Acusan a dos rugbiers de desfigurar a golpes a un joven en una fiesta clandestina

Ocurrió en la localidad bonaerense de Claromecó. La víctima, de 23 años, podría perder la vista del ojo izquierdo. Los presuntos agresores fueron identificados como Lucio e Ignacio Cozzi, mellizos y ex jugadores de La Plata Rugby Club. Fueron citados a declarar por la Justicia

Rugbiers le pegaron a un chico en Claromecó

Sucedió durante la madrugada del domingo 27 de diciembre, a dos mil metros del faro en la localidad balnearia de Claromecó, partido de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, en una fiesta clandestina en la playa a la que asistieron unas 500 personas. Felipe Di Francesco (23) y su hermano mayor Ramiro (26) estaban recogiendo botellas de vidrio y latas, intentando limpiar el lugar, cuando un grupo de seis o siete personas, entre ellas los hermanos mellizos Lucio e Ignacio Cozzi (31) comenzaron a provocarlos.

“Arrancaron a tirar basura al fuego. Mi hermano, que es ambientalista, les pidió que en vez de tirarlas al fuego, nos dieran una mano. Ahí, Lucio, empezó a prepotear e insultar a mi hermano”, repasó Felipe en declaraciones televisivas. Según el joven, después de ese altercado, los Cozzi, oriundos de La Plata, con domicilio en Tres Arroyos, lo interceptaron mientras él se subía a su camioneta y lo golpearon.

Me agarraron solo, por la espalda. No se si fue una emboscada o me estaban esperando. Quedé inconsciente y me siguieron pegando en el piso”, dijo el chico de 23 años, estudiante de Derecho.

“Podría haber terminado en una desgracia”, sostiene Guillermo Di Francesco, padre de Felipe, en comunicación con Infobae. Tras la golpiza Felipe fue trasladado a un centro médico de Claromecó y posteriormente a la clínica Hispano. Como consecuencia de la golpiza, el joven tiene doble fractura de tabique, cuatro dientes rotos, un corte en la cara y un traumatismo en el ojo izquierdo. “Fue un acto de cobardía. Fueron a buscarlo cuando estaba solo. Le destrozaron la cara”, apunta el hombre, que trabaja en una mueblería en Tres Arroyos.

Felipe tiene 23 años y estudiante de Derecho. Los rugbiers lo golpearon hasta desfigurarle la cara: tiene doble fractura de tabique, cuatro dientes rotos, un corte en el rostro y un traumatismo en el ojo izquierdo. Podría perder la vista.
Felipe tiene 23 años y estudiante de Derecho. Los rugbiers lo golpearon hasta desfigurarle la cara: tiene doble fractura de tabique, cuatro dientes rotos, un corte en el rostro y un traumatismo en el ojo izquierdo. Podría perder la vista.

¿Qué se sabe de los presuntos agresores? Los mellizos Cozzi tienen 31 años. Según pudo saber este medio, ambos están registrados en los rubros de contaduría de la AFIP y fueron empleados de ARBA, desde el 2012 hasta, por lo menos, marzo de 2020. Como jugadores de rugby, se iniciaron en el Club Cazadores Tres Arroyos y, luego, jugaron en La Plata Rugby Club. Tras conocerse la noticia, la Institución deportiva publicó un breve comunicado y se mostró en contra de la violencia esgrimida por los Cozzi.

“Sobre lo publicado en medios de comunicación de lo ocurrido en Tres Arroyos, La Plata Rugby Club repudia cualquier acto de violencia. Su Comisión Directiva está a la espera de lo que dictaminen las autoridades competentes”, apuntaron.

De acuerdo con el padre de la víctima, no es la primera que los Cozzi protagonizan una pelea. “Acá en Tres Arroyos nos conocemos todos. Estos son pibes más grandes y tienen antecedentes de golpizas. Hace tres años dejaron inconsciente a uno en el parador La Barra de Claromecó. Se creen que porque tiene fuerza pueden llevarse el mundo por delante”, apunta Guillermo.

En el caso de la golpiza sufrida por Felipe interviene la UFI N° 13 de Tres Arroyos bajo la clasificación por ahora de lesiones leves. Por la organización de la fiesta clandestina hay dos acusados de violar el artículo 205 del Código Penal. La causa la tiene el Juzgado Federal de Necochea y quedó a cargo del doctor Rolando Pérez, quien dispuso una investigación contra los presuntos organizadores: Pablo Hernán Bellini, de 54 años y Javier Francis Duhau, de 18 años.

Alrededor de las 3.45 AM del 27 de diciembre, personal policial abocado a las recorridas en prevención de delitos, constató desde la avenida Costanera a la altura del faro de Claromecó, diversos “destellos de luz”. Una vez en el sitio, constataron una gran cantidad de automóviles y pick ups 4x4 estacionados a la vera de la playa. Hacia las dunas situadas, en un bajo, se desarrollaba la fiesta clandestina.

Según confirmaron a Infobae fuentes policiales, la organización de la fiesta clandestina en la playa de Claromecó contaba con un sofisticado equipamiento de audio y luces. Bellini y Duhau supuestamente circulaban en una pick up marca Mazda color gris plata, que fue interceptada a las 7.40 AM en Avenida Costanera y Calle 34 con varios elementos utilizados para realizar la fiesta, como dos parlantes de audio de grandes dimensiones, un generador eléctrico y equipos de luces con sus correspondientes alargues. El ataque a Felipe se registró cerca de las 6 AM, cuando el joven le pidió a los mellizos que junten la basura. De acuerdo a las fuentes, el joven decidió instar la acción penal tras la golpiza.

Seguí leyendo: