Un plan secreto, un funcionario con copas de más y una tormenta política: a 35 años de la frustrada mudanza de la capital a Viedma

Raúl Alfonsín soñaba descentralizar el país y armó un proyecto que mantuvo en secreto durante meses. Pero hubo una filtración inesperada de un hombre del gobierno que había bebido demasiado y habló de más. Los planes tuvieron que acelerarse y se desató un tsunami político. Cómo el plan quedó en el olvido

TE PUEDE INTERESAR