Nahir Galarza, procesada por matar a su novio.
Nahir Galarza, procesada por matar a su novio.

La muerte a balazos de Fernando Pastorizzo en Gualeguaychú, aparentemente a manos de Nahir Galarza, su novia de 19 años de edad que confesó el hecho y fue procesada por la Justicia, revivió un fantasma cargado de estigmas para las páginas policiales argentinas: la "mujer asesina", la mujer capaz de matar a un hombre a sangre fría. El revuelo simbólico fue instantáneo.

Los detractores online del feminismo creyeron encontrar en el asesinato de Pastorizzo un argumento válido para sus columnas y planteos, con el eco -cercano o distante- de casos como el de "Yiya" Murano, la "envenenadora de Montserrat", presa durante dieciséis años y fallecida en 2014 en un geriátrico o el de Silvia Luna, condenada por matar en 2012 a su amiga Carola Bruzzoni con una maza para aplastar milanesas. La agenda reciente mostró casos aún más desgarradores que el de Galarza en Entre Ríos: S.S, una joven de 18 años oriunda de un barrio pobre de Boulogne, espera sentada en una comisaría bonaerense, acusada de parir a su bebé en su habitación y lanzarla por la ventana para matarla.

Un informe del Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich contabilizó 2583 asesinatos dolosos en todo el territorio durante 2016, pero el informe -que representó la primera emisión de cifras delictivas por parte del Ejecutivo luego de años de silencio estadístico en la era Berni, la problemática del INDEC aplicada a las herramientas de análisis criminal- no dividió este número entre autores masculinos y femeninos, entre presuntos asesinos varones y mujeres.

La respuesta a esto puede encontrarse en las estadísticas de las cárceles a lo largo del país, y en los números compilados por la UFEJ, la Unidad de Ejecución Penal de la Procuración a cargo de la fiscal Guillermina García Padín, con jurisdicción sobre los tribunales orales criminales porteños, los encargados de juzgar y condenar a los acusados de homicidio en la Capital Federal.

Así, estadísticas de 2017 y 2018 tanto de la UFEJ como del Servicio Penitenciario Federal dirigido por Emiliano Blanco y el Servicio Penitenciario Bonaerense a cargo de Juan Baric a las que accedió Infobae revelan que la supuesta "mujer asesina", la mujer imputada, procesada y condenada por un homicidio simple o agravado, es algo sumamente escaso en las comisarías y cárceles de la Argentina. Los hombres son la mayoría abrumadora para delinquir y matar.

Con más de 35 mil presos a nivel global en sus 54 unidades, el Servicio Penitenciario Bonaerense tiene hoy en sus cárceles la mayor cantidad de detenidos de ambos sexos en toda su historia.

. 6796 de estos internos están imputados por homicidio, procesados o condenados: 6454 son hombres, 342 mujeres. Es decir, las mujeres acusadas de matar representan apenas un cinco por ciento del total provincial encarcelado.

La lista de casos marcados por agravantes incluye a:

. 159 hombres acusados de matar a sus parientes o parejas, homicidio agravado  por vínculo, contra 43 mujeres.

. 50 hombres están presos por asesinatos culposos, razones que incluyen, por ejemplo, matar en accidentes de tránsito. Hay solo una mujer presa en este rubro.

. 638 hombres fueron encarcelados por matar para ocultar otro delito, homicidio criminis causa, contra 21 mujeres.

. 542 varones fueron presos por matar en el contexto de un robo, contra solo nueve mujeres.

. Hay 14 hombres encerrados en la provincia de Buenos Aires por homicidio reiterado. Mujeres, ninguna.

. Otros 19 hombres están presos por matar en riñas. Mujeres, ninguna también.

Los datos del Servicio Penitenciario Federal son similares: 851 detenidos por homicidio. 812 son varones, solo 39 son mujeres.

Las cárceles del país incluyen a internos tanto condenados como procesados. La UFEJ, que interviene en procesos judiciales porteños, elabora estadísticas exclusivamente de los condenados en primera instancia del fuero penal ordinario, sin incluir los delitos federales o de competencia penal económica.

. Según la UFEJ, hubo 3100 condenados en 2017 por todo tipo de delitos: 2940 hombres, 160 mujeres.

. Solo 10 mujeres fueron condenadas por asesinatos el año pasado en toda la ciudad de Buenos Aires, apenas tres de ellas por cuestiones vinculadas a violencia de género.

La primera cifra es la más significativa de todas, más allá de la acusación de matar: las mujeres son tan solo un 5% de los delincuentes condenados en CABA. Un informe del Sistema Nacional de Ejecución de la Pena del Ministerio de Justicia establece cifras similares: las mujeres son el 4% del total de los presos del país.