Un hombre que quiso robar en una confitería de Villa Adelina se vio sorprendido por la reacción de un grupo de clientes, que lograron atraparlo tras reducirlo a los golpes.

El hecho ocurrió el domingo pasado a las 17.30 en la Confitería  "Colón", un negocio panaderil ubicado en Avenida de Mayo 1198 de la localidad del partido bonaerense de San Isidro.

La secuencia, que fue registrada por las cámaras de seguridad del local, capturaron el momento en que el ladrón, caracterizado con anteojos oscuros y pañuelo, intenta concretar el robo cuando se dirige hacia las cajas del establecimiento.

Sin embargo, el plan no salió como se esperaba.

Luego de que el ladrón abordó a la cajera para concretar el robo, un cliente corpulento, de musculosa colorada, lo fue a buscar y lo redujo a golpes de puño y patadas. "¡Justo vas a entrar cuando estoy yo!", le gritó el hombre que lo enfrentó.

Tras ser controlado e inmovilizado con éxito, otros vecinos del barrio rodearon al asaltante y completaron la tarea. Pero también hubo algo de confusión, ya que hubo otro cliente que intentó separar porque creyó que se trataba solo de una pelea.

"Me quebré con el forcejeo, no me di cuenta hasta que llegó la policía", contó Leandro en diálogo con el canal TN sobre una lesión que le quedó en la mano. "Lo revoleé lo más rápido que pude porque pensaba que estaba armado, ¿quién va a entrar a una panadería llena sin armas?", agregó. Y reveló: "Ya había pasado por un hecho similar con otros delincuentes".

El asaltante fue detenido por la Policía luego de que los empleados radicaron la denuncia. Pero por quedar imputado con el delito de "tentativa de robo", sin armas, el ladrón fue liberado a las pocas horas.

"No terminé de hacer denuncia en la comisaría que lo largaron", contó con pesar Leandro. "Vivo a tres cuadras y tengo cinco hijas. No tengo miedo por mí, sí por mi familia", finalizó sobre la posibilidad de una futura represalia.

Johana, la joven que está a cargo de la caja del negocio, se mostró agradecida con Leandro. "El muchacho que lo agarró es cliente de la confitería, la verdad es que se portó muy bien. Pensamos que tenía un arma, por eso se ve todo el zamarreo y que lo tira al piso", afirmó.

SEGUÍ LEYENDO: