Nydro es una plataforma colaborativa que busca solucionar la escasez energética que ocurre tanto por la sobrecarga de la red que afecta a la mayoría de los barrios de la Ciudad durante el verano; así como por la falta de infraestructura que hay diferentes zonas, principalmente, en zonas de bajos recursos y villas de emergencia.

El objetivo es que los usuarios puedan generar, almacenar y distribuir energía entre ellos a través de este novedoso sitio que funciona como una suerte de "Aribnb energético", ya que se conecta personas con una necesidad con otros que puedan darle una solución. Ese intercambio, a su vez, implica la posibilidad de generar dinero.

Los creadores de la plataforma son David Trejo, ingeniero en electrónica y especialista en redes e inteligencia artificial;Lutmila García Blanksman, ingeniera industrial y encargada de diseño de producto y Nicolás Ambroso, ingeniero en química especializado en energías renovables y Maartje Geerlings, que es responsable del uso de datos y análisis de impacto social del sitio, que aún no está operativo.

Nydro fue una de las ganadores de Impactec, el concurso que premia a las startups con con base tecnológica e impacto social más innovadoras de la Ciudad de Buenos Aires. Los ganadores viajarán a fines de marzo a Silicon Valley durante dos semanas para participar en el programa SU Ventures incubator Program de Singularity University. Allí adquieren diferentes herramientas para avanzar con su proyecto.

"Nydro busca ser un market place, un lugar donde puedas vender tu electricidad, es decir la que generás, así como comprar electricidad de tus vecinos. También podés ofrecer tu propia casa o lugar como un sitio de almacenamiento. Busca ser un Airbnb o el mercado donde puedas acceder a electricidad en Argentina", explica Trejo.

David Trejo, uno de los desarrolladores de Nydro
David Trejo, uno de los desarrolladores de Nydro

El año pasado surgieron regulaciones que permiten que los usuarios puedan comprar o vender electricidad desde su medidor. Eso quiere decir que, si un usuario conecta un panel solar y genera más energía de la que utiliza, puede comercializar el excedente. A su vez, puede almacenar energía de la red (Edenor o Edesur) en baterías y luego vender en la web lo que no necesite.

Los medidores eléctricos todavía no llegaron a todos los hogares del país. En principio habrá una prueba piloto de Edesur con 5.000 medidores en Buenos Aires, que se suma a la prueba que ya está realizando Edenor. Para 2019 se estima que entre 10 y 15% de los usuarios en todo el país tendrán estos medidores.

La implementación está retrasada porque la resolución que aprueba los modelos de los medidores inteligentes está suspendida desde 2014, pero para el 30 de junio de 2018 esto debería estar resuelto, con lo cual se podría avanzar con esta iniciativa. Una vez que esto se resuelva se podría comenzar a usar Nydro.

"La electricidad no es solo para iluminar las casas o calefaccionarnos sino también para la educación y para que la gente se sienta más segura en la calle", dice Geerlings.

Según explican los creadores de Nydro, la idea es que quienes se asocien a la plataforma instalen, junto a su medidor inteligente, un dispositivo que les permite conectarse a la web. Este gadget conectado a internet les permitirá controlar cuándo se compra y vende electricidad, una vez que el sitio esté operativo. Los ganadores del concurso Impactec dicen que en abril, habrá una demo de la plataforma online. Por el momento, se puede acceder a los datos de la iniciativa en Nydro.io.

"Por un lado buscamos generar una alternativa que te permita un nuevo negocio: ponés un panel solar o baterías para almacenar energía; y en el otro caso, donde queremos enfocarnos es en barrios, asentamientos precarios o lugares que están fuera de la red eléctrica y que hoy no tienen acceso a la electricidad", analiza Trejo. "Usamos blockchain para identificar cada persona, cada nodo en la red, también registramos a los usuarios por su CUI y DNI", detalla.

Un modelo de medidor inteligente
Un modelo de medidor inteligente

No hay que pagar ningún costo para adherirse a la red. Y todo lo que se comercializada allí se paga con criptomonedas como bitcoin y con los tokens de la misma plataforma (Nib). Luego se pueden convertir esas criptomoneda en dinero fiat o tradicional dentro mismo del sitio y recibir el monto en la cuenta bancaria del usuario. La plataforma cobra una comisión del 1,5% por esa transacción.

Nydro se destaca porque permitirá que los usuarios almacenen energía excedente de la red y la que produzcan por sus propios medios, por ejemplo a través de paneles, para que luego la comercialicen uno a uno, sin intermediarios, explican los creadores.

Es la primera de su tipo en Argentina pero hay antecedentes en el mundo. La empresa alemana Sonnenbatterie tiene una plataforma web que le permite a los usuarios comprar y vender la energía que generan. También hay experiencias similares en Estados Unidos, Inglaterra y Holanda.

"En Dinamarca se produce el 200% más de la energía que se consume. Entonces lo que sobra se comercializa a otros países. Hay una empresa alemana que está trabajando con la fábrica distribuidora de energía eléctrica danesa que detectó esto hace un tiempo pero hay un problema con esa estructura y es que es que necesitan grandes campos de batería y nosotros queremos descentralizar eso", concluyó Trejo.

SEGUÍ LEYENDO: