Octubre de 2017, Buenos Aires. El “señor K”, de camisa blanca, conversa en un bar céntrico con un diplomático ruso al que intenta convencer para su plan narco
Octubre de 2017, Buenos Aires. El “señor K”, de camisa blanca, conversa en un bar céntrico con un diplomático ruso al que intenta convencer para su plan narco

Los turbios a veces saben sin saber

El 13 de diciembre pasado, un elaborado operativo orquestado entre la Justicia argentina, la Gendarmería Nacional y el Servicio Federal ruso envió 389 kilos de harina comprados en el Mercado Central en lugar de 389 kilos de cocaína colombiana de alta pureza a bordo de un avión estatal ruso que partió desde Ezeiza con destino a Moscú.

El procedimiento era una entrega controlada, algo usual en investigaciones narco entre dos países. Esto fue: enviar un falso lote para capturar a los implicados del país receptor, en el marco de una investigación a cargo del juez federal Julián Ercolini con el fiscal Eduardo Taiano y la PROCUNAR del fiscal Diego Iglesias. La cocaína había sido descubierta catorce meses antes en doce valijas de una dependencia de la embajada rusa local, en el equipaje de Ali Abyanov, un diplomático de la embajada local que había decidido regresar a Moscú. Abyanov ya había sido identificado: solo hacía falta detectar a los traficantes del otro lado del mundo.

Personal de Gendarmería analiza la cocaína encontrada en la embajada rusa
Personal de Gendarmería analiza la cocaína encontrada en la embajada rusa

Las valijas llegaron a un depósito en las afueras de Moscú, con el Servicio Federal y tres gendarmes vigilándolas de cerca. Ishtimir Khubzhamov y Vladimir Kalmykov, dos rusos que las retiraron, fueron arrestados. Abyamov quedó detenido poco después. Pero el hombre acusado de financiar el lote de cocaína destinado según sostienen autoridades judiciales a satisfacer los apetitos del próximo Mundial estaba lejos, muy lejos, a por lo menos dos mil kilómetros de la escarcha invernal de Plaza Roja y la nieve sobre las cúpulas del Kremlin.

Conocido como el "Señor K" por la Justicia argentina, A.K., de nacionalidad rusa y apellido ucraniano, es un empresario con base en Hamburgo, Alemania. Petiso, un poco panzón, con calvicie incipiente y casi 40 años de edad, es representante -según describe él mismo- de una prestigiosa marca de cigarros.

"K" había viajado a la Argentina varias veces en los últimos años según registros migratorios, con una última estadía en octubre de 2017 y una habitación en el hotel Dorá. Había llegado a Ezeiza a bordo de un avión Cessna, un vuelo privado valuado por voces locales en 380 mil euros. "K" se había reunido en cafés con el mecánico Alexander Chikalo y el policía porteño Iván Blizniouk, fuertemente ligado a la embajada local, ambos hoy detenidos y acusados de ser sus principales enlaces. Chikalo, vecino de Saavedra, habría sido el encargado de supervisar el traslado de los 389 kilos.

"K" fue fuertemente vigilado por Gendarmería en su viaje, seguido por cámaras, su teléfono intervenido, identificado gracias a que se comunicaba frecuentemente con Blizniouk, cuya línea fue escuchada luego de que se descubriera la droga en la embajada. "K", según los investigadores del caso, es quien habría dirigido la maniobra y puesto el dinero.

La lógica narco indicaba que "K" debía estar cerca de las valijas el 13 de diciembre pasado con lo que se suponía su cargamento de cocaína, valuado en al menos 50 millones de euros a precio de mercado negro europeo. El lote tenía una pureza promedio del 88 por ciento, cortado solo con levamisol, un desparasitante de vacas. La posibilidad de un corte mayor es altísima. Muestras europeas revelan un nivel de pureza de hasta un 20 por ciento. Pero "K" no estaba en Moscú para vigilar su fortuna: las autoridades argentinas lo ubican en Alemania para ese entonces.

Hoy, "K" es un prófugo internacional después de perder casi 400 kilos de droga de alta pureza. La Justicia rusa -no la Argentina- pidió desde Moscú su captura internacional con una alerta de difusión a través de Interpol. El delito es sencillo de entender: corromper al servicio diplomático de su país para montar un negocio de cocaína fabuloso desde la embajada porteña misma. Argentina no sería el único país en que se habría hecho la maniobra: existen sospechas de que se habrían usado aviones diplomáticos rusos que volaron desde Uruguay al menos desde 2013.

El viaje del 13 de diciembre no había sido el único intento del "señor K" de llevarse de Argentina las valijas de droga que las autoridades argentinas ya vigilaban. Blizniouk, que viajó a Rusia en despachos oficiales en 2015 y 2016 por su rol de subinspector de la Policía de la Ciudad y como enlace de la fuerza con sus pares rusos, habría intentado aprovechar un viaje de cadetes del año pasado para mover valijas, una posibilidad que Blizniouk le desliza al empresario en una conversación intervenida el 6 de abril de 2017: el policía le dijo que podría conseguir "entre sesenta y cien cadetes" para que oficien de mulas. Las autoridades, al tanto del hallazgo de las valijas y la causa federal en su contra, lo cancelaron.

El “señor K”, de campera negra, e Iván Blizniouk en el centro porteño. Imagen de inteligencia de Gendarmería
El “señor K”, de campera negra, e Iván Blizniouk en el centro porteño. Imagen de inteligencia de Gendarmería

El "señor K" habría intentado llevárselas él mismo en su avión privado en octubre del año pasado, un vuelo con dirección a Letonia. La embajada ordenó a quienes tenían las llaves del depósito donde estaban las valijas que viajen de improvisto a Mar del Plata.

La Justicia argentina desconoce cómo "K" llegó hasta Blizniouk, Chikalo y Abyanov, también desconoce cómo habrían hecho los rusos para comprar casi 400 kilos de la mejor cocaína del planeta y llevarla a una embajada. Pero lo cierto es que "K" insistía repetidamente en usar la vía diplomática. Chilako y Blizniouk hablan en una conversación de hasta usar autos oficiales rusos para trasladar las valijas al Cessna del empresario con "papeles de correo diplomático, nadie te va a mirar ni preguntar". "Si las marcás como 'sin revisión' todo el mundo va a sospechar que es coca", lanza Chikalo en una escucha del 11 de octubre, el mismo día que "K" llegaba al país.

Octubre de 2017. “K” se encuentra con Chikalo en dos ocasiones distintas
Octubre de 2017. “K” se encuentra con Chikalo en dos ocasiones distintas

El empresario también insistía en reclutar más allá de Blizniouk y Abyanov. El 26 de septiembre de 2017, en una conversación con Blizniouk, "K" preguntó por un funcionario de la embajada en particular, "O". Eventualmente, "K" se reunió con este funcionario. "O", al contrario de sus otros colegas, no quiso colaborar. El 15 de octubre, "O" fue contactado por "K". La llamada fue captada. Este es su contenido.

"K": —Tengo doce cajas de cognac y dos cajas grandes de cigarros. Necesito una pick-up o micro.

"O": —No lo tengo, y no quiero meterme en eso. Perdón, puedo tener problemas. Necesito permiso para ir al aeropuerto y solo puede darlo el embajador.

Poco después, "K" invitó a "O" a almorzar a un bar cerca del hotel Dorá. "K" ya sabía que quien tenía las llaves de la dependencia donde estaban sus valijas se había ido. Le preguntó expresamente al diplomático por el funcionario que fue enviado a Mar del Plata. Una cámara de Gendarmería los seguía de cerca. Ishtimir Khudzhamov, el hombre detenido en Moscú, ya estaba en Buenos Aires. "K" lo citó en el hotel Dorá para una reunión.

Esta mañana, Blizniouk y Chikalo, detenido con gran cantidad de armas en su casa en Saavedra, se negaron a declarar y pidieron ser excarcelados. El fiscal Taiano le recomendó al juez Ercolini que sigan presos.

Entrega controlada en Moscú. Uno de los hombres que se encontraron en Buenos Aires con “K” fue arrestado
Entrega controlada en Moscú. Uno de los hombres que se encontraron en Buenos Aires con “K” fue arrestado

A.K. habría sido, al menos para la Justicia argentina, el responsable de poner el dinero de los 389 kilos, pero no sería el jefe de la banda. Una escucha telefónica del 22 de mayo del año pasado de una charla entre el empresario y Bliznouk, en donde el policía le pide que traiga en su próximo viaje "aquel caviar que probé", revela un nombre. A.K. se refiere expresamente a "C", otro empresario que no sería otro que su jefe, un hombre con el hábito de regalar cognac y cigarros como signo de buena voluntad. A.K. le ofrece a Blizniouk "una reunión separada con 'C' y vos", un vodka a solas con el posible dueño de la cocaína del Mundial 2018.