosto de 2016 su padre murió, Alberto supo que no figuraba en su testamento. No se debe haber sorprendido. El Divo de Juárez contaba con una orden de restricción para que su hijo no se acercara a él.

Ryan y Tatum, Griffin y Redmond O’Neal

En una entrevista el protagonista de Love Story reconoció ser “un padre incompetente". Y se justificó: "Creo que no estaba destinado a tener hijos. Mis hijos están en la cárcel, o deberían estarlo”.

Tatum, su hija mayor, de adolescente empezó a consumir drogas. Se casó a los 19 con el tenista John Mc Enroe, pero sus intentos de suicidio, sumado a sus adicciones, provocaron -una vez consumado el divorcio- que perdiera la custodia de sus hijos Kevin, Sean y Emily. La actriz fue arrestada en el 2008 cuando intentaba comprar crack y cocaína.

Tatum O’Neal
Tatum O’Neal

El segundo O’Neal, Griffin, fue arrestado varias veces por conducir alcoholizado y por tenencia de armas. A los 18 años su consumo descontrolado de alcohol y drogas provocó una pelea con su padre que terminó con golpes de ambos lados. En 1986 conducía una lancha con Gian Carlo, el hijo de Francis Ford Coppola, hizo una maniobra peligrosa y el joven murió decapitado. Condenado a 400 horas de servicio comunitario, no las cumplió, y pasó 18 meses en la cárcel. En 2007 intentó pegarle a su padre con un atizador de chimeneas, el actor disparó su arma y ambos terminaron arrestados.

Griffin siguió metiéndose en problemas. Fue detenido por circular alcoholizado con su automóvil, por disparar contra el vehículo de su exnovia y además pasó un tiempo internado en una clínica de desintoxicación. En 2011 fue arrestado por conducir bajo los efectos de la cocaína y en 2012 otra vez fue detenido por cargos de violencia doméstica y comportamiento agresivo.

Con Redmond, el hijo que tuvo con la actriz Farrah Fawcett, tampoco le fue mejor. Desde los 13 años el hijo se hizo adicto a las drogas y aunque pasó por 13 centros de rehabilitación nunca logró superas sus adicciones. Redmond fue detenido varias veces. Lejos de defenderlo, Ryan aseguró que su hijo era un “pobre estúpido”. “Él no es un matón, no sabe cómo serlo. Solo es un bobo, y lo sabe”, agregó, para terminar sosteniendo que después de haber pasado por tantos centros de rehabilitación de todo Estados Unidos y México estaba “agradecido de que no tenga VIH".

Redmond O’Neal
Redmond O’Neal

Después de la muerte de Farrah, el 25 de junio de 2009, Redmond parecía querer mejorar. Había asistido al funeral de su madre esposado y gracias a un permiso especial ya que estaba en prisión, pero no. En 2015 y en plena libertad condicional lo encontraron nuevamente consumiendo drogas. En mayo de 2018, y pese a haber heredado la fortuna de su madre calculada en cinco millones de dólares, robó una farmacia de la ciudad de Santa Mónica, amenazó al empleado con un cuchillo y le exigió todo el dinero de la caja. Las autoridades lo detuvieron unas horas después. Días antes, en una pelea le había clavado a un hombre una navaja en la cabeza y a otro lo había herido con un botellazo.

Farrah Fawcett y Ryan O'Neal
Farrah Fawcett y Ryan O'Neal

Ryan O Neal contó que hacía tiempo que no estaba en contacto con sus hijos. “Y nunca he sido más feliz...”.

SEGUÍ LEYENDO