Veredas ampliadas y plazas con mesas al aire libre, los cambios que se vienen en bares y restaurantes porteños

El Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, brindó precisiones sobre cómo serán recibidos los clientes en estos lugares al aire libre y qué trámites deberán realizar los locales gastronómicos para su habilitación

La Ciudad de Buenos Aires busca implementar el sistema que ya está vigente en varios distritos de la provincia
La Ciudad de Buenos Aires busca implementar el sistema que ya está vigente en varios distritos de la provincia

El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, informó que a partir del lunes 31 de agosto los propietarios de bares, restaurantes y cervecerías podrán solicitar autorización para atender a sus clientes en veredas, patios al aire libre y terrazas.

“Tendrán que presentarnos un croquis de cómo dispondrán las mesas afueras y las distancias previstas. Vamos a empezar con los que ya tenían ese permiso. Es un trámite fácil y rápido que se presenta por Internet y calculo que la semana que viene ya vamos a estar en condiciones de aprobar a los primeros”, detalló Rodríguez Larreta, quien además precisó cómo se implementará esa reapertura.

“Vamos a ampliar las superficies al aire libre, como las veredas o las calles; y sumaremos espacios públicos en las plazas. Cuando más espacio das, la gente se distribuye más y es más seguro”, detalló.

Desde el gobierno de la Ciudad harán una revisión pormenorizada de cada caso porque así como están aquellos locales que ya disponían de la habilitación para funcionar en la vereda, hay otros que nunca la tramitaron y algunos que tampoco cuentan con el espacio suficiente para poder operar bajo esas condiciones. “Hay que aprobar uno por uno porque cada uno dispone de un lugar distinto. Va a ser algo gradual”, aseveró.

Consultado acerca de qué pasa con aquellos que para llegar a un patio interno o una terraza deben pasar por un lugar cerrado, Larreta dijo que también estarán permitidos. Pero insistió en la responsabilidad de cada lugar ya que son ellos quienes deberán hacer que el protocolo se respete y que no se amontone más gente de la permitida. “Si no se cumple tendremos que dar marcha atrás”, afirmó.

Y recordó: “Lo que había hasta ahora era que la gente podía comprar un café y quedarse a tomarlo en la puerta. Creemos que con esto, las personas van a estar mejor distribuidas”.

Eso sí, la dimensión de las mesas en la vía pública deberá corresponderse con una medida específica: no podrán superar el 1,5 metro de diámetro. “En las mesas (de bares) no puede haber más de cuatro personas. Una cosa son las reuniones sociales y otra la habilitación para los bares. Su funcionamiento será con reserva”, precisó a CNN Radio.

En San Isidro, los bares y restaurantes ya están habilitados para recibir a sus clientes al aire libre
En San Isidro, los bares y restaurantes ya están habilitados para recibir a sus clientes al aire libre

Rodríguez Larreta insistió en que “el riesgo de contagio nunca es cero en espacios abiertos, pero si mantenemos el uso de tapabocas y distanciamiento es muy bajo” y que el próximo paso será autorizar las reuniones sociales también al aire libre.

El fin de semana vamos a reglamentarlo, pero vamos a cumplir con lo que dijo el presidente: 10 personas, con tapabocas y no menos de 2 metros de distancia entre personas”, detalló.

Actualmente, el nivel de contagios en la Ciudad de Buenos Aires se ubica en los 1.100 casos diarios. “Es alto pero está estabilizado hace 6 semanas. Por eso damos este paso. Pasamos de las 300 a las 270 camas de terapia ocupadas y el R sigue en 1. Miramos todos estos datos y vemos que sumamos actividades pero no subieron los contagios”, dijo en otra entrevista que le brindó a Radio Mitre para justificar el avance de la apertura por fases.

Con respecto a la flexibilización de las obras en construcción, señaló que “la idea es empezar por las obras más grandes de 5000 m2 y por aquellas a las que les falta menos de 90 días para terminar”. Hizo hincapié en que “es un sector que da mucho trabajo” y recordó que los trabajadores no van a poder utilizar el transporte público: “La empresa lo tiene que proveer”.

En cuanto a las celebraciones religiosas, dijo que “dependerá de cada culto, del espacio disponible y del tipo de evento”. Y puso como ejemplo que las iglesias podrán celebrar “un bautismo al que asistan entre 8 o 10 personas”. Sin embargo, negó que hayan aumentado a 40 el número de personas que puedan asistir en simultáneo a estos lugares. “Todavía no está definido el número, hay que validarlo con Nación”, admitió.

A pesar del rechazo de Nación, el gobierno porteño insiste con la vuelta a clases de los chicos que abandonaron sus estudios por problemas de conectividad (Télam)
A pesar del rechazo de Nación, el gobierno porteño insiste con la vuelta a clases de los chicos que abandonaron sus estudios por problemas de conectividad (Télam)

La vuelta a clases, que fue rechazada por el Ministerio de Educación de la Nación, es otro de los temas que continúan en la agenda porteña. “Para nosotros es una prioridad y vamos a presentar algunas modificaciones al protocolo. Si hay que cambiar más cosas, las cambiaremos. La idea es dos alumnos por aula para que tengan acceso a Internet y poder conectarse a las clases virtuales desde ahí”, especificó en alusión a los 6 mil chicos que desde el inicio de la cuarentena abandonaron sus estudios por falta de conectividad.

Luego de que el presidente Alberto Fernández cuestionara la marcada desigualdad entre el desarrollo de la capital y el del interior, Rodríguez Larreta se mostró reticente a polemizar y llamó a trabajar en conjunto para replicar el progreso de su distrito en todo el país.

“Esa maravillosa ciudad que es Buenos Aires, es al mismo tiempo una ciudad que nos llena de culpa, de verla tan opulenta, tan desigual y tan injusta con el resto del país”, dijo el Jefe de Estado. “Siempre soñé con el momento en que Buenos Aires le devuelva al resto del país todo lo que éste le dio”, agregó.

Frente a estas declaraciones y otras críticas vertidas al respecto por sectores oficialistas, el funcionario porteño señaló: “No me voy a enganchar con los sectores ultras que le hacen mal al país. No me voy a enganchar en ninguna discusión que no sea constructiva. Si en la Capital nos ha ido bien, hay que nivelar para arriba. Tenemos que buscar que el país se desarrolle de la manera más equilibrada posible. Para lograr ese desarrollo tan necesario y postergado tenemos que tener nivel de consenso, como lo estamos teniendo desde el inicio de la pandemia”.

Sin embargo, cambió el tono conciliador por las críticas al referirse a la reforma judicial. “No es una ley para sacarla con los votos de un solo partido. La ley ya se votó en el Senado y ahora hay una oportunidad para tratarla de vuelta. Eso requiere de mucho más nivel de consenso”, concluyó Rodríguez Larreta al mostrarse en desacuerdo con abordar esa iniciativa cuando hay temas muchos más importantes de los cuales el gobierno nacional debe ocuparse.

Seguí leyendo:

Coronavirus en Argentina: el Gobierno autorizó las reuniones al aire libre de hasta 10 personas

Con la nueva extensión de la cuarentena, el Gobierno sumó otra señal política contradictoria