Lucas Cabello fue baleado tres veces por el policía Ricardo Ayala (Gentileza Colectivo de Medios Populares)
Lucas Cabello fue baleado tres veces por el policía Ricardo Ayala (Gentileza Colectivo de Medios Populares)

Lucas Cabello volvía de comprar dos sándwiches de milanesa el 9 de noviembre de 2015 cuando se cruzó al agente de la entonces Policía Metropolitana Ricardo Ayala en la puerta del hotel familiar donde vivía, en el barrio de La Boca. Tuvieron una discusión que duró segundos. El oficial le dijo "¿qué mirás?" y Cabello le respondió que vaya a custodiar un banco. Segundos después, el joven, que en ese entonces tenía 20 años, escuchó un ruido e inmediatamente la quemazón en su cara.

Ayala (27) le disparó tres veces según la imputación en su contra. Cabello estuvo al borde de la muerte. Finalmente sobrevivió. Tras dos meses de lucha quedó cuadripléjico.

Este jueves, ambos volvieron a verse las caras en la sala de audiencias del Tribunal Oral Criminal Nº 1, la primera audiencia del juicio contra el ex policía, que está acusado de "intento de homicidio agravado por ser miembro de una fuerza de seguridad" y llegó al debate oral en libertad, ya que fue excarcelado en 2017.

El juicio empezó casi cuatro años después del caso y su comienzo fue postergado dos veces. "Queríamos que se inicie de una vez por todas, porque es como llevar una mochila que todos los días le van agregando piedras. Queremos una condena ejemplar", dijo Cabello.

Ayala se negó a declarar. Actualmente está separado de la que ahora es la Policía de la Ciudad pero no fue exonerado. En el momento en que baleó tres veces a Cabello tenía solo seis meses de instrucción.

Ricardo Ayala llega al juicio en libertad, acusado de “intento de homicidio” (Gentileza Colectivo de Medios Populares)
Ricardo Ayala llega al juicio en libertad, acusado de “intento de homicidio” (Gentileza Colectivo de Medios Populares)

Disparó delante de la novia y de la hija de la víctima, que en ese momento tenía 2 años. En su momento Ayala argumentó que actuó porque Cabello "estaba armado", pero los peritos en balística que actuaron en el expediente pusieron en duda su relato al demostrar que las tres vainas encontradas en la escena del crimen eran del arma reglamentaria del policía. "La única arma que tenía Lucas era un sándwich de milanesa que le había comprado a su hija", comentó Gabriela Carpineti, abogada del joven agredido.

En la primera audiencia del juicio, Camila, ex pareja y mamá de su hija, Milena, declaró que ella vio cómo el policía disparó tres veces, dos de esas cuando Lucas ya estaba en el suelo, y afirmó: "Le apuntó a la cara".

(Fotos: Gentileza Colectivo de Medios Populares)
(Fotos: Gentileza Colectivo de Medios Populares)

Cabello sufrió heridas en el mentón, el abdomen y el bajo vientre. Ahora vive en silla de ruedas. "Le gané a la muerte, vi la luz pero le gané", dice Lucas.

"Se trató de una cuestión de género. El policía protegía a la mujer que apretó el botón antipánico", dijo en aquel momento María Eugenia Vidal, que era vicejefa de Gobierno en Capital Federal. La versión, sostenida porque el policía estaba efectivamente como custodia de una mujer que había denunciado violencia de género, fue desmentida por los testigos durante la instrucción del caso. Este jueves esa desmentida fue repetida por la madre, la hermana y la ex pareja de Cabello en sus declaraciones ante el Tribunal Oral Criminal Nº 1. El juicio continuará el jueves 28.

"Esperamos que sea una condena ejemplar para frenar todo lo que está pasando. Estamos con muchas expectativas de que haya justicia en este caso y justicia social en general. No queremos ningún hijo menos", dijo Carolina Vila, mamá de Lucas Cabello.

SEGUÍ LEYENDO: