"Buenas noches Buenos Aires, una alegría volver a estar acá. Después de aquella fecha de mayo….". La primera gran emoción de la noche llegó temprano: Andrés Ciro Martínez saludó a su público recordando la despedida de Los Piojos en 2009 en el mismo estadio en donde estaba dando comienzo a un show que mezcló la gran trayectoria que está logrando con Los Persas y los hits de la icónica banda de rock argentino que marcó una época durante veinte años.

Es que el comienzo del recital fue a tono con la previa. "Vamos Los Piojos" era el cántico más popular en las inmediaciones de River, en donde los fanáticos se juntaron desde las 13, rememorando temas de la banda y recitales emblemáticos, como la despedida de mayo de 2009. Pero la organización también cumplió con su parte: los teloneros fueron los viejos compañeros de Ciro. Primero estuvo Chuky de Ipola, luego La Que Faltaba, de Miguel Ángel Rodríguez y finalmente La Chilinga, con el baterista Daniel Buira.

Inmediatamente después del saludo inicial, Ciro dejó en claro que estaba cumpliendo un sueño. A pesar de que River es un escenario conocido para él, con Los Persas se convirtió en el primer artista en tocar en el estadio "millonario" con dos bandas diferentes: "Me junté con Juan (Gigena Ábalos). Él me preguntó cuál era mi idea, hacer una banda, ponernos a ensayar. Yo le dije: 'Mi idea es tocar en River'". La gente acompañó el momento con aplausos y ovación.

"Gracias por acompañar a Los Persas todos estos años. Gracias por estar acá a pesar de la crisis y de lo difícil que es comprar una entrada", cerró el compositor, dando pie al "Mauricio Macri la puta que te parió".

El espectáculo comenzó con Banda de Garage, seguido de Desde lejos no se ve y Fácil. Esta mecánica de intercalar temas "piojosos" para los más nostálgicos y de los Persas se repetiría durante las más de tres horas que duró la presentación.

Otra emoción que marcó la noche fue cuando sonó Canción de cuna. Padres se abrazaban con sus hijos hasta las lágrimas, dejando en evidencia las diferencias de generaciones que estuvieron presentes. Ciro no dejó pasar la oportunidad y aportó a la causa. Su hijo, Alejandro, salió al escenario minutos después para compartir con su padre Pistolas.

Su hijo no fue el único invitado en el escenario. Junto a Julieta Rada, hija de Rubén, cantó Por Cel, de su último disco Persa Naranja 2, que dijo presente con temas como Prometeo, Un hombre más y Dale darling, con videoclip incluido.

Para despedir a Rada y recibir a "Micky" Rodríguez, Ciro pidió un fuerte aplauso y espetó: "La hija de Rubén. Heredó el talento y la belleza. No, bueno, la belleza no. Pero no le digas a tu viejo. Ahora, para no bajar el piné, vamos a seguir compartiendo con bellezas".

El bajista reapareció para cantar Tan Solo, que fue casi entonada a cappella por el público, al que Ciro, hábil para percibir las emociones, le entregó el micrófono y se corrió de escena.

"Vamos a hacer un viejazo", introdujo el cantante para invitar a Daniel Buira, que lo acompañó desde unos bongos para Ando ganas. Luego subió todo el grupo de percusión La Chilinga para hacer saltar a todos con Verano del 92. El pogo permaneció con Babilonia, uno de los grandes temas del disco Ay ay ay de Los Piojos, y el momento "piojoso" siguió con Luz de Marfil y Como Alí.

Para el final, que se estiró con la complicidad de una audiencia que no quería que se terminara, llegaron dos de los favoritos de los Persas: Antes y después y Astros. Previo a eso, un enganchado de Los Piojos hizo vibrar a todos: "Felices fiestas y que todos tengamos un mejor año. Gracias", se despidió Ciro.

Fotos y video: Joaquín Pedroso