María de los Angeles París murió en la comisaría 10º de Rosario, el 3 de mayo de 2017
María de los Angeles París murió en la comisaría 10º de Rosario, el 3 de mayo de 2017

Se perdieron las imágenes de las cámaras de seguridad de la comisaría. Desapareció la ropa de la víctima. Los celulares de los sospechosos recién fueron secuestrados 15 días después del hecho. Y a pesar de estas circunstancias, a poco más de dos años de la extraña muerte de María de los Angeles París (45), cinco policías de la comisaría 10ª de Rosario fueron imputados este martes por lo ocurrido la noche del 3 de mayo de 2017.

La fiscal del caso, Karina Bartocci, les comunicó hoy mismo al comisario de la seccional, Silvio Cortés, y a la suboficial Susana Domínguez que irán al juicio por la muerte de París acusados por el Ministerio Público del delito de homicidio preterintencional. La querella del caso, por su parte, los acusa de tortura seguida de muerte y privación ilegal de la libertad. De ser encontrados culpables, podrían recibir penas máximas de seis o 25 años de prisión, respectivamente, depende de cuál imputación hayan considerado los jueces.

Los otros tres policías imputados, los agentes Silvina Gianotti, Damián Zalazar y Andrea Allovatti, también se enterarán formalmente esta tarde en los tribunales rosarinos de que fueron imputados por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y, en el caso de quienes patrocinan a la familia de la docente, además, por el encubrimiento de la tortura.

La historia de la muerte de París es un misterio que empieza a mostrar sus luces. El movimiento que destrabó una causa compleja desde el primer día fue una segunda autopsia que se le hizo al cadáver de la docente que arrojó datos estremecedores ocultos en la primera versión.

El momento en que la docente entra al destacamento, en buen estado de salud (Captura de video)
El momento en que la docente entra al destacamento, en buen estado de salud (Captura de video)

Según este nuevo estudio, realizado en octubre de 2017 por el Cuerpo Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, existieron lesiones profundas que llamativamente no habían sido advertidas en la primera autopsia y que resultan características del accionar en las torturas de las fuerzas de seguridad. Esto fue asegurado a pesar de que el primero estudio hecho sobre el cadáver concluyó que la mujer murió por "causas naturales", aunque ella estaba esposada y desnuda dentro de un pequeño calabozo.

Este medio tuvo acceso al informe de la Morgue Judicial de la Corte Suprema de la Nación, donde se detalló que la docente sufrió golpes en la espalda (zona lumbar y región subescapular derecha) y también en el brazo izquierdo, tobillo y pie derecho, pierna izquierda y rodilla derecha.

París llegó a la Comisaría 10ª en circunstancias que se desconocen. Es decir, nadie sabe por qué la mujer fue hasta el destacamento. Pero lo que pasó después empieza a quedar claro.

Se pudo constatar que, tras salir de la Escuela Técnica 464 (una de las dos instituciones donde trabajaba), María de los Ángeles entró a un supermercado de la zona y estuvo allí hasta las 20. Luego se tomó un taxi y minutos antes de las 22 llegó a la Comisaría 10ª, aunque ella vivía en el Barrio Cero, un lugar alejado de allí. También, que a las 22:09 la Policía llamó al Servicio de Emergencias de Rosario (SIES) para avisar que tenían una persona con una crisis de nervios y luego volvieron a llamar a las 22:40 para decir que la situación ya era de un ataque cardíaco.

La maestra (abajo a la derecha), junto a su familia, cinco años antes del hecho
La maestra (abajo a la derecha), junto a su familia, cinco años antes del hecho

Durante la presunta "crisis de nervios" París salió a la vereda y el comisario Cortés y la suboficial Domínguez salieron detrás de ella. Fueron, según la querella, quienes la privaron de la libertad. Según creen tanto la fiscal como los abogados de la familia, ambos policías la tomaron del cuello, de los cabellos, la entraron cuando ella se estaba retirando del lugar.

"Y Cortés le aplicó golpes de puño", amplió a Infobae Federico Pagliero, abogado de la querella, integrada por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Rosario, el gremio docente AMSAFE y la Cátedra de Criminología de la Universidad Nacional de esa ciudad.

"Íbamos a buscar a una persona en estado de crisis nerviosa y cuando llegamos estaba muerta. No me dejaron verla. No vi a mi hermana", dijo tras el hecho a Infobae Guillermo París, hermano de la víctima.

Según la segunda autopsia, la docente murió por lesiones internas en la zona de la espalda que fueron ocasionadas en vida, minutos antes de morir, y sólo pudieron haber sido generadas en el encierro de la comisaría 10ª, ya que en un video se ve a la docente llegar en buen estado y sin dolores.

"Sostenemos hace mucho tiempo que entendemos que hay pruebas suficientes para esta audiencia de imputación, que se fue retrasando por distintas causas. Esta audiencia se suele hacer en el inicio de esta investigación y pasaron dos años", comentó Pagliero.

El abogado agregó: "Desde el inicio vimos muchos obstáculos, pérdida de elementos probatorios, autopsias mal hechas, el gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz junto al ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro negaban que haya existido violencia sobre París. Por eso entramos en el juego judicial con el Ejecutivo entrometido. Tuvimos que lucharla mucho para llegar a este momento".

El caso París continuará con un juicio contra los cinco policías que eran quienes estaban en la comisaría en el momento en que la docente llegó. Allí se exhibirán las pruebas y los agentes podrán defenderse. Desde la querella, son contundentes respecto del curso que podría seguir el caso.

"Están constatados los golpes, hay testigos que estaban enfrente de la Comisaría 10ª que dieron cuenta de cómo la privaron ilegalmente de su libertad, y además tenemos la pericia de los celulares, con algunas comunicaciones entre los policías que los comprometen", adelantó Pagliero.

SEGUÍ LEYENDO: