En las últimas horas, la Justicia realizó múltiples allanamientos en el caso de las "viudas negras" de Vicente López que drogaron y luego robaron a un joven de 20 años en su casa. Dos de los procedimientos fueron en las casas donde las menores de 16 años viven con sus familias. Por el momento se dispuso que los padres sean notificados y que las acusadas no sean detenidas aunque esta situación podría cambiar en las próximas horas en base a lo que arrojen las pruebas que se están recolectando. En los domicilios se secuestraron distintos elementos electrónicos y relojes que serían los que le robaron a la víctima.

El calvario de Fernando P. comenzó en la noche del lunes 26 cuando pasó a buscar a dos chicas que había conocido en una fiesta y con las que había chateado por Instagram durante algunos pocos días. Las invitó a tomar y a cenar a su casa. Cuando estaban terminando de comer la víctima comenzó sentirse mareado. Fue hasta su habitación y literalmente empezó a ver todo negro hasta que se desmayó. Las dos chicas habrían aprovechado un descuido para colocarle algo en la bebida.

Recién dos horas después su amigo Sebastián, con quien comparte la casa y esa noche estaba ausente, lo encontró desvanecido y, como pudo, intentó despertarlo. Cuando Fernando recobró el conocimiento se dio cuenta de que le habían robado 13 relojes, artículos electrónicos, $46.000, su celular y hasta su auto New Beetle celeste.

Tal como contó Infobae, en las últimas horas la justicia identificó a las mujeres y descubrió que se trataba de menores de edad. Las dos "viudas negras" tienen 16 años cada una y son compañeras de colegio, en Vicente López. La pista más firme indica que no actuaron solas y que formarían parte de una banda criminal que las usa como carnada.

Lo que más le llamó la atención a los investigadores es que las dos menores viven a pocas cuadras de la casa donde se produjo el robo. Al principio eso desconcertó a los investigadores, ya que lo habitual es que los delincuentes cometan este tipo de maniobras en otras localidades para evitar ser identificados.

El primero de los allanamientos se realizó en la casa donde una de las jóvenes acusadas vive junto a parte de su familia. Se trata de un departamento sobre calle Laprida a pocos metros de la avenida Maipú en pleno centro comercial de Vicente López. La Policía Bonaerense fue recibida por la madre de la chica, que fue notificada de que su hija está siendo investigada por robo agravado. En el lugar, los efectivos secuestraron el documento de identidad de la menor y su partida de nacimiento. Además se llevaron varios relojes que, se presume, es parte del botín que le robaron a Fernando.

El segundo de los objetivos allanado fue el domicilio de la otra chica acusada. La situación fue similar a la anterior. En el interior de esta vivienda los policías encontraron una Play Station 3 y 2 notebooks Lenovo junto a algunos relojes.

Todos los allanamientos fueron pedidos por la fiscal del fuero penal juvenil, Rosa Gómez Zambrade, que es la que ahora lleva la causa. La justicia cuenta con una serie de cámaras de seguridad en las que se ve pasar el auto de la víctima luego de haber sido robado. El vehículo fue encontrado finalmente cerca de la villa La Rana, en San Martín.

"Pudimos encontrar que en la familia de una de las chicas hay varias personas que tienen antecedentes por distintos delitos. Estamos investigando si hay algún tipo de conexión entre lo que sucedió y esas personas", señaló una fuente de la justicia.

La hipótesis más concreta, confirmada por fuentes de la investigación, es que las menores formarían parte de una banda criminal o que, al menos, existen personas mayores que fueron las que idearon el plan que llevaron a cabo. Por eso en las próximas horas se tomarán más testimonios y se espera por el resultado del análisis de huellas dactilares halladas en el auto robado.

Seguí leyendo: