Un tribunal cordobés le quitó un niño de 13 años a su madre y lo restituyó a Venezuela, donde vive su padre

El menor ya se encuentra en Caracas, pese a los ruegos de la madre, que escapó de aquel país en 2018. Su primer destino fue Perú, pero luego viajó a Córdoba, donde la mujer trabaja como enfermera. Ahora será un tribunal venezolano el que dirimirá con quién se quedará “Richi”. La palabra del juez Gabriel Tavip

El joven de 13 años fue restituido a Venezuela por orden del juez cordobés Gustavo Tavip
El joven de 13 años fue restituido a Venezuela por orden del juez cordobés Gustavo Tavip

El Juez de familia de Córdoba Gabriel Tavip restituyó un adolescente de 13 años a su padre en Venezuela. Richi -como apodaron al menor en los Tribunales mediterráneos-, llegó a Caracas el domingo 19 de septiembre para reencontrarse con su papá. Si bien la sentencia en favor del progenitor había salido hace un año, la falta de vuelos por la pandemia y la burocracia del gobierno venezolano hicieron que el niño se preparara para viajar cuatro veces y se quedara sin hacerlo.

Su madre llamada en el expediente, M. C escapó con su hijo del país caribeño en el 2018. El argumento fue que se iba unos días de vacaciones a la capital del Estado de Sucre, Cumaná, pero luego cruzó por tierra a Perú y se llevó el niño sin permiso del padre. El hombre inició los trámites de extradición con la Justicia de Lima, pero la mujer, enfermera de profesión, al enterarse, volvió a escapar a la ciudad de Córdoba, donde trabaja en un geriátrico. “La situación de Venezuela es alarmante. Es imposible la vida ahí. No tenemos provisiones, alimentos, medicina, la salud es inexistente y la posibilidad de trabajo es casi nula”, explicó en el expediente.

“En Perú no conseguí empleo por lo que viajé a Argentina. Acá tengo trabajo, un lugar donde vivir tranquila, médicos, y medicamentos para cuando se enferma mi hijo. El acá está estudiando, ha formado amigos, este es su nuevo centro de vida”, insistió la mujer. Agregó que el padre “se la pasaba consumiendo drogas y alcohol, sumado a que siempre tiene muchas mujeres”. Representado por el Asesor de Familia Sebastián Mastai, el padre del chico (Y.C.) logró demostrar que el menor estaba a su cargo cuando la madre se lo llevó, adjuntando certificados e informes de controles médicos, constancias de inscripción escolar y deportiva, lo que le permitió inferir a la justicia argentina que el chico estaba bajo “custodia del padre”. “Richi” también desmintió en Cámara Gesell que su padre tuviera los vicios mencionados por la mujer o que fuera golpeador e inició una revinculación virtual con su papá. El hombre, dueño de una óptica en Caracas, argumentó que tenía un trabajo estable y posibilidades de mantener a su hijo “como lo hice siempre”, concluyó.

La madre, en el expediente, dió como argumento para retener al menor en la Argentina la conducta del padre y la situación "alarmante" de Venezuela
La madre, en el expediente, dió como argumento para retener al menor en la Argentina la conducta del padre y la situación "alarmante" de Venezuela

“No habiendo surgido de la entrevista con el niño un repudio irreductible y férreo a regresar a su país de origen, ni haber alegado circunstancias graves más que la mera preferencia en cuanto a su lugar de residencia, corresponde anteponer a la opinión del niño su interés superior”, dice el magistrado en la resolución.

Si bien la madre argumentó en su defensa la situación política, económica y social de Venezuela podrían ser perjudiciales para el niño, el juez, en diálogo con Infobae, explicó: “La pobreza de un lugar no limita la restitución de un niño. Otra cosa sería por ejemplo, mandar una chica de vuelta a Afganistán en estos momentos donde las mujeres corren peligro y la madre que vive acá me dice que allá estaría en riesgo. Pero yo no puedo evaluar la pobreza o no pobreza de un país porque en esa tesitura tendríamos que sacar todos los chicos de ese país”.

La madre relató ante el juez cómo llegó a la Argentina. El padre, según el expediente, argumentó que era "responsable" y que el niño estaba a su cargo. La justicia argentina le dio la razón
La madre relató ante el juez cómo llegó a la Argentina. El padre, según el expediente, argumentó que era "responsable" y que el niño estaba a su cargo. La justicia argentina le dio la razón

“Yo debo cumplir los Tratados Internacionales a los cuales la Argentina se ha comprometido que son los Tratados de Restitución de Niños, Niñas y Adolescentes. Esto implica que cuando un niño es sacado de su centro de vida de manera ilegítima por uno de los progenitores el Juez del lugar de destino donde el niño está residiendo tiene cumplir con la restitución. Yo no hago un análisis político del lugar donde va a ir a residir que el es lugar donde siempre residió”, agregó.

“No es la función de los jueces realizar ese análisis, sino simplemente ver si el traslado fue ilícito y si se cumplen una serie de requisitos. Pero te reitero, la pobreza o no pobreza de un país no es un límite para la restitución, sí, por ejemplo, una situación de guerra como lo que ocurre en Afganistán”, afirmó el juez.

El juez cordobés Tavip explica que "La pobreza de un lugar no limita la restitución de un niño"
El juez cordobés Tavip explica que "La pobreza de un lugar no limita la restitución de un niño"

Si bien el reintegro del niño a Venezuela fue firmado el 21 de octubre del año pasado, la falta de vuelos por la pandemia y la terrible burocracia del gobierno de Nicolás Maduro hicieron que Richi, con sus 13 años, se preparara varias veces para el viaje sin poder lograrlo. “En esta historia se juntaron muchos elementos y circunstancias”, explicó el juez Gabriel Tavip a Infobae. “Primero la falta de vuelos en el primer tiempo de la pandemia. Se le dio un plazo a la madre para que lo restituyera, pero como ella no quería volver, empezamos a articular que viniera el padre a buscarlo. Como no tenía medios económicos para viajar a Argentina, el gobierno del país de origen tenía que poner un vuelo y una asistencia para llevarlo. Argentina trabajó articuladamente para que esto se cumpliera con los plazos que marca la Convención de La Haya. La falta de una respuesta inmediata del Consulado y del Estado venezolano para asistir en la restitución al niño hizo que esto se demorara mucho. Tuvimos distintos problemas. Primero, hubo dos cancelaciones de vuelos. Hubo un tercer avión en el que el niño iba a volver en el mes de julio pero la funcionaria venezolana que lo iba a acompañar no llegó a Argentina con lo cual ahí se demoró nuevamente y esta última semana tenía que salir y ocurrió algo lamentable. Cuando el niño ya estaba en el aeropuerto no pudo subir al avión porque el Consulado Venezolano no había hecho el permiso de paso por Paraguay ya que el avión paraba en ese país para cargar combustible y los venezolanos necesitan una visa para pasar por allí. Estaba a punto de subir al avión de Copa y tuvo que bajarse hasta que se reprogramó nuevamente para el viernes cuando el Consulado hizo los trámites necesarios para que estuviera todo en orden”, describió a Infobae el juez Tavip.

La decisión del juez Tavip fue en primera instancia que la madre acompañe al niño. Y luego entregarle el pasaporte y que Venezuela lo venga a buscar, lo que demoró por la burocracia de aquel país
La decisión del juez Tavip fue en primera instancia que la madre acompañe al niño. Y luego entregarle el pasaporte y que Venezuela lo venga a buscar, lo que demoró por la burocracia de aquel país

Richi llegó el domingo al aeropuerto de Caracas, y ya está con su padre. Su madre quedó en Córdoba desconsolada, pero nada pudo hacer. No quiere volver a Venezuela hasta que no cambie el gobierno. Su otro hijo vive en Estados Unidos. En algún momento pensó llevarse al adolescente allá con su hermano, pero no tenía el DNI ni el pasaporte del chico para poder escaparse por tierra nuevamente, ya que habían sido retenidos por el juez para impedir una nueva fuga.

El caso conmovió a todos en Tribunales. Son muchas las restituciones de niños que pasan por los dos juzgados de familia con competencia internacional de Córdoba, pero generalmente son chicos devueltos a Estados Unidos o México. Era la primera vez que ocurría con un chico venezolano. Ahora, en Caracas, se inicia una nueva causa por la tenencia de Richi. Será un juez venezolano el que deberá pronunciarse si quedará al cuidado de la madre o el padre, pero en ese expediente nada tendrá que ver ya la Justicia Argentina.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR