El ex miembro del Consejo de la Magistratura y dirigente de La Cámpora, Julián Alvarez admitió en la Justicia que denunció al juez Claudio Bonadio por orden de la entonces Presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Con sólo 29 años, Alejandro Julián Alvarez fue designado secretario de Justicia de la Nación el 17 de diciembre de 2010, sin contar con ningún antecedente en la carrera judicial, salvo un estudio jurídico en sociedad con otro camporista, Wado de Pedro. Una vez convertido en el número dos de la cartera de Justicia, Alvarez colocó a militantes de la agrupación fundada por Máximo Kirchner en puestos clave del ministerio. "Apenas asumió se dedicó a colonizar las áreas estratégicas echando a funcionarios de carrera y colocando a su gente", denunció en aquel momento Jorge Rizzo, presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Siempre fue un fiel "soldado de Cristina" y nunca reportó al ministro Julio Alak.

Esa devoción por la ex mandataria lo llevó a ocupar un lugar en el Consejo de la Magistratura, el organismo encargado de proponer los candidatos para ocupar el cargo de jueces y de sancionar a los magistrados. El jueves 13 de febrero de 2014, Julián Alvarez y Wado de Pedro juraron como nuevos consejeros del Consejo de la Magistratura. Al acto asistieron, entre otros, el entonces Ministro de Justicia, Julio Alak; el ex diputado Héctor Recalde; el ex militante montonero y ex diputado ultrakirchnerista, Carlos Kunkel y la presidente de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Ese mismo año, 2014, el juez federal Claudio Bonadio, en sólo siete meses ordenó allanamientos a las oficinas de Hotesur, mandó a juicio oral al ex vicepresidente Amado Boudou, al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y al ex secretario de Comercio Guillermo Moreno. En ese mismo lapso, Bonadio fue denunciado en seis oportunidades ante el Consejo de la Magistratura, donde ya tenía su lugar clave Julián Alvarez.

Adrián Escandar
Adrián Escandar

No es nueva la antipatía de la actual Senadora hacia el magistrado, lo tiene en la mira desde que era Presidente. Bonadio fue uno de los jueces más torpedeados por la fuerza política comandada por Cristina Fernández de Kirchner. El organismo encargado de sancionar a los magistrados le bajó el sueldo y la Sala I de la Cámara Federal, conocida en esa época como la "Sala K", por su afinidad con el kirchnerismo, lo eyectó de la causa Hotesur con los votos de Eduardo Freiler y Jorge Ballestero. No quedó ahí la embestida kirchnerista contra el juez que investigaba a quienes aún estaban en el poder. El 27 de noviembre de 2014, Julián Alvarez denunció a Bonadio y promovió un pedido de juicio político.

En 2016, Bonadio convocó a Cristina Kirchner a su primera indagatoria después de haber dejado el gobierno, en la causa "dólar futuro", una maniobra que le provocó a la Argentina una pérdida de más de 45 mil millones de pesos. Al momento de presentarse a declarar, la ex Presidente recusó al juez alegando entre otros motivos el que está previsto en el inciso noveno del artículo 55 del Código Procesal Penal. Allí dice que el juez debe inhibirse de intervenir en la causa si antes de comenzar el proceso alguno de los interesados le hubiere promovido juicio político.

En el marco de ese incidente, se presentó un documento de una declaración de Alvarez hecha ante escribano público. En el instrumento público -al que tuvo acceso Infobae- Julián Alvarez manifestó "en mi carácter de Consejero del Consejo de la Magistratura de la Nación,…y siguiendo expresas instrucciones de Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, formulé denuncia por mal desempeño y, en consecuencia, solicité el juicio político del Dr. Claudio Bonadio".

A partir de ahí la estrella de Alvarez se fue apagando, fue candidato a intendente de Lanús y perdió con el macrista Néstor Grindetti. Tampoco pudo ocupar un lugar en la Auditoría General de la Nación. Su nombramiento fue escandaloso, lo frenó la Justicia y no logró el aval de los legisladores peronistas.

A pesar de los pesares, Julián Alvarez inició una nueva vida, primero se dedicó a la docencia en nuestro país y luego se marchó a Europa donde pasa sus días lejos de sus compañeros de La Cámpora.

SEGUÍ LEYENDO: