En la cárcel vio cómo mataban a un hombre, cambió su vida a través del rugby e hizo cumbre en el Aconcagua

Mientras cumplía una condena por robo calificado, Ezequiel Baraja conoció a Los Espartanos (una ONG que ayuda a los presos a través del deporte) y comenzó a entrenar con ellos. Al salir, la fundación le consiguió un trabajo. De vivir del delito a juntarse con el Papa y ser abanderado de las segundas oportunidades

TE PUEDE INTERESAR