Tras intensa persecución, la Policía de la Ciudad atrapó a un delincuente que fue detectado por uno de los lectores de patentes colocados en la traza de la Avenida General Paz.

Todo comenzó cuando las cámaras del "Anillo Digital de Seguridad", que controlan el ingreso y egreso de vehículos a la ciudad de Buenos Aires, identificaron un auto marca Ford con pedido de secuestro por robo.

De esa manera se activaron los protocolos de seguridad y las motos policiales iniciaron una persecución. Al alcanzar el vehículo, los efectivos dieron la voz de alto, pero el conductor desoyó la orden, intentó darse a la fuga por la bajada de la avenida Roca, chocó contra otro auto y se subió arriba de la vereda para escapar.

Luego condujo sobre la parte parquizada, bajó del auto e ingresó en el Parque Ribera Sur, donde fue detenido por efectivos de la Policía de la Ciudad.

A su vez se dio intervención al personal del SAME de la Provincia de Buenos Aires que se hizo presente en el lugar y trasladó al conductor del rodado al Hospital de Lavallol donde fue atendido por latigazo cervical.

Dentro del automóvil, que contaba con pedido de secuestro del 31 de diciembre de 2018, se encontraban la esposa y la hija del imputado, quienes fueron liberadas.