“La situación sanitaria se puede agravar”, advirtió la Facultad de Medicina de la UBA

En sintonía con la preocupación de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva sobre la atención médica frente al coronavirus, el establecimiento educativo remarcó la necesidad de volver a ajustar las condiciones de aislamiento social preventivo. “Lo que hemos hecho hasta el presente es claramente insuficiente”

Los profesionales de la Facultad de Medicina de la UBA advirtieron su preocupación por la falta de cuidados y la ausencia de medidas de protección más extremas (Street View)
Los profesionales de la Facultad de Medicina de la UBA advirtieron su preocupación por la falta de cuidados y la ausencia de medidas de protección más extremas (Street View)

Al igual que lo realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), que advirtió sobre la delicada situación de los trabajadores de la salud, la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) emitió un Carta Abierta a la sociedad en la que advirtió que la situación sanitaria en el país se agravará “día a día” si no se toman “medidas adicionales” en el plan de prevención de contagio de coronavirus.

En el documento, publicado por la propia entidad educativa universitaria durante la tarde del miércoles, las autoridades advirtieron que se empezó a dar un fenómeno en paralelo: el crecimiento cada vez más grande de internados y de fallecidos y el cansancio y agotamiento cada vez mayor de los profesionales de la salud encargados de atender a esas personas.

Hoy transitamos en la Argentina el momento más difícil de la pandemia por SARS-CoV2, medido tanto en función de nuevos contagios como también por el creciente número de personas que fallecen a diario”, señaló la casa de altos estudios en una Carta Abierta de dos páginas.

“De no implementarse medidas adicionales, esta situación continuará agravándose día a día”, se afirmó, y se agregó: “El distanciamiento social continúa representando la medida fundamental en la lucha contra la pandemia”.

Las dos páginas de la Carta Abierta de la Facultad de Medicina de la UBA, emitida en la tarde del miércoles
Las dos páginas de la Carta Abierta de la Facultad de Medicina de la UBA, emitida en la tarde del miércoles

La carta fue firmada por médicos como Jorge Geffner, de la Cátedra de Inmunología, o su colega Carlos Rojo, del Claustro de Graduados, o Edgardo Knopoff, de la Escuela de Salud Pública, entre otros.

De acuerdo a los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Salud de la Nación, el último parte médico nocturno del miércoles indicó la confirmación de 10.933 nuevos contagios. En total, hasta el momento se acumularon 439.172 casos positivos en el país y 9.118 personas perdieron la vida a causa del Covid-19.

La cartera sanitaria nacional indicó también que la ocupación de camas de adultos de terapia intensiva alcanzó la cifra de 68,8% en el AMBA, aunque en muchos centros médicos de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano ya se aseguró que el sistema de cuidados intensivos se encuentra colapsado.

Asimismo, los especialistas de la Facultad de Medicina destacaron en su carta su preocupación el “relajamiento en el cumplimiento de las normas de distanciamiento que no respeta límites geográficos ni circunscripciones políticas”.

Por eso, volvieron a pedirle a la sociedad: “Un enérgico llamado que comprende tanto a los gobiernos como a cada uno de los ciudadanos” ya que “hablamos de miles y miles de muertes que pueden ser evitadas”.

Los especialistas advirtieron su preocupación por la escasez y el desgaste de los terapistas intensivos en los Centros de Salud del AMBA (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)
Los especialistas advirtieron su preocupación por la escasez y el desgaste de los terapistas intensivos en los Centros de Salud del AMBA (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Por su lado, el propio Knopoff, que también es Jefe del Área Programática del Hospital Piñero, mantuvo un discurso que se viene repitiendo desde hace días entre los más cercanos a los cuidados y a la salud: en el AMBA hay relativa disponibilidad de camas de terapia intensiva y de respiradores; lo que faltan son los terapistas.

“Ahora es más difícil porque tenemos muchos colegas enfermos con estrés y agotamiento”, afirmó el médico, en diálogo con la agencia de noticias Télam.

Y agregó: “”No se forman médicos y capacitan enfermeros de la noche a la mañana (...) Estamos indignados porque no tenemos descanso y otros van a tomar un café”.

“El aumento de actividades lleva a mayor infección (...) las necesidades económicas se entienden, por supuesto, pero no el café en la calle”.

El especialista remarcó también la necesidad de que al menos en la región de AMBA se pueda declarar el regreso a la Fase 1 de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio “no para terminar con esto sino para volver a empezar con muchos menos casos”.

En el comunicado de la Facultad de Medicina, los profesionales apuntaron que “se deben poner en funcionamiento, con mayor rapidez, dispositivos de búsqueda de personas infectadas con y sin síntomas, (pero que igual contagian) y contactos estrechos”.

Para lograr dicho objetivo, dijeron que “debe ampliarse drásticamente nuestra capacidad diagnóstica, implementando una lógica más agresiva y activa”.

“Lo que hemos hecho hasta el presente en este terreno, es claramente insuficiente. Si bien hasta el día de hoy, la mortalidad es más baja que en muchos países, nuestra cantidad de infectados y fallecidos sigue en aumento”, indicaron.

La imagen de la sala de terapia intensiva y sus pacientes contagiados de coronavirus en un hospital de Ezeiza, Provincia de Buenos Aires  (REUTERS/Agustin Marcarian)
La imagen de la sala de terapia intensiva y sus pacientes contagiados de coronavirus en un hospital de Ezeiza, Provincia de Buenos Aires (REUTERS/Agustin Marcarian)

“Estamos agotados de trabajar en este contexto y en estas condiciones laborales. La pandemia nos afecta a todos, el temor a enfermar y a morir está presente en la sociedad, y el cansancio por la distancia y el encierro es cada vez mayor”, enfatizaron.

Luego remarcaron que “los médicos, enfermeros, kinesiólogos, y demás trabajadores de la salud, estamos -además- estresados y exhaustos de trabajar en forma continua y sin descanso desde hace 160 días, en un sistema que no nos reconoce, que no nos cuida, ni nos da los elementos de protección necesarios para nuestro trabajo. Nosotros también nos enfermamos, nos morimos. A nadie debiera faltarle el trabajo, pero lo que es seguro, nadie debería perder su vida por trabajar, y esto nos está sucediendo”.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva también emitió una Carta Abierta el martes en la que advirtió: "Sentimos que estamos perdiendo la batalla" (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva también emitió una Carta Abierta el martes en la que advirtió: "Sentimos que estamos perdiendo la batalla" (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

El martes, la SATI también había emitido una Carta Abierta a la sociedad, en el mismo sentido.

“Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando”, aseveraron.

“La mayoría de las Unidades de Terapia Intensiva del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos como las camas con respiradores y monitores son cada vez más escasos. La cuestión principal, sin embargo, es la escasez de los trabajadores de la terapia intensiva, que a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse”, añadieron.

Con información de Télam.

Seguí Leyendo: