Otra vez violencia contra choferes: le cortaron un dedo a un colectivero de Florencio Varela durante un asalto

La víctima es Christian Almaras, chofer de la línea 324, que sufrió la amputación de uno de sus meñiques. El dedo no pudo volver a ser implantado. Cuatro líneas protestan en paro contra la inseguridad

Un móvil de la línea 324, que sufrió el asalto.
Un móvil de la línea 324, que sufrió el asalto.

Anoche, la violencia contra choferes de colectivo golpeó otra vez con un salvaje intento de robo. La víctima fue Christian Almaras, de 24 años, conductor de la línea 324, que sufrió la amputación de un dedo meñique. El hecho ocurrió ayer martes a las 22:30, en las calle 7 y 13, del barrio La Carolina de Don Bosco por donde se trasladaba el interno 7 de la línea 324, ramal 6, con un solo pasajero a bordo, según confirmaron fuentes policiales y delegados de la empresa a Télam.

El ladrón, que se hizo pasar como pasajero del colectivo, estaba armado con una pistola y un cuchillo. Abordó el colectivo en el ingreso del barrio La Carolina y minutos después extrajo el arma para amenazar al chofer y al único pasajero, un hombre al que asaltó para robarle sus pocas pertenencias. Luego se dirigió al chofer

Lo amenazó y le dijo que estirara la la mano derecha para luego cortarle el dedo meñique, que quedó tirado en el piso del colectivo, añadieron las fuentes. El delincuente escapó y chofer fue llevado a una clínica privada de Berazategui, con una UFI en turno de Florencio Varela a cargo del expediente.

“Un compañero que auxilió al muchacho llevó el dedo a la clínica para que se lo volvieran a a colocar, aunque debido al daño sufrido no lo pudieron hacer”, contó a Jorge Pozuto, delegado de la empresa de transporte.Esta mañana, el colectivero se encontraba en su domicilio y en reposo a la espera de ser atendido.

A raíz del ataque, los empleados de las líneas 324, 504, 501 y 583, que cubren recorridos entre Florencio Varela, Berazategui, Don Bosco y barrios del Quilmes, iniciaron un paro total de actividades en reclamo de seguridad y en apoyo al chofer asaltado.

No es el primer ataque a un colectivero de la 324: en 2018, entraron en paro luego de que un chofer fuese baleado en una pierna. Tampoco es el primer ataque a un conductor de transporte público en lo que va del año. En mayo de este año, un chofer de la línea 188 quiso evitar que dos delincuentes -un hombre y una mujer- asaltaran al único pasajero que iba a bordo de la unidad. Le clavaron un cuchillo en el rostro, que le fisuró el tabique y le afectó el paladar.

El hecho ocurrió poco después de la medianoche en la zona de Villa Fiorito, en el sur del conurbano bonaerense. Allí, la pareja de delincuentes subió al colectivo y fue directamente contra el pasajero con la intención de robarle el celular. Cuando el chofer, un joven de 32 años identificado como Diego Quintana, observó que los ladrones sacaron un cuchillo casero de gran tamaño y cortaron al pasajero en el cuello, frenó la marcha e intervino para evitar que lo asaltaran.

Seguí leyendo:

.

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS