Guillermo Andino: Ustedes han sido las primeras trillizas nacidas de forma natural en la República Argentina. Salieron en todos los diarios. ¿Qué se acuerdan de aquella crianza y qué consejos les darían en este caso a los padres de los cuatrillizos hermosos que acaban de conocer, que son hijos de una familia amiga y aprovechamos también para invitar hoy a casa?

María Laura: Primero que busquen ayuda familiar, porque siempre va a estar el vínculo. Segundo, mamá nos educó como si fuésemos tres personas distintas. Yo sé que es difícil. Nosotras éramos un grupo pero cada una tuvo su autonomía porque es lo que ha definido nuestras personalidades.

Carolina Prat: Muchos tienden a vestirlos iguales…

María Laura: Nos vestían iguales porque nos gustaba la misma ropa pero mamá estuvo siempre muy atenta al momento en el que disentíamos en algo.

María Emilia: Tienen que escuchar a los chiquitos. Nosotras estábamos siempre en la misma clase pero cuando nos cambian de colegio, la directora quiso separarnos y nuestra mamá dijo que no. Se mantuvo firme: "Duermen en el mismo cuarto, comparten el mismo baño, no voy a separarlas, voy a mandarlas a un colegio en el que las escuchen".

María Laura: Esto no tiene nada que ver con la necesidad de estar juntas. Cada familia es distinta.

Guillermo Andino: Hay veces en el que uno se impone ¿Hay un lobo alfa entre ustedes? ¿Alguien que sea la capa?

María Laura: Hay situaciones en las que yo sé que puedo contar con Eugenia y que a Emilia no la llamo ni loca. Y hay situaciones en las que no cuento con Eugenia pero con Emilia sí.

Carolina Prat: Eso es lo que estábamos hablando. Cada una tiene su forma, su espíritu, su alma y de acuerdo a eso, se acompañan y se aconsejan.

María Emilia: Nadie es líder, pero sí depende de la situación. Siempre hay que recurrir a la que sabés que va ayudarte como necesites.

Guillermo Andino: No son solo hermanas, sino también amigas. Chicas, muchas gracias.

 

Seguí leyendo: