Federica López Brown y Juana Ávalos, dos de las detenidas.
Federica López Brown y Juana Ávalos, dos de las detenidas.

Desde que trascendió que Federica Albisu, Juana Ávalos, Federica López Brown y Mateo Passerieu, ex alumnos de colegios exclusivos como el Chaltel o el Santa Ethnea, fueron perseguidos y arrestados por la Policía Bonaerense tras intentar entrar a la quinta de descanso de Mauricio Macri –supuestamente al grito de "gato, ¡te vamos a matar!", según fuentes  policiales–, los runners de Villa de Mayo, los jugadores de golf y los vecinos alrededor del club CUBA ven su rutina de feriado alterada por unidades policiales, guardias periodísticas y autos de desconocidos que entran y salen en las diferentes cuadras donde viven los jóvenes junto a su familia.

El club mismo tiene un barrio adjunto, semiabierto, sus calles son públicas pero hay garitas de vigilancia que controlan el acceso: Albisu y Ávalos -la conductora del Volkswagen Gol con el que el grupo intentó entrar a la quinta del presidente– viven allí con sus familias. Passerieu se mudó del lugar hace pocos meses, López Brown no vive muy lejos, entre árboles altos y calles de tierra y casas de gran porte.

Todas las familias estaban a la defensiva en la tarde del lunes: las casas de las chicas que fueron allanadas por orden del juez Juan Manuel Culota fueron blindadas con autos de otros familiares y eludieron de manera hermética cualquier contacto con la prensa. "Desaparecé de acá", gritó alguien desde la casa de dos pisos estilo moderno y frente pintado en color crema de los López Brown cuando Infobae tocó el timbre. "No, lo siento", dijo alguien un poco más cortés en la casa de Ávalos, la conductora del auto, también de estilo moderno, rodeada de árboles tras un portón negro, uno de los puntos más buscados por la prensa que terminó rodeado de móviles de televisión.

Entrada de Los Abrojos, la quinta de Mauricio Macri,
Entrada de Los Abrojos, la quinta de Mauricio Macri,

El enojo se hace evidente de vuelta en el barrio. "Estábamos asustadas de ver tanta policía, no sabíamos qué pasaba, es un papelón lo que hicieron esas chicas, unas maleducadas. Dejame aclarar que acá somos muchos los que votamos al presidente, por eso no entiendo", dice una vecina quejosa de unos 60 años, delgada, rubia, vestida con una chomba Adidas rosa y lentes de sol, apostada frente a la casa de Federica Albisu, que pide mantener su nombre en reserva.

"Nosotros estábamos relajados descansando con los chicos, disfrutando el domingo cuando vimos que llegaban autos de la policía y nos asustamos, porque este barrio es muy seguro y no pasan cosas que alteren esa calma", asevera otra vecina.

Federica Albisu.
Federica Albisu.

"Esto es CUBA, acá el macrismo es fuerte", asegura otro en el barrio mientras aclara su posición política y su molestia con el hecho. "Somos gente de valores, de familias bien constituidas", afirma Carlos, vecino de la cuadra de Juana Ávalos, la conductora del Gol.

En el club CUBA, por lo pronto, no se han pronunciado al respecto. Fuentes contactadas evitaron realizar cualquier tipo de declaración hasta tener directivas de las autoridades después del feriado largo. Ávalos se manifestó en redes meses atrás a favor de que las mujeres sean socias plenas de la institución.

El grupo de jóvenes fue indagado por el juez Culota por los delitos de violación de domicilio y amenazas: aseguraron que todo fue "un juego" y negaron haber dicho que matarían a Macri. Los teléfonos y computadoras incautados en los allanamientos de sus casas serán peritados. Culota tiene diez para resolver si las procesa por estos delitos o las sobresee. Por lo pronto, tras salir de la comisaría, varias de ellas pusieron en modo privado sus redes sociales o las borraron directamente.