El prófugo por el crimen mafioso de Barracas estaba procesado por otro asesinato y tiene un largo prontuario por robos

Gerardo Javier Alevi, acusado de matar a Brian Escudero, tiene un prontuario con causas por robo a mano armada, tenencia de pistolas y encubrimiento. Allanaron tres domicilios de la villa Zavaleta para encontrarlo

Gerardo Javier Alavi, "El Chavo".
Gerardo Javier Alavi, "El Chavo".

Gerardo Javier Alavi, alias “El Chavo”, de 33 años, recolector de basura y vecino de la zona de Tres Tiras de la villa Zavaleta, es el principal acusado por el ataque mafioso que le costó la vida a Brian Robles Escudero, asesinado el miércoles de un tiro en la espalda, en la intersección de Vélez Sarsfield y Lamadrid. Según diversos testimonios, un pistolero atacó a Brian, que se encontraba junto a un grupo de amigos. El tirador, a bordo de un Peugeot 308, disparó varias balas antes de huir. Fue uno de los sobrevivientes, herido en una pierna, quien marcó con nombre y apellido a Alavi.

Así, la jueza Alejandra Provitola pidió la captura de “El Chavo”, empleado hasta diciembre de una empresa de manejo de residuos. En la causa también interviene la fiscal Paula Asaro, quien llevó a prisión a Jorge Mangeri, el femicida de Ángeles Rawson. La búsqueda es intensa. La división Homicidios de la Policía de la Ciudad allanó tres domicilios en la villa Zavaleta esta semana, sin poder encontrarlo. La hipótesis del motivo del crimen de Escudero, con antecedentes por violencia de género, es doble: una interna en la hinchada de Barracas Central, o un conflicto por una construcción de la zona. Una construcción, por ejemplo, se encuentra entre los domicilios allanados por la fuerza porteña. Alavi también tiene una larga historia de empleos en blanco en el rubro.

También tiene una larga historia de violencia. Su prontuario incluye una curiosa cantidad de procesamientos por delitos de robo y ningún indicio de una estadía en la cárcel para finalmente -si la acusación en su contra es cierta- graduarse de asesino con el crimen de Brian. Aún así, no sería la única muerte a su nombre.

Brian Robles Escudero, la víctima.
Brian Robles Escudero, la víctima.

En enero de 2006, fue procesado por robo a mano armada y en banda por un hecho cometido el año anterior: el procesamiento fue confirmado por la Sala V de la Cámara Criminal y Correccional. Alavi era menor de edad en ese entonces, el expediente tramitó en el Juzgado Nacional de Menores N°1.

En 2013, ya con 24 años, el Juzgado N°15 lo procesó dos veces por el delito de robo, acusado de asaltos cometidos en ese año y en el año anterior.

En 2015, insólitamente, “El Chavo”, acumuló más acusaciones. El 20 de abril de 2015, el Juzgado N°38 lo procesó también por robo a mano armada y le trabó un leve embargo. Aún así, la magistrada del caso decidió mantener su libertad ambulatoria, pero Alavi ya estaba detenido en una alcaidía de Avellaneda en ese entonces, a disposición del Juzgado de Garantías N°9 de Lomas de Zamora.

El 4 de junio de ese año, el Juzgado N°10 lo procesó por el mismo delito, de nuevo sin prisión preventiva.

La reja finalmente le llegó en mayo de 2020, cuando el magistrado Martín Del Viso, a cargo del Juzgado N°28, le dictó la prisión preventiva. No fue procesado esta vez por robo, sino por homicidio agravado por ser cometido por dos o más personas y abuso de armas: el fallo engloba cuatro delitos distintos, según documentos a los que accedió este medio.

Cuando allanaron su domicilio, los efectivos de la Policía porteña encontraron un certificado de salida de la alcaidía de la PFA en su sede de la calle Madariaga en Villa Lugano. Se desconoce qué hacía Alavi libre al momento del crimen de Escudero, qué medida lo benefició para que regresara a la calle.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR